Si lo intentas puedes perder, si no lo intentas… estas perdido

jueves, 20 de enero de 2011

ORGULLOSO DE SER BÉTICO

Los béticos realmente no tenemos solución. Somos victimas de un sentimiento mucho mas allá de lo realmente futbolistico. Creo que junto a la afición del atlético de Madrid, somos de lo mas sufridores del mundo... y de los mas incomprendidos.

Hace un par de años, el día después del descenso a segunda división, salí de casa con mi camiseta de mi Betis. Era una sensación extraña. La gente me miraba como si fuese de otro mundo. Algunos hasta me daban el pésame. ¿Pésame? ¿Porque? ¡si en realidad no somos ni Barça ni Madrid y además llevamos toda la vida así!. Pero es que esta mañana me he vuelto a poner mi chandal del Betis y la gente me vuelve a mirar igual. Joder, sera que el verde y blanco causa sensaciones. No se.

Pero la verdad es que si hace dos años seguía sintiéndome orgulloso de ser bético, hoy mas todavía. Y no es por haberle ganado al mejor equipo de la historia del fútbol. Al equipo invencible. A el equipo de las "manitas", a el de los tres balones de oro, a el de los ocho títulos... no. Es por la manera de haber jugado esta eliminatoria. Ayer nos podían haber metido otros cinco, que realmente me hubiese dado igual. Pero la sensación de que Pepe Mel ha vuelto a crear un equipo ganador, un equipo que juega sin complejos, con garra y sobre todo con sentimiento verdiblanco... ESO NO TIENE PRECIO. Está claro que lo importante en el futbol es ganar. O por lo menos yo lo pienso así. Pero a los que estamos acostumbrados a perder solo nos queda disfrutar con esto. Es más, a mas de uno les hubiese gustado perder con esta diginidad. Si se ha de morir que sea con las botas puestas y no arrodillados.

Suelo coincidir en poco con Del Nido, pero si en que es el único que no se muerde la lengua (junto con Mourinho) a la hora de decir la verdad en este país de fariseos. Hace tiempo que no me llama la atención el fútbol de primera división en España, ya que apostar a quien va a ganar la liga es apostar a caballo ganador. O el histórico y galáctico Real Madrid de Florentino Pérez o el ya mencionado Barça de Pep Guardiola que reside en un país en un rinconcito ahí arriba de España. Y después te topas con culés y te dicen que eres del Madrid, y te topas con madridistas y te dicen que eres del Barça. Como si este mundo fuese blanco o negro y el gris no existiese. Y la culpa realmente no es de ellos, sino de las televisiones que son las que están manejando el fútbol de este país. Y es que esto empieza a aburrir. Chapó para mi tocayo José Mª del Nido.

Pero esos olés de ayer en el Benito Villamarín no me los quita nadie. Ese campo haciendo la ola incluso sabiendo que estábamos jodidos en la eliminatoria desde hace una semana... ESO NO TIENE PRECIO. Aunque como bien dice Pepe Mel, si nos hubiesemos puesto con 3-0, al bueno de Guardiola le hubiesen temblado hasta las canillas. ¡Eso si que no hubiese tenido precio! ja ja ja.
Chapó a una afición. Una afición que ha demostrado lo que es, una afición señorial, despidiendo a Xavi coreando su nombre. Y es que Xavi, Iniesta, Pique, Busquets, Valdes y Pedrito nos han hecho a todos los béticos también campeones del mundo. Una afición que sabe reconocer las cosas incluso sabiéndose eliminada y que dista muchisimo de la imagen que dieron hace unos años dos descerebrados lanzando botellas a aquellos que provocaban. De esto a lo mejor el señor Cristobal Soria sabe algo, aunque fue el pobre de Juande el que se llevo la "lotería". Una afición a la que si que nos cierran el campo a excepción de otros a los que para mas inri las televisiones les dan coba para llegar a ser los mejores. Pero todo esto nos da igual realmente porque el sentimiento verdiblanco esta muy por encima de todo eso. El verdadero sentimiento verdiblanco es lo vivido ayer en el Villamarín. ¡Dios que grande es esto!.

Ahora solo nos queda centrarnos en nuestro verdadero objetivo: El ascenso a primera. Pero si por catástrofe imprevisible no lo consiguiéramos, que no quepa la menor duda que seguiré sintiéndome igual: ORGULLOSO DE SER BÉTICO POR LOS CUATRO COSTADOS.

Y a los demás, a los que sois del Madrid o del Barça y os pensáis que todo es blanco o negro, que lo siento mucho, pero que nadie puede ser perfecto.

Un saludo y ¡QUE VIVA ER BETI´ MANQUE PIERDA!
Fotos: Betisweb

miércoles, 12 de enero de 2011

CONCEPTOS EQUIVOCADOS

Sigo vivo. Estos días pasados de fiestas, los quehaceres tanto profesionales como personales y el ingreso de mi padre, me han tenido un poco mucho liao. Esto no quiere decir que haya estado desconectado y que no haya dejado de seguir mis blogs favoritos. Espero que nadie me haya echado mucho en falta, aunque ya el amigo Yuntero me ha sacado tarjeta amarilla… pos ya estamos otra vez liándonos el capote de paseo Yuntero.

Durante este letargo bloguero, he estado leyendo cositas por ahí. En algunas he comentado y en otras sinceramente no me ha dado tiempo. Pero si me he dado cuenta de que a muchos de los que nos gusta esto del toro, quizás nos estamos equivocando en conceptos. Cierto es que siempre lo hacemos con la vista puesta en mejorar todo aquello que rodea a la fiesta, pero al fin y al cabo creo que estamos confundiendo términos. No voy a ser yo el que corrija a nadie ni tampoco pretendo que mi opinión sea la panacea de la tauromaquia, pero al fin y al cabo es mi modesta opinión, que de hecho puede ser tan equivocada como cualquier otra.

Hace poco que he oído a un ganadero decir que su objetivo es conseguir la “toreabilidad” en sus toros… ¿…?. ¿Toreabilidad? ¿Pero qué es eso?. Creo que quiso decir nobleza, pero si me dices que buscas en tus toros que tengan Casta, bravura, fijeza, fuerzas y en el último caso, nobleza…admitimos pulpo como animal de compañia, pero ¡toreabilidad!. Ante esta declaración, que la podían haber hecho el 90% de los ganaderos actuales, surge una corriente de críticas que asocian este tipo de conceptos con las figuras del toreo actual y la forma que tienen de concebir el toreo dichas figuras. Entre estos que critican me incluyo yo mismo, que conste. Mi forma de ver el toreo es otra.

Pero también me gusta enjuiciar y valorar lo que estoy viendo cuando voy a los toros, que por otro lado voy poco. El toreo es cosa de dos, de toro y torero por este orden. Y pienso que el que se pone delante de un toro se tiene que adaptar al toro y no al revés. Dicho esto, si sale el bravo y encastado (que es lo que echo de menos) me gusta ver toreros que le den su lidia correspondiente y que se vean los toros en el caballo. Si si, ese señor del castoreño montado en lo alto de una jaca pecherona. Esos que últimamente solo dejan caer la puya para dejar mera constancia. Pues eso, que se pongan los toros en el caballo como Dios manda, una, dos o siete veces si hace falta, pero no en un monopuyazo eterno y cerrando la salida. Y luego, que se lidien como se debe a un toro bravo: enganchando delante, bajando la mano y rematando atrás. O lo que es lo mismo, pudiéndole.

Al manso que se le dé la lidia de manso, pero que se le dé, y que no me lo dejen ir vivo a los corrales por favor. Cuanto más se abrevie mejor. Y al tonto de la pandereta, que va y viene sin transmitir a los tendidos (que es lo que más sale últimamente por la puerta de chiqueros… ¡ay la toreabilidad!) pues le hacen ustedes lo que les dé la gana, que mientras que el tío de las pipas ande por el tendido… a mi plin. Es mi forma de ver esto. ¿Equivocada?... seguro. Pero yo la veo así.

Pero siempre el toro. El toro como factor principal. Porque para todos, para el bravo, el manso y el tonto de la pandereta existe una manera de hacer las cosas. O lo que es lo mismo, una técnica para lidiarlos. Lo malo es cuando usamos el concepto “técnica” para el tonto de la pandereta y llamamos a aquellos que solo matan esto “toreros técnicos”. Todos los toros tienen su lidia y por inri, todos los toreros son artistas que utilizan una técnica u otra en función de lo que tengan delante. Otra cosa es lo que nos guste. Pero no podemos exigir que a todos los toros se les baje la mano como si fuesen todos de indulto. Ojalá.

Hace poco asistí a un tentadero con dos matadores de toros. Salió una vaca que tras sacarla del caballo después de cinco o seis puyazos, la pobre no se podía mantener en pie. No sé si seria por enfermedad o por lo que se le exigió porque gorda estaba como ella sola, pero lo cierto y verdad es que uno de esos matadores no fue capaz de darle un muletazo. Y mira que el animal quería más que podía, pero cada vez que el este señor le bajaba la mano, como es normal, el animal a el suelo. Ante este contratiempo, y antes de echar el animal al campo, un chaval que estaba en la tapia como aficionado pidió al ganadero poder salir a intentarlo. En cuanto este chaval le aguanto la mano a media altura y la templo un poquito, aquello no volvió a dar con sus costillas en el suelo.

De acuerdo que no es faena para cortar dos orejas y rabo en cualquier plaza, pero ante aquello solo me quedo felicitar a aquel chaval. ¿El hecho de darle lo que necesitaba aquella vaca y subirle la mano lo hace menos torero? ¿Preferimos ver a un toro constantemente por los suelos a utilizar la “técnica del enfermero”?. Yo lo tengo claro. Quizás no suelte el paquete de pipas para coger el pañuelo blanco, pero seguro que tampoco voy a criticar a un torero por esto porque creo que hace lo correcto.

En fin, son formas de verlo. Nada más. Por cierto, estoy colaborando en una radio local de Huelva, Radio Hispanidad, con un programa de toros que se llama Temple y Pureza y que se emite en directo todos los martes de 7 a 8 de la tarde. Ya se que no soy Molés ni lo pretendo ser (Virgencita, Virgencita que me quede como estoy), pero por lo menos ayudamos en lo que podemos para crear afición (o por lo menos eso es lo que se pretende). Lo podéis seguir on-line pinchando aquí. Ya os contaré y os presentaré más adelante y más extensamente quienes son los “artistas” que forman parte de esta pequeña familia.

Un saludo.

Fotos: Melchor, uno de los artistas.