Si lo intentas puedes perder, si no lo intentas… estas perdido

miércoles, 11 de julio de 2012

DAME PAN Y DIME TONTO


A Dios gracias que le doy por haber nacido en España, pero sobre todo si tuviera que volver a nacer mil veces, mil veces que le pediría volver a hacerlo en Huelva. Onuba, Tartésica, Fenicia y Romana. Desde el reino tartesio de Argantonio hasta el Imperio romano, con asentamientos importantes de culturas como la árabe, que denominó a esta bendita tierra como Madina Welba, y que hicieron que Huelva siempre estuviese abierta al mundo. Los romanos de hecho ya la llamaban como Onoba, la isla entre dos ríos, aunque sería Plinio el Viejo quien la ubique definitivamente como Onuba Aestuaria, situada entre los ríos Urium y Luxia (Tinto y Odiel).

Huelva es tan grande que aquí se fraguo el descubrimiento del nuevo mundo, en un monasterio pequeño (La Rábida) frente a la punta del Sebo, y donde los marineros onubenses que salieron un 3 de agosto de 1942 del puerto de Palos de la Frontera jugaron un papel importante para el desarrollo del mundo. Ahora que todos vamos por la calle con la cara bien alta por la selección de futbol que tenemos, por casualidad fue en mi tierra donde se empezó a darle pataditas a una bola de trapo, gracias a la influencia británica en Minas de Riotinto donde explotaron a mas no poder tanto a su mina como a su gente, para luego trasladar este deporte a través del puerto a la capital y formar el primer club de futbol profesional de la historia de España, el Real Club Recreativo de Huelva.

Huelva... costa, campiña y sierra. Cuna del fandango y Rocío. A veces me llego a “sorprender” de la importancia de mi tierra, que hasta la Pantoja eligió el Rocío para dar a conocer al mundo su “amor” por cachuli. Me imagino que se habrán dado cuenta de lo de “sorprender”, porque el Rocío es mucho mas de lo que lo han convertido muchos/as con estas papanatadas. Que por tener tenemos hasta una feria taurina, las colombinas, con carteles repletos de máximas figuras, aunque no presumamos en ellas de de contar con la gran variedad de encastes que plagan esta bendita tierra con ganaderías legendarias, porque esto no mola tanto como lo de cachuli.

Y ahora somos tan “progres” en esta bendita tierra en el tema taurino, que los políticos de turno han declarado los toros como Patrimonio Cultural Inmaterial (P.C.I). Que bien suena. Nunca me cansaré de agradecerlo, mas que hada porque por lo menos así los políticos onubenses protegen la fiesta de otros de su misma especie pero de mucho peor reata. Pero claro, tratándose de políticos... blanco y en botella: Es que no les cuesta un duro. No me des pan pero tampoco me llames tonto. Ahora Huelva declara los toros como P.C.I. pero los chavales de Huelva que quieren ser toreros se tienen que ir a cualquier escuela taurina de Sevilla para poder seguir soñando con ser toreros. Pero no importa, lo hemos declarado como P.C.I...

No son los mismos que a finales de los noventa regentaban la Excma. Diputación Provincial de Huelva, pero beben del mismo agua. Aquellos les dio por abrir una escuela taurina a la que esta tierra esperaba con ansia hacia mucho tiempo. El esfuerzo lo ponían ganaderos, profesionales del toro y periodistas onubenses, y la pasta los políticos de Diputación. A principios de los dos mil se dedican unas colombinas a Madrid y al alcalde de Huelva (del bando contrario) se le ocurre firmar un convenio de colaboración taurina con el entonces alcalde de Madrid, Álvarez del Manzano, para el intercambio de alumnos de las correspondientes escuelas. Ese fue el final de la escuela. El soltar la pasta y no salir en la foto tiene estas cosas en política. Aquí está todo inventado y nada se hace altruistamente ni por el pueblo. La foto es lo que importa.
Actualmente es más fácil subir el IVA del 18 al 21 por ciento que acordarse de la base de la fiesta ya que lo último cuesta dinero y lo primero solo una firma. Se destinan cantidades por parte de las Diputaciones para el deporte, el teatro, actos sociales etc., todas ellas mas que justificadas, pero para el toro en Huelva ¿Cuándo?. Ahora ni Diputación ni Ayuntamiento se ponen el mono de trabajo para velar por el futuro del toro en Huelva. Cuanto tiempo mas van a tener que estar los chavales de Huelva desplazándose a entrenar a Sevilla para luego encontrárnoslos representando a otras escuelas en certámenes de novilladas mientras en Huelva nos conformamos con declararlos P.C.I. Lo que el año pasado fue uno de los mayores atractivos de colombinas, con tres novilleros sin caballos onubenses en el cartel, este año ni se lo han propuesto. Los chavales ni están ni se les espera, pero el dia de José Tomás veran como estarán el callejón y las barreras de la Merced... ¡Abarrotaos! (Dixit duo sacapuntas). Y muchos a lo mejor de cuello, que si costara dinero la foto tampoco.

Gracias por las intenciones (P.C.I.), pero más compromiso. ¡ESCUELA TAURINA EN HUELVA YA!

4 comentarios:

  1. Marín:
    Pero que bonita que es Hueva y que bonita es Andalucia en general.
    Mis primeros 4 años de vida fueron en Malaga, y siempre que he podido me he dejado caer por el sur, siendo la ultima vez en Almuñecar (Granada) en el año 2.010. Y para este año si dios quiere y no tardando mucho, me cogeré al perro y me dejare caer por Huelva....
    Nos veremos pronto!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Diego:
      Es curioso que siendo Huelva tan bonita, bueno Andalucia en general pero me centro en Huelva, y que esté tan mal gestionada...

      Bueno, que cuando vengas mi telefono te lo sabes de memoria. Verás como vas a ver alguno que otro encastadito por aquí. Además, le podrás decir a Osma como van a ser alguno de Pamplona del año que viene con tiempo de antelación.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Marín:
    A ver si pronto puedo ver todo esto al natural y disfrutar con unos cuantos tartesios que andáis por ahí y me llevan a ver los toros de Gerión.
    Será pronto, seguro.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya sabes que aquí te esperamos con los brazos abiertos.

      Un abrazo.

      Eliminar

Se respetarán todas las opiniones y se publicarán todos aquellos comentarios que no contengan ninguna palabra ofensiva hacia el autor o titulares de comentarios publicados.