Si lo intentas puedes perder, si no lo intentas… estas perdido

martes, 26 de octubre de 2010

COMPAÑEROS DE FATIGAS

Tocaba día de limpieza. Hacia ya tiempo que no les prestaba atención. Desde la última vez. Desde el último tentadero. Salimos “ilesos”, raro, pero de albero hasta donde. Así que decidí dedicarles un rato y quitar ese albero y esa pizca de sangre. Me refiero a mi capote y mi muleta. Cubo con agua y jabón, cepillo, los trucos de la abuela para la sangre y paciencia… mucha paciencia. Me las piro para mi parcelita en el campo, para el Retoñal.

La mañana fría, la tierra huele a humedad, y después de tirarle la mitad de un estaquillador a mi perra yo no se cuantas veces para que jugase un rato, termino la faena. Como siempre me espera mi banco de madera con el cartel “siéntate y respira”. Momentos que no hay dinero en este mundo para pagarlos. Echo mano del paquete de Nóbel y me enciendo un cigarro. Vuelvo a lanzarle el palo a Kenia y de repente se me para la vista en la valla donde tengo colgados mis “avios” al sol. Allí estaban relucientes. El y ella. Y parece que el tiempo se detiene y se hace eterno…

Gracias quillo. Gracias por tantos y tantos momentos compartidos. Gracias por dejarte curtir la piel a varetazos mientras me refugiaba tras de ti. Siempre he intentado tratarte lo mejor posible, con las yemas de los dedos mientras echaba tus vuelos al aire para después intentar tirar de ti hacia atrás con la mayor dulzura que mi necia y escasa experiencia me permitía. Perdona por las veces que no lo conseguí. Alguna que otra vez también le echamos una mano entre los dos a un compañero en apuros. Siempre que nos dejaron, estuvimos ahí.
La de kilómetros recorridos juntos. La de veces que me serviste de manta improvisada en la hierba fresca e incluso de mantel improvisado en más de un capo de coche. también algún que otro aguacero que hemos tenido que aguantar debajo de los alcornoques, testigos mudos de la ilusión torera de un chaval que veía como esa misma ilusión se iba con el agua que corría cuneta abajo por esos caminos de Dios. Aunque también era consciente de que algún día también me servirías de chubasquero en una plaza importante… y se cumplió aquel sueño, vaya si se cumplió. Y tu siempre conmigo quillo.

A ti señorita, que decirte. Todo no fueron enganchones y roturas de estaquilladores. Por lo menos estos me sirven para la Kenia. También disfrutamos muchas veces con los pitones a centímetros de ti y sin tocarte ¿verdad?. Algunas veces incluso con tus bajos por el suelo, cuando nos lo permitían. O más bien cuando nos lo exigían y yo era capaz. Que alguna vez lo fui. Como aquella vez en “La Pelá”, en lo de Cuadri. Tragamos quina ¿eh?. Pero como veníamos de vuelta… no cabíamos en el coche.
La de veces que has hecho cola en las plazas de tienta junto con la espada de ayuda para guardar turno con otros compañeros, o la de veces que has hecho de almohada improvisada.
Ahora, limpia si que estas guapa. Con un forro o con dos, pero guapa de verdad.

Hubo mucha gente que nunca confió en nosotros tres. Mas que mucha, nadie. Bueno, una si. Esa que ahora os mima y os coloca con mimo en casa. A esa a la que una fría y lluviosa mañana de octubre le brindamos un novillo en Huelva, en nuestra casa de diario. ¡Lo ves quillo como cumplimos aquel sueño campero!.
Ahora ya solo ella se acuerda de nosotros tres. Pero para que queremos más, nos sobra y nos basta con que ella hubiese creído y crea en nosotros. Nos sobran pañuelos blancos y palmaditas en la espalda. Como decía el maestro Jesús de Fariña, "El día que me muera, que me entierren con mi muleta y mi espada para poder torear a la muerte". Fuimos lo que fuimos y nunca fuimos nada. Para nosotros, demasiado.
Siempre os tendré a los dos para aprovechar las oportunidades que nos dan para “matar el gusanillo”. Y vosotros siempre me tendréis a mí con el cubo, el jabón, el cepillo y la Kenia para echar otro rato de limpieza.


Joder, me acabo de quemar con el pitillo que encendí me ha devuelto a la puta realidad. Pero allí siguen. El, ella… y una bolita de pelo negro moviendo el rabo y con medio estaquillador en la boca.

18 comentarios:

  1. Ay, qué bonito es recordar y qué fácilmente se nos la mente de viaje con cosillas como las que cuentas.

    Cada uno tiene sus "objetos mágicos". Para ti tu estoque y tu muleta, para mí la guitarra que tengo en el salón...

    Me ha encantado esta entrada... eah, ya me he puesto ñoño. :)

    ResponderEliminar
  2. Buena reflexión...son los momentos vividos los que nos hacen ser como somos ahora.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Por escritos y reflexiones como este, para mi eres un "MAESTRO" con letras grandes, aqui que es capaz de pensar y hablarle así a su muleta y capote debería a ver tenido mas oportunidades en el mundo del toro. Un abrazo amigo tengo ganas de echar un rato contigo

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué amigos mas fantásticos! Aquellos que no te abandonan, aquellos a los que mimas, aquellos que te dan alegrías... Y también algún disgusto. Realmente esos avíos han sido y serán tus amigos, mas que amigos, compañeros.
    Me encanta la entrada!!!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Gracias Gonzalo, Fran y Antonio. Cuida de esa guitarra Gonzi, quizas en ella tengas los momentos mas bonitos de tu vida.
    Fran, para reflexión la tuya.
    Gracias Antonio. Para mi valen mas estas palabras vuestras que cualquier ovación en una plaza de toros. Ya ves, la gente siempre me tomó por un loco.

    Gracias tambien a ti Amparo. Se que tienes una sensibilidad especial para estas cosas y sabes apreciar bien lo que intento plasmar. Me alegra que te haya gustado la entrada. Ya sabes, son momentos de inspiración.

    Un fuerte abrazo a los cuatro.

    ResponderEliminar
  6. Que buena entrada"chapó amigo Marín"
    Me hizo mucha gracias cuándo seguias relatando la historia y te quemabas con tu colilla de Camel,siempre te ocurre algo en el Retoñal,acuerdate de los bichitos que os picaban jajaj.
    Me ha encantado que hayas compartido estos sentimientos y que los hayas a la vez refrescado al igual que tu capote.
    Abrazos de tu amiga Victoria..Gracias por siempre estar.

    ResponderEliminar
  7. Si que es verdad Victoria, siempre nos pasa algo por ahi a mi y a la Kenia. Que se le va a hacer... es que la quiero demasiado.
    Me alegro que te haya gustado.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. no es un poco hipócrita, por no decir mucho, tener como "héroe" a un perro y sin embargo matar toros sin la más mínima compasión... ?

    ResponderEliminar
  9. A el ultimo anonimo:

    Pues puede ser hipocrita desde el punto de vista que lo mires. Es igual de hipocrita que el hecho de declararse antitaurino y despues pintar a becerritos con espray por ejemplo (http://www.burladero.com/reportajes/014821/ganaderia/catalana/rogelio/marti/atacada/antitaurinos). O profanar y pintar tumbas de toreros y luego meterte entre pecho y espalda un buen solomillo.

    Lo unico que si diferencia a este humilde hipocrita de los demas es que soy bastante mas valiente y coherente que todos vosotros. Yo, mi hipocresia la llevo a cara descubierta, con nombre y apellidos por delante, mientras que vosotros, como buenos cobardes, os escondeis bajo el anonimato. Pero que se le va a hacer, la valentia y la honestidad se nace con ella o no se nace.

    Venga un saludo y gracias por engordar mi lista de visitas.

    ResponderEliminar
  10. Días pasados en un Acto Taurino de caracter público y con entrada libre dí las gracias al comienzo de mi intervención -era el ponente- por su presencia si en la sala hubiere algún antitaurino, animalista o testimonialista progresista contrario a nuestros contenidos. El gesto de varios de los asistentes confirmaba mi supuesto, por lo que me reiteré en mi agradecimiento.

    Me "espaché" a gusto, con ellos y con los pesebreros. Sin embargo al finalizar invité a la concurrencia para que con sus palabras podian hacer cualquier observación, sugerencia u oposición a lo que allí se expresó; obtuve la conclusión, ante el silencio del "anti" allí presente, de que se mueven mejor en el anonimato, la nocturnidad, la traición y delante de un buen solomillo, como bien ha observado el sr. Marín.

    Ya os queda menos!

    Gil de O.

    ResponderEliminar
  11. francico javier gomez2 de noviembre de 2010, 0:47

    Queridisimo amigo Marin sinceramente quiero darte las gracias por que al leer este gran articulo me has vuelto a hacer sentirme como creo que tu tambien te sientes y se resume en una solo palabra `TORERO´. Si me permites te quiero yo contar una historia o mejor dicho mi historia siempre basandome en tu articulo. Yo Francico Javier Gomez por unas cosas u otras deje de torear en el año 2006 pero cuatro años despues no se por que ahi algo de lo que me cuesta o mejor dicho no quiero desacerme que son como tu les llamas en tu articulo `el y ella´ , son esa pareja con la que e compartido tantos momentos buenos y tambien otros no tan buenos , EL aguantando de salida y por decirlo de alguna manera enseñando a embestir a vacas y novillos quedandose siempre quieto y sin quejarse de enganchones y tornillazos que algunas veces sufria , ELLA sintiendo el aliento y los pitones mas cerca que nada en este mundo,ahi si ELLA hablara, templando y arrastrndose por el albero y disfrutando junto a ti el triunfo y sufriendo el fracaso pero siempre contigo.Bueno mi EL y ELLA despues de como e dicho cuatro años , sigue una pareja en mi armario y otra no se porque y de verdad no lo se esta en el maletero de mi citroen xsara pero si se que cada vez que levanto el maletero de mi coche y los veo me vienen muchos,muchisimos recuerdos a la cabeza que EL Y ELLA hemos compartido como viajes,tapia,entrenamientos y novilladas . Tambien como tu dices hacia de manta cuando tentabamos en Cumbres Mayores (hmnos Domingez Camacho) Paymogo (Federico Molina) recuerdas espero que si estoy seguro de que si. Bueno un saludo muy grande de tu amigo FRANCISCO JAVIER GOMEZ.

    ResponderEliminar
  12. Hola querido Marin,

    Espero poder terminar mi comentario, el que escribí hace un par de horas se fue sin que lo terminara, bueno paciencia.

    Me ha gustdo muchísimo tu relato, recordar es volver a vivir. yo recuerdo que mi padre amaba tanto las corridas de toros y fue amigo de muchos toreros famosos como Manolete, Belmonte y otros, guardaba como un preciado tesoro un capote y dos banderillas, que le regalaron alguno de sus amigos toreros.

    En tu blog "Santo y Seña", te decía en mi comentario que tengo regalos que se que te gustaran, llevate los que quieras y más te gusten.

    Con muchísimo cariño desde San Isidro.- Perú

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  13. Me alegra que te haya gustado Fran, y que con el te hayas vuelto a sentir torero. Ya echaba yo de menos esos "rapapolvos" que te tenia que echar de vez en cuando para que te espabilaras con tu padre como testigo. Merecio la pena ¿verdad?.
    Ya sabes que hemos tenido muchos momentos para compartir en esta maravillosa locura. Unos buenos, otros dificiles, pero al final los buenos, por pocos que fueran, superaban en importancia a los malos.
    Lo que si me gustaria es que te quedases con eso que me pasa a mi Fran. Con el hecho de sacar los avios del coche y en el momento de abrir el capote sientas que fluyan todos esos sentimientos que uno lleva dentro. Que no veas ahora los avios como simples trapos pesados, y que se te reflejen en ellos todos esos momentos de los que hemos vivido, y que se reflejen tambien todos y cada uno de los animales que han pasado por ahí abajo.
    Algun dia, dentro de poco tiempo, pondré algo sobre los que estuvimos envueltos en esa aventura.
    Recibe un fortisimo abrazo Fran para ti y para los tuyos, y en especial para tu padre que sabes que ya era como uno mas en la cuadrilla.

    ResponderEliminar
  14. Bueno Mª del Carmen, espero que me perdones por tardar tanto en pasarme por tu blog. No tengo perdon, pero es que he estado bastante liado ultimamente.
    No sabes la suerte que tuvo tu padre al tener amigos como los que describes... Son palabras mayusculas.
    Voy a pasarme en cuanto pueda por tu blog para recoger lo que me dices.
    Un abrazo desde España para ti y para todo Perú.

    ResponderEliminar
  15. He llegao un poco tarde a leer esto, pero me alegro de haberlo encontrao, leido, disfrutao y saboreao.
    No hay cosa más hermosa que la pasión que tienen los taurinos y con la humanidad y sensibilidad que tratan algo como "su capote y muleta". Por muy abstractas que sean para unos cuantos.
    Reflexionamos sobre lo que siente un taurino y observamos que a sus "trastos"los llama y trata de compañero, al toro como su amigo colaborador (el mismo que le busca y quiere herir... o matar...), es más con alguién que piensa de otra forma no solo le publica el comentario, pués podria haberlo no echo, es su casa, sino que le da argumentos y le pone en suerte una dificil e imposible defensa con tales argumentos expuestos por Marín.
    Quizás a mí me llegó tarde aquella epoca, pués fue mi primer año con los del castoreño, pero si vivi con vosotros muchas esperiencias y puedes tener por seguro que no se os miraba solo la aptitud de cada uno de vosotros, sino la actitud, en eso tu eras uno de los primeros, tu respeto, afición y saber estar ayudaban a ello.
    Gracias por publicar un articulo tan bello.

    ResponderEliminar
  16. Bueno Raul, creeme que para mi es un gustazo que hayas comentado algo por aquí. Y mas que sea precisamente esta entrada, que creo que ha sido de las que mas adentro me han salido.
    Y es un gustazo porque sabes de la admiración que siempre os he tenido tanto como profesional y como compañero que fuiste en su dia y que sigo te sigo considerando de hoy en dia.
    Creeme que fue la mejor epoca de mi vida. Nunca estuve solo por la foto. Creo que esa etapa de mi vida me lleno muchisimo tanto como aficionado como de persona. Aprendí valores que jamas los aprenderia en ningun lado.
    Y el hecho de haber podido llevar algún dia una vaca bien "toreá"... no me lo va a pagar nadie.
    Un saludo y mucha suerte Raul.

    ResponderEliminar
  17. Marín:
    Te digo yo que influye mucho como trates a estos amigos, es como un pincel, si los despelujas a la primera, luego no hay quien haga nada con ellos, ni una línea torcida tan siquiera, pero si los cuidas, los usas con mimo y haciendo que el pelo vaya en la misma dirección, los limpias y los lavas, te regalarán las imágenes que quieras. Con estos "pinceles" pasa lo mismo, si la muleta va planita, templada y atrás, ligando el natural con el de pecho, como yo se lo he visto hacer al dueño de estos avíos, te responden con la entrega y prestancia que exige el toro. Ya sabes, la vida te hace recibir lo que das y das lo que recibes.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enrique:
      Ya quisiera yo mandar en los avios como tu mandas con tus pinceles.

      Un abrazo.

      Eliminar

Se respetarán todas las opiniones y se publicarán todos aquellos comentarios que no contengan ninguna palabra ofensiva hacia el autor o titulares de comentarios publicados.