Si lo intentas puedes perder, si no lo intentas… estas perdido

lunes, 18 de marzo de 2013

CASTILLO DE NAIPES


Nunca había escuchado a Borja Domecq, y después de hacerlo el pasado día 1, llegue a la conclusión de que es un tío majo y sobre todo sensato. Dice las cosas tal y como las ve y entiende y cría sus toros conforme a su manera de pensar, independientemente de si es la correcta o no, pero no se esconde. Y hablaba Borja Domecq del futuro de la fiesta, de que urge una reunión entre partes, de la intención de llevarla a cabo por todas las partes integrantes de la fiesta (menos el aficionado, claro está), pero que la fecha se demora, y se demora...

Pues yo creo que como se demore mucho a lo mejor ni la tienen que hacer, más que nada porque el enfermo no llegue a salir de la U.C.I. Eso sí, estamos dando por seguro de que de esa reunión vaya a salir alguna solución que empiece a normalizar las constantes vitales de la fiesta, que uno personalmente, lo duda mucho. Solo hay que mirar los tendidos de la feria de Fallas en Valencia en su primera parte y en las dos últimas tardes, y preguntarle a Enrique Patón por la de Castellón para para darse cuenta de que la cosa urge, y mucho. Lo de Sevilla puede ser de traca.

Dicen que la fiesta tiene que evolucionar, y no voy a ser yo quien diga que no. Menos en el concepto básico de la LIDIA, que evolucione lo que tenga que evolucionar, puyas, banderillas, trajes de luces y hasta las ayudas de fibra de carbono, pero no el concepto por favor. Y el primero que tiene que evolucionar es el toro, pero a mejor. No sé yo si esta evolución sería, paradójicamente, el volver al pasado. Y me viene a huevo la  “evolución” que ha tenido lo del señor Borja Domecq en casa de Ricardo Gallardo, que sin dejar de ser Jandilla, no parecen ni primos hermanos. Soy bastante “cortito” y de “evoluciones” las justas y precisas, y quizás por eso no me entra en cabeza, con respecto al toro, el que se pida por un lado el toro grande y por el otro el novillo pequeño. Me imagino que debe ser complicado en un año echar doscientos kilos en lo alto a un utrero de un año para otro.

Pero adentrandonos en el meollo del asunto con respecto al ir y devenir de la fiesta, no hace falta decir que los tiempos que corren no son muy propicios para este tipo de cosas. Seamos claros, la fiesta se está volviendo un espectáculo muy selectivo. Un artículo de lujo solo al alcance de bolsillos poderosos y discriminatorio más que nunca. Pagar en la mayoría de plazas setenta euros por un tendido es una auténtica locura en un país de seis millones de parados, y claro está, la gente tiene otras prioridades con la que está cayendo. Muchos, hasta tenemos la mala costumbre de comer a diario. Y la respuesta a todo esto se ve cada días más en los tendidos, donde el cemento es el denominador común en todas. Ferias importantes que reducen festejos, e incluso en la desaparición de festejos en localidades de menor entidad, de provincias como se suele decir, donde los toreros modestos y novilleros iban cogiendo oficio para poder dar el salto a las grandes ferias. Todo se ha reducido a un grupo de diez doce toreros y otras tantas ganaderías que son las que llevan el cotarro de todo esto, y las lentejas, un día, están de lujo, pero a diario... empachan. Para colmo, a los que no manejamos “cash”, nos servía como “consuelo de tontos” la televisión. Pues ni esas. Si se quiere ver toros, a pagar los setenta napos del tendido, como si todos tuviésemos treinta y ocho millones de euros en Suiza. Es lo que hay.

A este ritmo, no hay enfermo que aguante el tirón, y si de algo bueno tiene esta crisis, es que los que manejan esto se están dando cuenta de que lo que han montado es tan solo un castillo de naipes, que al mas mínimo movimiento se puede ir al suelo, y por lo menos tienen la intención de “reunirse”. La cuestión es poner el cascabel al gato, pero habiendo euros de por medio, haber quien es el guapo que tiene los cojones de ponérselo.

Los empresarios, como empresarios que son, lo que quieren es el aumento de sus cuentas corrientes, y si el público que acude a las plazas clavel en la solapa, pelo engominado, puro y cubata pide ferias con las tres figuras de marras, los tres toreros mediaticos y las diez ganaderías de bobas chochonas, pues hala, dos platos (de lentejas). Las figuras se acomodan, sabiendo que los empresarios van a tragar por lo que se les pida por esa boquita, van a estar en esto quince a años a lo sumo, y mientras trinquen (cosa lícita porque son ellos y solo ellos los que se juegan la vida y ponen justamente precio a su trabajo), el futuro de la fiesta se las trae al pairo. El público que acude a las plazas les da igual lo que salga por la puerta de chiqueros, total viene todo de donde mismo y hacen lo mismo, lo que importa es la cantidad y estética de los muletazos en el tercio de muleta, los saltos de la rana y los pares al violin (tambien totalmente licitos). A todos ellos les importa un bledo que ganaderías enteras de encastes únicos se vayan al matadero, total, nadie vamos a vivir más allá de los 90 tacos (el que tenga la gran suerte de llegar), y el que venga detrás que arree.

Por eso dudo mucho, primero en que se reúnan, y segundo de que si se llegase a producir algún día esa reunión, alguno estuviese dispuesto a bajarse los pantalones por y para el futuro de la fiesta. Haber que figura reduciría sus honorarios y cuál de ellos se pegase “el lujo” de matar dos o tres corridas de toros de las denominas “duras” al año. Algunos como Juli o Talavante ya apuntan intenciones. Haber que empresario es capaz de rebajar los precios en taquilla, dejar las entradas a menores de veinticinco y parados (por ejemplo) a precios simbólicos para crear afición, por un lado, y no perderla por otro. Haber cuál de ellos es capaz de exigir a las figuras matar corridas duras y si se niegan, dejarlos fuera de las ferias, para proteger la diversidad de encastes. Bla, bla, bla... mis ilusiones, absurdas, pero ilusiones.

No he querido ni mentar a los ganaderos, porque son los que menos pintan en todo esto. Son los que crían la base de la fiesta y los más maltratados. Podría hacer referencia a lo que cuesta criar un toro, en cifras, durante cuatro años: Piensos (que cada día están más caros), gastos veterinarios, mano de obra, vacunaciones... pero no lo voy a hacer. Solo decir que se están vendiendo corridas de toros enteras por lo que cuesta un solo toro. Eso si tienen la suerte de venderla. Ni tampoco he querido nombrar a el aficionado, aunque si haya nombrado al público que asiste a las plazas, que no es lo mismo. Al final el que mas razón ha tenido en todo esto, y que podriamos elevarlo al nivel de "profeta", fue Jesulín de Ubrique, porque los aficionados caben en un autobús. En un minibus diría yo. Porque no nos olvidemos que tanto el ganadero como el aficionado son dos de los pilares fundamentales del castillo de naipes,  y que el día que sus bolsillos no aguanten más...  será cuando el enfermo pase de la UCI a la capilla sin que nadie lo haya hecho pasar antes por quirofano.

 

6 comentarios:

  1. MARIN:
    Hay veces que pienso que todo en la vida va ligado a las "modas" y que esto va a cambiar. Y quiero pensar, casi obligarme a pensar, que cuando pase la crisis (también obligándome a pensar que pasará) esto se va a solucionar y que la crisis puede tener un aspecto positivo en el toro. Pienso que las figuras para llenar la plaza tendrán que hacer esfuerzos con otro tipo de toros, que las ganaderías se están reduciendo y supongo que se estarán quedando con lo "mejor", que ,como dices, los empresarios, ganaderos y toreros se tendrán que reunir y espero que algo arreglen (aunque sea un poco), y a veces veo que cada vez más el público está harto de lo mismo, que no solo somos nosotros los que pedimos el toro de verdad y que cada vez más el público pide integridad, bravura, encastes, que se realicen todos los tercios... Quiero pensar, por no tirar la toalla con 21 años, que esto está cambiando lentamente y se va a solucionar.

    Pero hay veces que me falla la cabeza y "no me puedo obligar a pensar" y estoy por dejar de luchar por el toro. Cuando veo los toros arreglados en todas las plazas, a las figuras destoreando, al público hablando sin propiedad alguna y aplaudiendo hasta lo mal hecho, cuando veo que aficionados de toda la vida se van, que ganaderías emblemáticas desaparecen, y cuando veo a esos toreros hablando del arte ante un toro bravo que ya no es bravo sino es un toro que es la mitad del de antes, que si le da por tener cuernos se los quitan, veo que embiste como embiste mi perro al pañuelo de la cocina, que no es necesario picarlo ni nada y, lo que más miedo y coraje me da, veo que el toro ni da sensación de peligro, ni de miedo y parece que lo puede torear cualquiera... Entonces, amigo mío, pienso que mejor cerrar el blog, que mejor dejar de vivir pensando en cada momento en el toro, que mejor buscarme otra afición ahora que estoy a tiempo y que a los toros que los defienda otro.

    Todavía me puedo obligar a pensar lo primero, pero veremos cuanto soy capaz de aguantar porque el otro día fui a un bar a ver la corrida de Valencia de Castella, Perera y Manzanares y me fui al tercer toro indignado.

    MARIN perdón por tan extensa parrafada pero es que el toro lo es todo para mí y me empiezo a dar cuenta que me van a quitar toda mi vida siendo tan joven y, para que engañarnos, me puede la mala leche.

    Un abrazo, enhorabuena y, de nuevo, perdón por ponerme tan pesao.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te has extendido para nada Alberto, es mas, te lo agradezco. Quizás sea de las ultimas entradas "desarrolladas" como a mi me gusta llamarlas. No estoy pasando por mi mejor momento y creo que en el mundo del toro conmigo ya han podido. No estoy hablando de abandonar mi pasión, porque como tu dices, el toro es buena parte de mi vida, pero no veo motivación por ningun lado.

      El no poder ir a los toros, porque economicamente no me lo puedo permitir, y el ver cosas como las de Fallas en Valencia, donde ves a toreros como Fandiño que se la juegan de verdad y no se les tiene en cuenta, y luego ves a El Cordobés o Fandi, que con su tauromaquia, tan lícita como otra cualquiera, que salen a hombros en una plaza de primera, pues te hace pensar que a esto le quedan dos dias. O por lo menos a la fiesta que yo conocia. Esto ya no me motiva.

      No digo que vaya a cerrar el blog, pero me limitaré a poner solo fotografias y vídeos del toro en el campo, que es lo único que me motiva y que por otro lado, es lo único a lo que me han dejado acceder sin posibilidades económicas. Así que si dejas de ver entradas por aquí no te extrañes, pero es que ya no hay nada de que escribir. Es mas, si no fuese porque se que estais ahi detras dos o tres como tu, Enrique Martín, José Cisneros, Kaparra y pocos mas, esto lo hubiese cerrado hace tiempo.

      Un abrazo Alberto y perdona por la chapa.

      Eliminar
  2. Hola José María:

    De toros entiendo tanto como de chino...pero siempre me alegra visitarte en tu blog y empaparme de esa pasión tan inmensa, como la es la mía por el fútbol.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esteban, es un placer siempre el verte por aquí, aunque sé que entras muy a menudo por el contador de visitas.

      La verdad es que mi pasión por el futbol es casi igual a la del toro, aunque aquí en España a los que no somos ni partidarios de Barça o Real Madrid se encargan de quitarnos esa afición. Este año, que mi Betis está haciendo una buena campaña, se están encargando de que no entre en competeciones europeas.

      Y como no, el futbol sudamericano lo sigo gracias a tu blog, que es el que me pone las pilas. Un abrazo Esteban, y un abrazo desde aquí a todo Chile.

      Eliminar
  3. Marín:
    Ya ves que últimamente me asomo poco por todas partes y si a eso unimos que la informática se me ha puesto en contra, pues así pasa. Estos señores hablan de evolución, pero a lo mejor resulta que el término exacto es el de degeneración, que también implica cambio, pero perdiendo la esencia y elementos fundamentales.
    Quizás los ganaderos tendrían mucho que decir, pero todos, absolutamente todos, porque si no, pues estamos en la que nos andamos ahora, unos venden y cobran y otros, pues se comen las uñas. Si es que dan ganas de no levantarse de la cama
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sinceramente Enrique, no creo que esto tenga solución. No sé si yo lo llegaré a conocer, pero mis hijos (en caso de tenerlos) lo van a conocer seguro.

      Yo ya me he dado por vencido. No creo que haya nada que me llame la atención en todo esto.

      Un saludo Enrique.

      Eliminar

Se respetarán todas las opiniones y se publicarán todos aquellos comentarios que no contengan ninguna palabra ofensiva hacia el autor o titulares de comentarios publicados.