Si lo intentas puedes perder, si no lo intentas… estas perdido

miércoles, 3 de noviembre de 2010

HASTA SIEMPRE ADRIAN

Ayer falleció en el Hospital 12 de Octubre de Madrid Adrián Gómez, de profesión torero. Adrián Gómez se encontraba ingresado a causa de una neumonía que se le había complicado por las bajas defensas debido a estar postrado en una silla de ruedas. El banderillero quedó tetraplegico a causa de una voltereta propinada por un novillo de Antonio San Román el 28 de junio de 2008 en la madrileña plaza de Torrejón de Ardoz cuando actuaba a las ordenes del novillero Miguel Luque. Adrián formaba parte de la cuadrilla de José Pedro Prados "El Fundi", pero como profesional y amante de su profesión, Adrián no sabia decir que no al toro.

Ya estarás allí con ellos maestro. Con los grandes. Con Julio Robles y con Nimeño II. A estos grandes de la fiesta no los mató la silla de ruedas, a estos se los ha llevado por delante el toro y la pena de no sentir su aliento en los tobillos envuelto en su capote de brega.
Se ha ido un hombre que como el mismo decía en su ultima entrevista a Burladero.com "no le guardaba rencor a el toro" pero que le atormentaba el no poder abrazar a su hijo por las mañanas antes de irse al cole. Un torero de plata valiente, capaz de asomarse cada tarde al balcón de la muerte a pecho descubierto y emocionarse a la vez por pasar un día en la finca de José Tomás que lo había invitado recientemente. Un hombre con la responsabilidad de cargar a sus espaldas con la verdad del toreo tarde tras tarde: El de la vida y el de la muerte. Esa a la que ultimamente muchos se dedican a ningunear pintando con spray grafitero el lomo de un becerro que dentro de tres o cuatro años se puede convertir en el verdugo de un hombre o mujer digno/a de vestirse por los pies. Como esta mandao. Esa a la que a muchos les cuesta mirar de frente, y que molesta cuando unos pocos son capaces de hacerlo.

Se ha ido un hombre grande al cual le hacia ilusión el traspaso a cultura de los toros, porque así se le reconocería públicamente como artista, como si realmente hiciese falta dar este paso para reconocerlo como tal. Y se ha ido con los brazos abiertos a el mundo. Agradeciendo todas las muestras de cariño hacia el desde aquella fatídica tarde de junio, tanto de compañeros de afición como de aficionados.

Así se ha ido Adrián Gómez, como se van los toreros grandes de las grandes plazas... por la puerta grande. Desde aquí mandarles mi mas sincero pésame a su mujer y a su hijo.
Hasta siempre maestro. Descansa en paz Adrián Gómez, de profesión... TORERO.

8 comentarios:

  1. el toro lo ha matado marin el toro qu e se sepa

    ResponderEliminar
  2. !Que pena, es triste perder a un amigo, y que pena por su familia!.
    Yo de niña cuando mi padre me llevaba a la Plaza de Acho, en la Feria del Señor de los Milagros, yo pensaba !núnca me casaría con un torero, sufriría mucho cada vez que fuera a torear!, tienen la vida en un hilo.
    Y luego los desquiciados, dicen !!pobrecito el toro, que lo hacen sufri!!, ambos luchan como los antigüos gladiadores, y muchas veces el que mas tiene que perder es el valiente torero que ama lo que hace.

    Que Dios lo tenga en la Gloria junto con tantos grandes maestros del toreo que dejaron su vida en las plazas.

    Muy sentido tu recuerdo, me gustó lo de profesión ..TORERO.

    Cariños,

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  3. Es así Mª del Carmen. En este bendito mundo del toro se mata si, pero tambien se muere. Esa es la autentica verdad del torero.
    Muchas gracias por tu participación.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Me uno a tus condolencias amigo Marín,se ha ido un grán torero y un grán hombre..
    Felicidades por el homenaje que le has echo.
    Con cariño Victoria

    ResponderEliminar
  5. MARIN mis condolencia y felicitaciones por este bonito homenaje que le rindes en tu blog. Saludos cordiales.
    Ramón

    ResponderEliminar
  6. Una verdadera pena lo de este TORERO, que todavía lo hace mas grande si cabe el decir que no le guarda rencor a este hermoso animal. Ojala esta muerte y sobre todo esta reflexión le habrá la mente a muchos sobre lo que es amar al toro de Lidia. Que descanse en paz y que Dios lo tenga en su gloria.

    ResponderEliminar
  7. Hola Marin, Cualquier muerte de un amigo, familiar o incluso desconocido es una gran perdida, yo por desgracia ya tengo demasiados familiares que visitar en el campo santo, pero lo mas bonito es que nos acordomos de ellos y los tengamos en el corazon y lo que tu le dedicas es lo mejor que puedes hacer saludos

    ResponderEliminar
  8. Buenas noches amigo Marín-
    Con cariño Victoria

    ResponderEliminar

Se respetarán todas las opiniones y se publicarán todos aquellos comentarios que no contengan ninguna palabra ofensiva hacia el autor o titulares de comentarios publicados.