Si lo intentas puedes perder, si no lo intentas… estas perdido

jueves, 11 de agosto de 2011

EL ARTE DEL REJONEO CERRO LAS COLOMBINAS 2011

Mejor cartel no se puede pedir para cerrar las colombinas de 2011. Los tres gallitos del escalafón, el maestro de maestros Pablo Hermoso de Mendoza, la figura del momento Diego Ventura y uno que se les ha subido a la chepa a los dos, Leonardo Hernandez.

Me he retrasado unos días y el amigo Yuntero, con todas las de la ley, ya me está tirando de la serreta. Mea culpa. Pero cuando una persona se siente mal por las recientes muertes de tantos TOREROS como son Distinto, Trasnochador, Chambao, Oriente y Honrado, a los que un día tuvo cogidos por las riendas... solo queda pedir disculpas. Y creeme amigo Yuntero, que sé a la perfección de lo que me estás hablando. De la perdida de un amigo, de una animal mucho mas fiel que cientos de personas en la vida de uno. De un crujido en el pecho cuando llegas a la cuadra y lo ves tendido en el suelo. De muchos ratos de soledad compartidos por esos "rastrojos" de los mundos de Dios, y en el caso de estos TOREROS, de tantas y tantas tardes de gloria para sus jinetes.

Pero volviendo a lo que fue el festejo del pasado día 7, la corrida de
Bohorquez salio sosita y a mi parecer pasada de kilos. Pablo no tuvo ni su tarde ni quizás su lote. Rajadito y mansote el primero de la tarde, al que el de Estella le busco las vueltas con buen oficio. Muy bien con Chenel, con el que puso dos palos bastante buenos. A partir de ahí, el toro dijo que no quería mas y aquello se fue apagando. Lo pinchó y todo quedó en una ovación desde el tercio. El cuarto yo creo que quería mas que podía (por los kilos vaya). Hermoso de Mendoza estuvo por encima del toro de principio a fin, pero la sosería del toro le hizo que le costase conectar con el tendido. Hubo momentos en que con Machado llegó esa conexión, con el que arriesgo muchísimo citando en corto. Volvió a fallar con el rejón de muerte y su paso por Huelva se saldo con otra nueva ovación.

El segundo jinete del cartel era el ciclón de la Puebla del Río, Diego Ventura. Al segundo, le tuvo que poner todo ya que este también quería mas que podía (por los kilos otra vez). Muy bien con Nazarí y sus templadísimas galopadas de costado. Este no iba a ser menos ni se iba a quedar por detrás, y cito también muy en corto con Sueste, un caballo tordo en fase blanca que yo, particularmente, era la primera vez que veía. Este torero conecta rapidamente con el tendido, y remató al de Bohorquez con un rejonazo de rápido efecto con la plaza loca a sus pies. Cortó dos orejas y se aseguró la puerta grande.

En el quinto salió pues eso... como un ciclón. Genial y templado de salida con Triana y la volvió a liar en banderillas con Wellington. El alboroto total en el manicomio de la Merced llego con Morante. Lo volvió a matar por arriba y volvieron a caer otras dos orejas.

Lo de
Leonardo Hernández es de traca. Cada día me gusta mas este torero a caballo. Para mi hizo dos auténticos faenones. El primero no era un toro claro, con una embestida desconcertante y le midio muy bien los terrenos. Genial con OH31 en banderillas y un excelente para a dos manos montando a Xarope. El rejón arriba y sin embargo solo corto una oreja.

Con el sexto puso todo de su parte con otro toro bastante paradito. Muy bien con Verdi y Quieto, dejó un medio rejón que le fue suficiente para cortar, ahora si dos orejas, quizás mas merecidas en su primero que en este.


Y esto fue lo que dio de si este año las fiestas colombinas de 2011. Cierre con un cartel de altura, y que de haber colaborado mas los toros, hubiese sido de "escándalo". Tres toreros, uno encumbrado en los mas alto y el que ha asentado los pilares del rejoneo actual. Otro que no tiene por donde saciar ese apetito de triunfos y otro que cada día torea mejor. Así ha estado el panorama del rejoneo en Huelva este año.
Por cierto, todos los caballos de Diego Ventura iban con las crines vestidas de negro en señal de luto por su compañero Distinto, fallecido recientemente. Gran detalle del torero de la Puebla del Río.

Un saludo.

2 comentarios:

  1. marín:
    Ya sabes de mi ignorancia sobre el caballo, aparte de otras muchas, pero cuando veo a Diego Ventura, lo que me pasa es que me aturullo, se me enreda su toreo, todo se me convierte en un rebujo que me cuesta digerir, nucha exhibición con el caballo de lejos, pero menos de cerca y casi nunca con el toro con pies. En cambio con Hermoso de Mendoza, esté bien o mal, me es más fácil asimilar lo que va haciendo, no hace nada que me distraiga de lo fundamental, aunque también me gustaría verlo con un toro más movido. O quizás ¿a veces no le castigan demasiado para que el toro se pare? SOn pregunta y sensaciones que dejo en el buzón de quien sabe de toros, de toreo y de caballos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Pues la verdad Enrique, es que ya somos dos ignorantes en esto. Y mira que me apasionan los rejones. Quizas, como he dicho siempre, el amigo Yuntero y otros muchos que entran por aqui en comentarios nos puedan dejar mejores lecciones de rejones de las que yo dejo.

    Pero estamos de acuerdo en algo, en lo de Diego Ventura. Para mi, creo que es un gran jinete y con mucha hambre en este mundo, pero me aturrulla al igual que a ti. Creo que va "pasado de revoluciones". Pablo para mi es el MAESTRO de los maestros. Todo es en su momento. Si le ves salir con los caballos a la plaza, sale andando, relajado, con el caballo moviendo el mosquero de lado a lado, y como dices se basa en lo fundamental. Y creo que otro que va en ese camino, y por eso me gusta cada dia mas es Leonardo Hernandez.

    Además los tres, tienen unas grandes cuadras y eso solo lo hace el tio que va arriba. Son horas y horas de sacrificio para que el caballo este en su sitio y llegue a esos terrenos. Me gustan los tres, pero me quedo quizás con Pablo y con Leonardo. Para mi el toreo, como a pie, es lento y templado. No me gustan las prisas.

    Con lo de castigar mas a los toros, pues que quieres que te diga, es muy complicado. Es como a pie, o quizás un poco mas dificil. Hay toros que con un rejón de castigo parece que se quedan bien para banderillas y luego se vienen muy arriba, y otros que con dos no los mueve ni la Virgen de Lourdes.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Se respetarán todas las opiniones y se publicarán todos aquellos comentarios que no contengan ninguna palabra ofensiva hacia el autor o titulares de comentarios publicados.