Si lo intentas puedes perder, si no lo intentas… estas perdido

jueves, 23 de diciembre de 2010

KENIA

Mucha gente nos llama locos o nos dicen que estamos “piraos”. Puede ser. Pero a los que nos gustan los animales, quizás me entiendan. Y seguro que también nos dará igual que nos sigan llamando locos.
Hace unos días escribí algo sobre mi padre y sobre el infarto que había sufrido. Y también os hacía referencia a el papel tan esencial que tuvo mi perra de aguas, Kenia, en todo lo sucedido el pasado 21 de noviembre. O por lo menos eso pensamos en casa. Ya no sé si pensar que los que me llaman loco llevan razón o no, pero lo cierto y verdad es que cada día estoy más pirao por mi perra.
Juan Medina, desde Badajoz, creo que se ha orientao un poco sobre el tema. Amigo Juan, Kenia no es Hachi, pero creo que le queda poco. La hazaña de Hachiko es grande, muy grande. Tan grande que no ha sido realizada por ningún humano ni creo que sea realizada por nadie. Por eso digo que es mi héroe, aunque luego siempre salga el típico anti taurino de tres al cuarto que me echa en cara el llevar a gala tener como héroe a un perro y luego haber matado toros. Como si tuviese que ver algo una cosa con la otra.
Kenia nació en agosto de 2003. Es un perro de Aguas Español, o turco como le llaman muchos. Su padre se llamaba Elio (tristemente desaparecido) y su madre se llama Bruja. Bruja es propiedad de mis amigos Manolo del Toro y mi amiga Olvido. Olvido, allá donde estés, gracias y mil gracias por el regalo que me hiciste. Te lo dije en vida mil veces pero no las suficientes por todo lo que me dejaste con Kenia. Siempre estaremos orgullosos de ti.
Lo cierto y verdad es que guardo un grato recuerdo de todos mis perros, pero Lobi (que ya os deje algo en su día) y ahora Kenia tienen un aura especial. Kenia es de esos perros que te bastan media hora para que aprenda algo. Un día se me ocurrió decirle que me fuera por las zapatillas para ducharme, y solo se las tuve que poner en la boca un par de veces. Es increíble, pero cuando ella barrunta el momento de ducharme, incluso me las trae sin decirle nada. Con el correo, tres cuarto de lo mismo. La de apuestas que he ganao con la perra.
Cuando me fui a casar, hace cuatro años, le dije a mi padre que me pensaba llevar a Kenia a mi casa y la contestación fue rotunda: “Me parece muy bien que te cases, pero la perra no se mueve de aquí”. Y haber que le dices ahora… Mis padres se quedaban solos y su única compañía era Kenia, así que tuve que resignarme y se la deje en casa.
Kenia tiene un trato especial con mi padre. Desde que me fui, esta todo el día con él. Paso que da el, paso que da ella detrás. Están los dos todo el día en el jardín que tenemos detrás de casa, o “cortinal” como se le llama habitualmente por aquí abajo. El pasado día 21 de noviembre era un día como otro cualquiera hasta que mi padre empezó a sentir un dolor bastante fuerte en el pecho. Mi padre siempre fue un tipo duro, y sobre todo muy cabezón. Por no molestar a nadie se lo aguanta todo, y quiso aguantar a ver si aquel dolor se pasaba igual que otros muchos. Pero aquello estaba pudiendo con él, y Kenia se dio cuenta de seguida. Se sentó en un banco y la perra empezó a ladrarle.
Mi hermana vive justo encima de mis padres, y en aquel momento escucho ladrar a Kenia. Pero según ella, aquella forma de ladrar era diferente a la de todos los días, y decidió salir a ver qué pasaba allí. Al ver a mi padre sentado con la mano en el pecho, le pregunto que le pasaba y enseguida aviso a mi madre y mi hermano. El resto de la historia ya la conocen.
El médico del 061 que atendió a mi padre en la ambulancia nos dijo que había sido primordial la rápida atención y el haberlo pillado a tiempo. Entonces nos miramos todos y nos acordamos de Kenia, nuestro particular Hachi Juan.
Hasta el día de hoy, que mi padre sigue ingresado, la perra no es la misma. Esta triste. Los primeros días iba a buscarlo a su cama, como todas las mañanas, pero cuando ve que no está… la pobre se vuelve a ir a su colchón. Mi padre, en cuanto me vio en la UCI, lo primero que me pregunto fue por “su” Kenia.
Otra de las debilidades de Kenia es Rocío, mi mujer. Conmigo es verdadera pasión y como habréis podido comprobar en muchas otras entradas, me gusta pasar mucho tiempo con ella en el campo. A solas, ella y yo. Me relaja bastante. Pero cuando esta Rocío, se acabo el rollo Marín. Te mira con esa cara de inocentona, que solo le falta hablar y decirte: “a ti te tengo seguro, pero a ella la veo menos”. Y pasa de mí como agua que muele molino.
Espero no haber aburrido mucho con esta historia, pero creo que lo menos que se merece mi perra es este pequeño y humilde homenaje. Aprovecho también la ocasión y las fechas en las que estamos para recordad a todo aquel que piense regalar un cachorro en navidades, que piense muy bien lo que hacen por favor. Que no abandonen luego a ningún perro, porque ellos tienen mucho que dar y siempre dan más de lo que reciben.
Fíjense en sus ojos y dejen que la gente les llamen locos y piraos. Si su perro piensa que usted es el mejor… no busque una segunda opinión. Merece la pena.
Un saludo.

video

8 comentarios:

  1. Gracias por compartir con nosotros anécdotas, fotos y el video de Kenia. Que, además de valiente y despierta, es preciosa.
    Un abrazo, Marín. Y mis mejores deseos de recuperación para tu padre.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Juan. Se lo merece todo la verdad.
    Un abrazo Juan.

    ResponderEliminar
  3. SI ES QUE HAY QUE QUERERLOS:

    Más bonita no puede ser. Es idéntica a mi "Blum", botinera, y no percibo en la foto, puede ser una hierba, algo degolladita. Una preciosidad.Por aquí decimos que son andaluces de aguas.

    Supongo que tu padre debe estar muy mejorado; te veo mejor de ánimo; así que le das un abrazo de mi parte.

    No sé si habrás reparado en que son expertos buceadores, muy buenos cazadores, levantando los patos como ningún otro perro; y sobre todo buenísimos ganaderos.
    Mi "Lola" hizo mil veces el trayecto Constantina-Córdoba-Jaén arreando vacas de deshecho de Don Félix y Doña Enriqueta. También "andaluza de aguas"

    Siento ternura por ellos.

    Otra abrazo para tí, Marín.

    Yuntero.

    ResponderEliminar
  4. Siento que tu padre siga ingresado Marin, historias como estas yo me leería unas pocas todos los días.
    Si es verdad lo de la re.encarnación yo en la próxima vida quisiera ser perro y caer con el "loco" Marin. Un abrazo enorme y siento que no estuviera el otro día en mi casa

    ResponderEliminar
  5. Joder Marin me cuentas estas cosas y me queda un cuerpo, que no salgo de lagrimas con estas historias tan bonitas, yo te creo Marin y creo en tu perra, creo que eres un gran hombre y una gran persona, tu padre puede sentirse muy orgulloso de ti.
    __Siempre un amigo__Feliz 2011

    Rafael

    ResponderEliminar
  6. Querido José María,
    Ya quiero a Kenia como si la hubiera tenido a mi lado, !! MARAVILLA DE PERRITA!!!
    Yo no te creo loco, pues es ese caso yo también lo soy. Se merece el homenaje que le haces, ya que ella salvó a tu padre, yo escribí una entrada sobre la perrita que escuchaba radio novelas y le gustaban los tangos, no se viste mi entrada en el Cofre de los Recuerdos, si la lees verás que soy una convencida de que sólo les falta hablar y tienen más corazón que el de muchos humanos.
    ¿Cómo sigue tu padre?, espero que recuperándoce, un cariñoso saludo desde éste lejano Perú.
    ¿Cómo te fue en la faena de hoy?, no dejes de contarme, espero que muy bien.
    Te deseo con mucho cariño, que este 2011 que recién se incia sea muy feliz, con salud, unión familiar, que tu querido padre esté tan fuerte como un roble.
    ! Que Dios los bendiga, a TU PADRE, A ROCIO TU ESPOSA, Y A LA HERMOSA KENIA.

    Con muchímo cariño desde éste lejano Perú. !! FELIZ 2011 !!!
    Maricarmen

    ResponderEliminar
  7. Tú también estás muy "callao". Pasa algo?

    Un abrazo

    Yuntero

    ResponderEliminar
  8. "Feliz 2011"En este año no sé nada de tí.Espero que tu papá esté bién de salud y disfrutando a vuestro lado.
    Echo de menos tus entradas.
    Besos para toda la familia.Con cariño Victoria

    ResponderEliminar

Se respetarán todas las opiniones y se publicarán todos aquellos comentarios que no contengan ninguna palabra ofensiva hacia el autor o titulares de comentarios publicados.