Si lo intentas puedes perder, si no lo intentas… estas perdido

miércoles, 5 de mayo de 2010

SUEÑOS ROTOS

Te encuentras el viernes noche en casa, con la mujer viendo la televisión y para variar... DEC, como esta mandao en toda hogar donde la señora de la casa sea la reina, y como no hay otra cosa mas interesante ese día y a esa hora, pues te lo tragas. Si, porque si cambias de canal te encuentras la misma historia pero con otras caras diferentes y menos profesionales, así que mejor pájaro en mano...

Pues cual es mi sorpresa que se encaja en el programa un novillero Gaditano, de nombre Juan Carlos Torreño y que dice haber sufrido abusos sexuales en su etapa de novillero por parte de un conocido apoderado a cambio de matar novilladas. Nada nuevo. Lo que me sorprendió fue que alguien se atreviese a contarlo.

Tampoco quiero que se mal interpreten mis palabras. Es grave si, que alguien abuse de chavales que solo tienen un sueño en la vida: ser toreros. Grave no, es gravísimo. Pero el mundo del toro es un ámbito social mas como otro cualquiera, y en este tipo de programas está a la orden del día modelos, mises, presentadores/ras, actores y actrices y hasta políticos/as que han pasado por el aro para llegar ahí arriba. Lo dicho, nada nuevo. Y no lo digo yo, que lo dicen estos programas... que me los tengo que tragar todos los viernes.

Gracias a Dios, en el mundo del toro, esta no es una práctica habitual. Lo de los abusos sexuales digo, porque lo de pasar por el aro... es el pan nuestro de cada día. Al fin y al cabo los "favores" hay que pagarlos, y desgraciadamente unos críos con tal de torear acceden a estos abusos sexuales y otros pagan por torear, pero al fin y al cabo son dos maneras de pasar por el aro, muy diferentes, pero al fin y al cabo acaban tragando.

Lo malo de todo esto es que estos desgraciados siguen campando a sus anchas por ahí, y encima se permiten el lujo de sentarse en los sillones mas altos de los ayuntamientos bajo el logotipo de aquellos pajarracos que son. Entre otras cosas porque no han sido denunciados en su día por estos críos. Y no los culpo por ello, la verdad, porque al fin y al cabo son solo unos críos con ganas de ser toreros y con unos sueños e ilusiones rotas. A estos críos hay que sumarle matadores de toros que han pasado ese mal rato también pero que no pueden denunciar por falta de pruebas y por falta de apoyo. Porque no olvidemos que a la hora de la verdad, nadie echa la patita palante, y te dejan siempre solo. Este es el caso del testimonio del matador de toros salmantino Andrés Sánchez, que el pasado viernes se subió al carro de DEC y que promete vertir mas ríos de tinta sobre este tema, sino no os perdáis las próximas entregas de este programa.

Ojalá algún día salga a la palestra los nombres y apellidos de estos degenerados. Sobre todo para que el que no este medio integrado en este mundo sepa quienes son, ya que los que si estamos medio metidos en este mundo, con todo lo que han dicho Juan Carlos Torreño y Andrés Sánchez, sabemos de sobra de quien están hablando. Y que haber si entre todos estos valientes (porque hay que tenerlos bien puestos para denunciar esto públicamente) se puede quitar de en medio a este tipo de bujarrones que lo único que hacen es daño y mas daño a muchas personas llenas de ilusiones en este mundo del toro.

Que sea el toro, y solo el toro, el que decida quien es buen torero o no, que al fin y al cabo es el único que no distingue entre hombres, mujeres (que afortunadamente las hay, como en todos los sitios), niños, menos niños, homosexuales (que tambien los hay, como en todos los sitios) y degenerados (que desafortunadamente tambien los hay, como en todos los sitios), y que no decidan mas este tipo de escoria que nos rodea que te ponen a torear a cambio de si les das mas o menos por... y hasta aquí puedo leer.

Un saludo.

5 comentarios:

  1. Para este tipo de comportamientos no hay castigo que sea demasiado duro.
    Nadie debería jugar con los sueños e ilusiones de estos chavales y mucho menos aprovecharse de esa manera tan ruin de ellos.
    Por desgracia estos días esta muy de moda esta práctica, que tantas veces se ha tapado, a ver si son más los que se atreven a quitar la mascara a estos delincuentes de una vez por todas.
    Un saludo compañero.

    ResponderEliminar
  2. Pues si Fran, a estos tipejos hay que destaparlos y denunciarlos. Yo personalmente no me los he encontrado jamás, ni en el ambito taurino, ni profesional, ni personal. Pero lo mas normal del mundo es que de novillero pages una autentica fortuna para torear mientras ellos se lo llevan limpio. Y los que no pasamos por ese tipo de aro... a la oficina. Que gracias a Dios que está la oficina Fran, a mucho orgullo.
    Así estan las cosas en este mundo compañero (en general,no solo en el del toro).
    Un saludo y gracia por tu opinión una vez mas.

    ResponderEliminar
  3. El mundo del toro Marín es un reflejo mas de la sociedad actual, no me extraña estos ejemplos y otros muchos que no sslen a la luz publica, pero mientras las penas a estos actos no se endurezcan esto seguira sucediendo.Lo mas triste de todo es que esto quedara en aguas de borrajas, el bujarrón seguiera en su puesto alto y estos chavales pese a su "valentia" quedaran marcados para siempre y casi te puedo asegurar que sus iluciones han quedado rotas para siempre.Un verdadero ASCO Marín.

    ResponderEliminar
  4. Hola, por desgracia la gente se aprovecha del que mas indefenso esta o que cree que asi saldra de la palesta, pero como ya te a puesto en su comentario Antoniogt, hasta que las penas no sean mas dura seguira pasando cosas asi.
    saludos

    ResponderEliminar
  5. Pues si que estoy de acuerdo con vosotros Antonio y Oskar. Pero lo que mas me jode de todo esto es que este tio no esta ni denunciado, y además ahora esta de alcalde. La verdad es que no quisiera verme en el pellejo de ningun empleado de ese Ayuntamiento.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Se respetarán todas las opiniones y se publicarán todos aquellos comentarios que no contengan ninguna palabra ofensiva hacia el autor o titulares de comentarios publicados.