Si lo intentas puedes perder, si no lo intentas… estas perdido

lunes, 24 de agosto de 2009

INJUSTICIA CON UN TORO BRAVO


Resulta que nos estamos quejando siempre de que si los "antis" tal, que si los "antis" cual y a la primera de cambio les empezamos a dar la razón para que sigan martilleando la fiesta.

Este fin de semana se celebró en Antequera la tradicional corrida goyesca con Morante, El Juli y El Cid y toros de Vegahermosa (5) y de Jandilla (1). Además transmitida por Canal Sur para que toda la gente pudiese ver la injusticia que se hizo con un toro, la primera en la frente.

Y es que resulta que cuando aquello tenia pinta de tarde de paquete de pipas, salta al ruedo el tercero de la tarde, de nombre ATREVIDO, y le da por embestir como buen toro bravo que lo pario su bendita madre. Antes, Manuel Jesús Ruiz Román (hermano de Espartaco y picador del Cid) le había encasquetao un puyazo de muy señor mio con el toro empujando como debe empujar un toro bravo. Y cuando el buenatón del Cid de "jarto" (con jota) con Atrevido, algún sector del público (no todo el que debía) pedía el indulto, no se le ocurre a este torero otra cosa, en vez de calentar el tendido, que montar la espada y entrar a matar......penoso.

Si por algo me gustan los toros es porque cuando un animal demuestra que es bravo, el primero que tiene que hacer por salvarle la vida es el torero. A el Cid no se le ocurre otra cosa que decir que Atrevido fue "bueno" pero que no hubiese servido para padrear ¿...?. Perdone usted don Manuel Jesús, esto lo tendría que decir el ganadero que lo crió, usted como buen torero se tenia que haber limitado a intentar salvar la vida a un animal que le dio hasta la ultima embestida para que usted sacara pecho con su triunfo, pero también el de Atrevido.

Por eso hoy quisiera recordar a un toro bravo: Atrevido hijo de Atrevida, de Vegahermosa, un toro bravo que mereció como mínimo volver a la dehesa que para eso fue para lo que nacio y para lo que fue criado.

14 comentarios:

  1. Qué fiesta más divertida...uff,me da taaaanta pena d esto. Una anti, por supuesto.

    ResponderEliminar
  2. Tu artículo me ha recordado a un gran poeta gaditano y el pasodoble que en 1994 le escribió a la "Fiesta", por supuesto, el gran Antonio Martinez Ares y la comparsa "La ventolera", igual has oido este pasodoble mil veces, pero, por si acaso no es así por aquí te pongo el enlace. Todos los toros, sin excepción, y sin tener que demostrarle nada a ningún ser humano, merecen vivir.
    http://www.youtube.com/watch?v=RbyFQ5F5_zI

    ResponderEliminar
  3. Manuel, los carnavales es que nooooo.... vaya que no me gustan picha. Aparte del tal Ares este lo unico que conozco es que fue el que inventó el programa con el que me bajo la musica de internet. De la ventolera ni te cuento. Por lo demas, pues claro que si, ningun toro deberia morir (y lo digo de verdad eh) pero tampoco los jabalies, los ciervos, las liebres, los conejos, los cerdos, las perdices, los mosquitos, las moscas, las cucarachas,..... ¡hasta los niños de hambre! no deberian morir.
    Un saludo amigo Rubiales.

    ResponderEliminar
  4. 1. A los antis.


    1,"Solo cuando el hombre haya superado a la muerte y lo imprevisible no exista, morirá la Fiesta de Toros y se perderá en el reino de la utopía y el dios mitológico encarnado en el toro de lidia derramará vanamente su sangre en la alcantarilla de un lúgubre matadero de reses"

    Jacques Cousteau (1910-1997)Cousteau recibió premios de la National Geographic Society, del Medio Ambiente otorgado por la ONU y un Oscar en Hollywood por su sobrecogedor filme 'El mundo del silencio'. Produjo más de 70 programas para la TV, con varios premios Emmy.

    3.Quizá se podrá afirmar: ¿pero el espectáculo del sufrimiento animal, dada la evolución de las costumbres, no es ya tolerable, hoy menos que ayer? A esto hay que responder que no es una cuestión de historia (moderna o no) ni de geografía (España negra o no). Yo no he sufrido nunca, personalmente, con el espectáculo del pez atrapado en el anzuelo del inocente pescador de río -es una cuestión de sensibilidad-. Ésta permite a algunos ver al toro como víctima, la mía sólo ve en él un animal combatiente. Autoriza a algunos a pensar que el torero martiriza una bestia, yo veo en él un héroe contemporáneo que tiene la audacia de desafiar y enfrentarse a una fiera jugándose la vida -sin más, por la belleza del gesto, por pura libertad, para afirmar su propio desapego en relación con las vicisitudes de la existencia y su victoria sobre lo imprevisible-. ¡Es cierto que el toro no quiere combatir, pero no por porque sea contrario a su naturaleza el combatir sino porque es contrario a su naturaleza el querer! Esto es al menos lo que mi sensibilidad me dicta, comparable en eso a la de cientos de miles de otros hombres en todo el mundo, y no la creo menos movilizada ni sublevada que ninguna otra ante el sufrimiento de los hombres -o incluso de los animales- ni menos consciente de lo que hace falta de poder creador para volver a dar hoy un sentido, en arte, a esa palabra mancillada que es la belleza.

    El catedrático de filosofía de la Universidad de París, Francis Wolff

    A Francisco de Goya le gustaban los toros,
    a Rafael Alberti le gustaban los toros,
    a Pablo Picasso le gustaban los toros,
    a Agustín Lara le gustaban los toros,
    a Ernest Hemingway le gustaban los toros,
    a la bella Ava Gardner le gustaban los toros,
    al orondo Orson Welles le gustaban los toros,
    a José Bergamín le gustaban los toros,
    a Gerardo Diego le gustaban los toros,
    a María Félix le gustaban los toros,
    a Ignacio Zuloaga le gustaban los toros,
    a García Lorca le gustaban los toros,
    al Miguel Hernández le gustaban los toros,
    a Ortega y Gasset le gustaban los toros,
    a Indalecio Prieto le gustaban los toros
    y a mi abuelo también.

    A Bryce Echenique le gustan los toros,
    a Miquel Barceló le gustan los toros,
    a Joan Manuel Serrat le gustan los toros,
    a Mario Vargas Llosa le gustan los toros,
    a Caballero Bonald le gustan los toros,
    a Enrique Morente le gustan los toros,
    a Albert Boadella le gustan los toros,
    a Almudena Grandes le gustan los toros,
    a Felipe Benítez le gustan los toros,
    a Francisco Brines le gustan los toros,
    a Carlos Marzal le gustan los toros,
    a Sánchez Dragó le gustan los toros,
    a Luis Eduardo Aute le gustan los toros,
    al Gabo García Márquez le gustan los toros,
    a Caco Senante le gustan los toros,
    a Raúl González le gustan los toros,
    a Rosa Aguilar le gustan los toros,
    al japonés del siete le gustan los toros,
    al defensor del pueblo le gustan los toros
    y a mí también.

    Joaquín Sabina. "Por si no lo sabían", Interviú.

    Igual no consuelo ni excusa, pero... y a mí también.L.C.V basta de antis-¿?,tolerancia,y mas respeto a la aficion,identidad y cultura que tenemos una parte de la gentes de este mundo y menos mirar por encima de nadie.

    Respetad al igual que respetamos los aficionados a "la fiesta mas culta".Lorca

    Ah si decirte que en lo del indulto estoy en total desacuerdo contigo.

    ResponderEliminar
  5. Ya os vale con lo de nombrar a gente "ilustre" amante de los toros, también Pio XII era protector de Hitler y ahora es beato, hay una lista igual de extensa con otros ilustres a los que no les gusta, pero, anónimo, entre usted y yo hay una clara diferencia, yo no necesito citar a nadie para defender mis argumentos anti taurinos, me basto por mi mismo para definirlos, defenderlos o esgrimirlos, tengo pensamiento propio, no preciso de escudos psudoculturales ni que ningún lumbreras elucubre ideas por mi. Ya está un poco manido decir que a Sabina le gustan los toros, o a García Lorca o a Picasso, ¿por qué...? ¿Porque son genios en sus disciplinas...? Prefiero mil veces la opinión de Marín, que lo conozco, que intuyo cómo siente, que lo tengo cerca, a la de un artista que en la mayoría de los casos opina a favor por esnobismo. Soy antitaurino, declarado, beligerante y conocido en decenas de tertulias o foros por mi postura, fui detenido en La Merced por desorden público y guardo como oro en paño esa denuncia, para mi es un trofeo, y sin embargo no confío en que desaparezca "la fiesta", y no lo hago porque no confío en el ser humano, somos demasiado crueles como para no hacer de la muerte un espectáculo y de la tortura de los seres más débiles una razón de ser de nuestra primacía como especie en el planeta. Puede que las ratas sean más civilizadas que nosotros.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Ostias (.....), ma queao flipao tanto con lo del anonimo como con lo tuyo Manuel....
    Bueno, que eso esta bien que haya opiniones para todos los gustos. De todas maneras, agradecer a este "anonimo" su apoyo a la fiesta. Lo que si que me gustaria es que se pusieran nombres a los comentarios que no pasa nada. Manuel es anti taurino y se le respeta su opinión (mientras no se entre en el insulto y la falta de respeto) y yo soy taurino (practicante incluso y a mucha honra). Dulcinea, esto tambien va por ti.
    Un saludo, que todavia lo estoy flipando.

    ResponderEliminar
  7. A Francisco de Goya le gustaban los toros,
    a Rafael Alberti le gustaban los toros,
    a Pablo Picasso le gustaban los toros,
    a Agustín Lara le gustaban los toros,
    a Ernest Hemingway le gustaban los toros,
    a la bella Ava Gardner le gustaban los toros,
    al orondo Orson Welles le gustaban los toros,
    a José Bergamín le gustaban los toros,
    a Gerardo Diego le gustaban los toros,
    a María Félix le gustaban los toros,
    a Ignacio Zuloaga le gustaban los toros,
    a García Lorca le gustaban los toros,
    al Miguel Hernández le gustaban los toros,
    a Ortega y Gasset le gustaban los toros,
    a Indalecio Prieto le gustaban los toros
    y a mi abuelo también.

    A Bryce Echenique le gustan los toros,
    a Miquel Barceló le gustan los toros,
    a Joan Manuel Serrat le gustan los toros,
    a Mario Vargas Llosa le gustan los toros,
    a Caballero Bonald le gustan los toros,
    a Enrique Morente le gustan los toros,
    a Albert Boadella le gustan los toros,
    a Almudena Grandes le gustan los toros,
    a Felipe Benítez le gustan los toros,
    a Francisco Brines le gustan los toros,
    a Carlos Marzal le gustan los toros,
    a Sánchez Dragó le gustan los toros,
    a Luis Eduardo Aute le gustan los toros,
    al Gabo García Márquez le gustan los toros,
    a Caco Senante le gustan los toros,
    a Raúl González le gustan los toros,
    a Rosa Aguilar le gustan los toros,
    al japonés del siete le gustan los toros,
    al defensor del pueblo le gustan los toros
    y a mí también.

    Pues todos/as ellos/as tienen el mismo gusto que las vacasssss, jajajajajaja, es broma. Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Vamos por partes
    1
    A todos los antis os deberian subvencionar,por que demostrais que los toros es algo genial, al tener detractores.

    Yo no conoco antiantitaurino,sencillamente por que no se comparte la misma opinion y se respeta,pero sin querer destruir,entrando en el insulto,menosprecio,etc

    La diferencia esta en el respeto y la tolerancia,algo que en vuestra mente no existe.Veis al toro como una de vuestras mascotas y a nosotros como unos sadicos que disfrutan con sangre,y a partir de ahi no hay mas argumentos que en querer destruir algo creyendose estar en posesion de la verdad absoluta,creyendose con el monopolio de la moralidad y sensibilidad.

    Yo a diferencia que tu no estaria orgulloso de llamar a gente que piensa distinto,ecolo-jetas,zoofilicos,ignorante,ni me gustaria ir a una congregacion vuestra vestido de toro con un cartel que ponga "queremos vivir,por que queremos morir",me pareceria una provocacion y falta de respeto y se lo que se busca es una concienciacion ,estas sin duda no son formas a quienes presume de progres y civilizados.

    ResponderEliminar
  9. 2.
    La verdad, a mi los antitaurinos no me preocupan mucho, es más, con muchos de ellos tengo en común el amor a la naturaleza. Entiendo que muchas personas se sientan dolidas viendo un espectáculo taurino, así que les recomiendo que no los vean, sin más. Así mismo entiendo, en muchas ocasiones, su buena fe, aunque en algunos casos no su mala hostia (sobre todo trás ver algunas páginas de internet), y, para que engañarnos, la Fiesta es algo dificil de justificar, sobre todo frente al que vive ajeno a este mundo.

    La fiesta de los toros es injustificable, es decir, milagrosa; y no hay razonamiento antropológico o culturalista que logre hacer ver un milagro a quien no lo puede ver.
    Al contrario, hay quien se previene contra los milagros, quien experimenta azorada repugnancia al olfatear su cercanía. Este rechazo visceral, que brota de lo que Nietzsche llamaba "el ideal ascético, negador del engaño y, por tanto, de la vida", es más estimable que las apologías de a perra gorda. Y más conmovedor: cuando Manuel Vicent, por ejemplo, maldice "el tedio costumbrista con que se contempla a un morcillán asaeteado, lleno de cuajarones y vomitando los menudillos y media espada asomada por la tripa"... ¿a quién recuerda, sino al padre de la Iglesia que desde su cilicio clamaba contra la mujer, "saco impuro de inmundicias", y contra el acto amoroso, "babeante intercambio de humores fétidos, entre gruñidos bestiales"?
    Ni Vicent puede ver el milagro taurino ni el eremita el milagro carnal, pero desde luego sería inútil justificárselos, cuando en el propio asco que rezuma su prosa flamígera ya está presente la tentación de la verónica y del súcubo...

    (“DESENGAÑO DEL TOREO”/ FERNANDO SAVATER)
    --“Sobras Completas” Ed. Libertarias 1983--

    ResponderEliminar
  10. Una realidad

    ¿ Pero quiénes son estos nuevos moralistas ?
    Unos listos que hacen negocio de la credulidad y que sacan provecho del odio que siembran.
    En Francia les hemos puesto en evidencia, obligando a la presidente de la Sociedad protectora de animales de París a confesar públicamente que en un sólo año mataban en sus refugios más de 100.000 perros domésticos… cuando nosotros lidiamos 700 toros.
    Sociedades protectoras de animales, en Francia, las hay 250.
    ¡ Imagínense cuántos animalitos domésticos mueren cada año en sus jaulas, cuando recaudan al mismo tiempo cientos de millones de euros para supuestamente salvarlos !
    Este es el gran negocio de los anti taurinos : presentarnos como los seres más indignos y crueles de la especie humana, para que nadie se entere de lo que pasa en sus refugios.
    Esta moral nos viene de los Estados Unidos donde también han inventado este capitalismo voraz que está acabando con la economía mundial y que echa a millones de ciudadanos en paro.
    Ahí también han inventado el concepto de economía virtual basada, no en las riquezas que uno produce, sino en las deudas insolventes que se acumulan y cuyo negocio se está acabando, hundiendo con él las esperanzas de millones de ciudadanos y oscureciendo para largos años el panorama mundial.
    De ahí nos viene la moral animalitaria que pretende acabar con nuestra cultura, con nuestra identidad.
    Y esto también es negocio.
    Porque para los activistas de la PETA, por ejemplo, la única meta es conseguir que las imágenes de las protestas con gente desnuda que organizan delante de nuestras plazas se difundan en el mundo entero, lo cual les permite recaudar fondos.
    La miseria de los animalitos abandonados es negocio.
    Y para que prospere, hay que designar a la vindicta pública a unos chivos expiatorios inmundos.
    Este papel nos toca a nosotros ahora.
    Nos tachan de crueldad para pasar el guante.
    Este es el gran negocio de los anti taurinos.
    ¡ Basta con tanta mentira ¡
    No, señoras y señores anti taurinos, no amáis a los animales más que nosotros !
    ¡ Y tampoco los respetáis !
    Respetarlos es respetar su identidad.
    Y de todo el reino animal, el toro, gracias a la Fiesta, es uno de los pocos ejemplos en haber conservado su especificad a través de los milenios.
    La normalidad, para el heredero del Auroch que es el toro, es la naturaleza salvaje. Lo anormal, es la domesticación que ha desembocado en la vaca lechera, el buey sumiso al yunco o el ternero de matadero.
    Basta con tanto cinismo. Nosotros, aficionados, asumimos que el reino animal haya entrado en este estado de dependencia : nos gusta comer carne, nos gusta vestir de cuero o de piel y a veces nos gusta cazar o pescar.
    No nos gusta que sufran estas especies cuya muerte es necesaria a nuestro bienestar. Pero asumimos su muerte tal como asumimos la nuestra.
    Al bienestar del animal anteponemos el bienestar del hombre y nuestra responsabilidad debe manifestarse en el trato adaptado que destinamos a cada especie.
    ¡ El toro bravo no es un perrito de salón ni un pollo de granja !
    Y la mejor prueba del trato privilegiado que le damos es que nos vestimos de luces para darle la muerte, arriesgando nuestra propia vida.

    Y otra=

    los antitaurinos están dentro y son los que afeitan toros, los que drogan toros, los que seleccionan lo más ovino de la camada, los que piden torillos afeitados, los que piden torillos drogados, los que torean ovinos, los que hacen pagar a los novilleros por torear, las “figuras” que torean en portátiles quitando el sitio a los novilleros, los publicistas que se hacen llamar periodistas y viven de contarnos mentiras. Éstos son los verdaderos antitaurinos. Los otros, los que se pasean en pelota picada recordándonos que la tortura no es arte ni cultura,no

    ResponderEliminar
  11. Para terminar que te quede claro=

    1.Somos un grupo de jovenes de huelva que nuestra lucha es en defensa de la suerte de varas , exijimos Toros íntegros, contra los empresarios que nos venden un espectáculo bochornoso, contra los ganaduros,contra las figurillas que exigen el "medio-toro", contra la autoridad que permite la manipulación de las astas, contra los que exigen infames animales afeitados, contra los periodistas desinformadores, etc, etc,los que han convertido este manifestacion cultural en un negocio donde el toro,animal que admiramos lleno de poder y simbolismo,algunos lo han convertido en un animal que da pena y misericordia.

    Y sobre la muerte que dices:beudalaire decia que los pueblos civlizados son aquellos que son capaces de convivir con la muerte,no aquellos que la esconden.

    Mi amigo el maestro espla, decia que los toros no es un espectaculo,ni un deporte, ni un show,son aquellas cosas inventadas por el hombre como el amor,la religion,etc para enfrentarse a la muerte y superarla.
    Y tambien decia que a los toros no se podia ir a divertirse,por que divertirse donde muere un animal y se juega la vida un hombre era de chalaos.a los toros se iba a emocionarse.
    Rl problema es que en las corridas de toros la muerte no se esconde y eso a algunos os atormenta

    Seguro que el toro es debil...
    En fin solo escribo este rollo para haceros a algunos pensar.

    L.C.V

    ResponderEliminar
  12. Ostias, flipalo Nen... MUCHAS GRACIAS por defender la fiesta de esta manera picha, el unico defectito que te encuentro es que ERES DEL SEVILLA MAMONCETEEEEEE !!! QUE YA CREO QUE SE QUIEN ERES !!!! Tio genial donde los haya. Creo que tienes mucha razón con lo que dices de los antis, aunque tambien he de decirte que no todos son así, pero la verdad es que la mayoria dejan mucho que desear como personas. No respetan la opinión de los demas y se dedican a opinar de algo que no tienen ni puta idea.
    Tambien decirte que estoy totalmente de acuerdo contigo en que los verdaderos anti-taurinos los tenemos dentro de la misma fiesta.
    Un saludo L.C.V.

    ResponderEliminar
  13. Quillo Marín, picha, que me acabo de enterar que han ampliado lo de los 420 leuros hsata el uno de enero. Ponte al loro tío, que no es coña, ya ha salido en la prensa digital.
    nabrazo

    Manolo Rubiales

    ResponderEliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Se respetarán todas las opiniones y se publicarán todos aquellos comentarios que no contengan ninguna palabra ofensiva hacia el autor o titulares de comentarios publicados.