Si lo intentas puedes perder, si no lo intentas… estas perdido

jueves, 2 de mayo de 2013

UNA PELI DE PISTOLEROS

Hace un tiempo que no escribo nada, me dedico a colgar fotos y enlaces que voy programando poco a poco. Pero ciertos artículos de opinión de reputados periodistas taurinos y comentarios en las redes sociales de prestigiosos ganaderos me hacen coger de nuevo el teclado para no dejar con el culo al aire a muchos AFICIONADOS y LOCOS por el toro que tanto y tanto me han enseñado al cabo del tiempo en estas lides blogueras.

Los recientes percances sufridos por profesionales del toro, en especial el de El Juli en la pasada feria de Abril de Sevilla, ha propiciado que ciertos profesionales de sectores que rodean a la fiesta se lancen al cuello de los aficionados que exigen la integridad y la casta del toro, como si realmente tuviese algo que ver una cosa con la otra, e intentando hacer creer al espectador que están frente a una peli de western donde los buenos son los yankees y los malos los indios Arapajoes (ahora pa´joé). Ejemplos claros los del Sr. Paco Mora en Aplausos tras el percance del Juli, donde califica a los aficionados que escriben sobre el tema taurino de "descontentos (?) que de no ser por la televisión no asistirían a mas de dos festejos menores de pueblo", que aparte de ser periodista taurino también parece ser pariente de la bruja Lola (te pongo dos velas negras). Todo esto acabando por tratar de "negativa lepra" a todos aquellos que, como yo, escribimos en un medio que "nos sale gratis". Faltaría mas que tras no tener dinero a causa del paro para pagar grandes ferias en plazas de primera y conformarnos con dos festejos menores en plazas de pueblo, encima tuviésemos que pagar por escribir sobre algo que nos gusta a todos como es el toro. O como el tuit de la ganadería de Nuñez del Cuvillo donde deja una retahíla de nombres de profesionales del toro con la "sorna" de que han sido heridos por toros "comerciales" (Via Toro, torero y afición porque yo no tengo ni twiter ni Facebook).

Pero el Sr. Mora y el que pusiese el tuit de Nuñez del Cuvillo son solo un par de ejemplos de muchos periodistas o ganaderos a la moderna usanza que están esperando que la sangre corra en el ruedo para apuntar con el dedo a muchos aficionados cabales. Aficionados que por otra parte solo exigen un toro INTEGRO y ENCASTADO. No he visto ni un solo blog donde se hayan alegrado del percance de ningún torero, mucho menos del Juli, que califiquen a las ganaderías por las cornadas que den o dejen de dar y que el hecho de pedir un toro que transmita EMOCIÓN en el ruedo no quiere decir que estos aficionados tengan que cargar con la culpa en sus espaldas de la muerte de Manolete. El interés en la fiesta esta en la emoción, y la emoción, por muchas vueltas que le den ustedes, la da un toro que de la sensación de querer coger . La he puesto en negrita para que se intente ver que no es lo mismo sensación de querer coger que queramos que cojan. Solo es de CINICOS y de BOBOS pensar que los que pedimos integridad y casta en los toros queramos que caigan heridos profesionales del toro. El que piense así, allá el con sus pajas mentales y sus noches de insomnio.

Quizás la diferencia entre periodistas de "elite" taurina y aficionados que se dedican a escribir sobre una pasión como es el toro la haya dado sin querer el Sr. Paco Mora en su artículo de opinión. Mientras los primeros asisten a todas las grandes ferias,  sin pasar por taquilla, sentados en tendidos de sombra y sobre todo trabajando (o sea, ganando dinero), los demás PAGAMOS por ver toros, aunque sea en festejos menores de pueblo y en tendidos de sol que nos sale mas baratitos. No vivimos del toro, nos cuesta dinero el toro. Y si alguna que otra vez el tendido nos sale gratis, nos llevamos una vida agradeciéndolo. Pero no vea usted Sr. Mora la cantidad de toreros humildes que hemos visto delante de toros con cara de toro y la cantidad de novilleros sin caballos que conocemos, aparte de conocer también gracias a la tele (cuando nos dejan) a las figuras del escalafón. Pero estos mismos periodistas son los que luego no se preocupan por estos toreros humildes, no conocen a los novilleros sin caballos ni se preocupan cuando presentan una feria de postín con seis nombres de figuras que se reparten entre ellos doce festejos. No informan de la suerte de varas, unas veces (la mayoría) porque no la hay y otras porque no interesa, ni tampoco se molestan en reivindicar una de las suertes fundamentales del toreo. Lo que interesa es contar cuantos muletazos da la figura de turno y esperar a que ocurran este tipo de desgracias para apuntar con el dedo a aquellos que les roban el interés a sus crónicas en medios que no cuestan un duro, que ya uno no sabe que es lo que les jode mas.
 
Y lo de los ganaderos ya es de traca. A los tuits de Domínguez Camacho se ha unido el de Nuñez del Cuvillo, que aparte de llevarse un tiempo coleccionando toros indultados (algunos injustamente reconocidos por el propio ganadero), ahora le da por llevar de inicio una "monada" de corrida de toros para que se le rechacen cuatro o cinco y volver a la finca por mas. Lo mismo le pasa a Garcigrande, como es el caso de la última feria de Abril de Sevilla. Y cuando vuelven al día siguiente con mas toros, resulta que son unos auténticos tíos que no estaban el día anterior en la finca y que parecen que han crecido durante la noche como los espárragos. Luego resulta que se lidian y además salen extraordinarios. En este espacio y por parte de quien les escribe, siempre se ha dicho que este tipo de "monadas" de toros también da cornadas, y que una de las tardes en las que me partí las manos a aplaudir fue en las pasadas ferias colombinas de Huelva, justo en la tarde en que precisamente El Juli y Nuñez del Cuvillo dieron una gran tarde de toros, con un torero importantísimo y con toros exigentes. Lo mejor para ver toros es no ir predispuestos ni a favor ni en contra de ningún hierro, maxime cuando un hombre se está jugando la vida. Pero de ahí a sacar pecho cuando profesional cae herido... es de ser muy inconsciente. Las cornadas existen (desgraciadamente) desde que existe la misma fiesta.
 
No sé a ustedes señores, pero a mi, como persona que se ha vestido de luces (lo de torero lo ponen o ustedes o no, me da igual) me pone de una mala ostia tremenda cuando escucho en el tendido esa famosa frase de "eso también lo hago yo" o "a ese también le pego pases yo". Pues todo esto es consecuencia del tipo de toro que se lidia ahora, que aunque también da cornadas, ha perdido toda la credibilidad y la sensación de poder darlas. Pues esa puta frase se escucha cada día mas en los tendidos, porque si el toro pierde credibilidad lo hace la fiesta, y a lo mejor lo que quieren estos indios es que la fiesta de la que viven figuras, ganaderos y por supuesto periodistas siga con la misma verdad de siempre antes que se pierda. Pero como en las pelis de pistoleros, el indio siempre será el malo de la película.
 
 
P.D.- Gracias a Dios que tanto el Juli como los demás profesionales heridos en nuestras plazas se van recuperando poco a poco. Ojalá los podamos ver pronto vestidos de luces de nuevo. Quería dedicar esta entrada a todos aquellos/as que defienden la fiesta a través de sus blogs y a profesionales de la información taurina que aparte de no criticar a aquellos que vemos lo mismo que ellos, tienen la deferencia de pasarse por estos humildes sitios GRATUITOS PARA TODOS. Y especialmente a todos aquellos/as que me han dado sus ánimos para volver a coger el teclado aunque esto solo sea algo esporádico. GRACIAS.

14 comentarios:

  1. !!!!OLESSSS!!!!! con dos bemoles señor Marin, me rindo a sus pies, o a sus escritos, y a sus fotos.
    Kaparra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Kaparra. Tendría que ser yo el que se rindiera a los pies de todos vosotros por aguantarme y estar siempre ahí.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. MARIN: Primero agradecerte que vuelvas a coger el teclado y segundo agradecerte que escribas de esto. Estoy totalmente de acuerdo con la entrada. Manda coj... la cosa. Seguro que esos que escriben y son periodistas no pagarían por entrar a una plaza de toros (ellos entran cobrando), seguro que no saben de toros ni la mitad que muchos de los que tienen blog y escriben de forma gratuita y, por supuesto, que no aman al toro como lo hacen los aficionados de verdad.

    No hace falta verse todos los festejos de la feria de Abril, todo San Isidro, los de la Semana Grande... Lo que hace falta es tener afición y ser observador. Estoy seguro que se aprende más en un tentadero que en 20 festejos en una plaza de primera hablando con el de al lado y atento a lo que queda de vaso.

    Pero claro si eres periodista y has llegado a esto de casualidad no puedes permitir que unos aficionados sepan más que tu que estudiaste para escribir. Y te da igual la fiesta, el toro, los vaqueros, los novilleros que empiezan y la suerte de varas. Tu te arrimas a la figura (que es la que da dinero) lo pones a la altura de Dios y a final de mes el bolsillo lleno, y si así te cargas la fiesta ¿qué más da? si la mitad han llegado a esto por casualidad...

    En fin MARIN que me enciendo con estas cosas. Yo no soy capaz de escribir de esto porque acabo metiendome con todo el mundo y los pongo a todos a parir y, encima, soy yo el que se lleva el cabreo.

    Gracias por decir las cosas como son y por poner a cada cual en su sitio. Como no defendamos lo nuestro los que chupan del bote acaban con todo.

    Un abrazo y enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Alberto. Sinceramente no me gustan escribir este tipo de entradas porque las escribo muy encendido. Ya sabes que yo soy mas de curtirme en el campo, en herraderos y tentaderos como dices, pero tampoco iba a dejar que nadie apuntase contra los que aman esto de forma tan gratuita (valga la redundancia). Y entre estas personas a las que no quería dejar sola estas tu Alberto, que con tu blog se aprende mas de toros que en toda la feria de Abril entera.

      Un abrazo campeón.

      Eliminar
  3. Comparto totalmente tu criterio al respecto del tema que has tratado con tanta amplitud y claridad.
    Ese es uno de los que nos tiene calificados como "periodismo residual". Bueno, pues residual; bueno, pues periodismo. Pero la verdad de todo esto es que desde este milagro de la comunicación, los aficionados nos estamos comunicando; lo que unido a la crisis, hace que se le estén abriendo los ojos a los que antes regalaban orejas, su aplauso y su dinero, dejando a un lado la verdad de la Fiesta El Toro y la dura realidad del enfrentamiento con la Muerte a través de un animal al que amamos hasta extremos indescriptibles, que no entiende nadie a no ser que sea uno más de los qué padecemos o disfrutamos de esta Bendita Locura: Los Toros, La Fiesta, El Toreo. Hay que erradicar de estos tres conceptos la parabra "espectáculo"; ésto tan maravilloso, real, tangible, sucede, se vive, se muere no debe ser un espectáculo.

    Saludos de Gil de O.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una de las personas a las que va dirigida esta entrada es a ti Gil de O., que como profesional de la información siempre estas ahí, al lado del toro, de la fiesta y del aficionado. Siempre defenderé a profesionales como usted, que un día, después de pegarme cerca de cuatrocientos kilómetros, me enseñó de toros como nunca. Eres la demostración de que todavía quedan periodistas íntegros.

      Un abrazo enorme y gracias por la visita.

      Eliminar
  4. Marín:
    Hay que agradecerle a don Mora, el señor Paco, que te haya hecho retomar el teclado, aunque seguro que también lo habrías hecho si hubieras visto una corrida con seis toros de bandera y tres toreros pasándoselos por la faja. Pero chico, no se pueden pedir peras al olmo, ni intentar juzgar a estos señores/ caballeros/ lo que sea, según los criterios lógicos del aficionado a los Toros, porque él tiene que cuidar por sus intereses y si para ello tiene que soltar verdaderas barbaridades, incluyendo muchas memeces, pues hala, adelante con los faroles. No les preocupa nada. Igual es porque ya no pueden preocuparse por su dignidad, la perdieron, y sí por su bolsillo. Perdida aquella es muy difícil rellenar el depósito, casi imposible, en cambio, el bolsillo se puede rellenar y vaciar una y mil veces y si se carece de esa dignidad, todavía mejor y más rápido. Y luego estos son los que se desahogan pegando palos a los que casi no torean, o a los chavalines que no pertenecen a ninguna casa importante. Tienen comportamiento de mansos sin casta, escapan, pero si ven que cogen chicha, pegan el derrote certero y a traición. Perdona por el rollo, pero no sabía como cortar, una vez que me hierve la sangre, tardo en conseguir enfriarla.
    Un abrazo y benditas apariciones las tuyas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enrique:
      Ya le he dicho a Alberto que no me gusta escribir este tipo de entradas, mas que nada porque las escribo muy encabronado. Me parece genial que un profesional de la información mire por el pan de su casa, pero que lo haga con objetividad y no atacando a los aficionados.

      Estos son los mismos que antes trataban a Padilla de torero vulgar y ahora se hartan de elevarlo al infinito, ahora su toreo es mejor que nunca cuando se ha partido toda la vida la cara con Miuras, Victorinos y vaya usted a saber.

      En fin, que de rollo nada. Para parrafadas las que te dejo yo de vez en cuando en tu blog. Sabes que aquí tienes un sitio preferente.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. El Sr. Cuvillo no ha visto un toro íntegro en su vida. Y si lo ha visto ha mirado para otro lado o lo ha mandado al matadero, no vaya a ser que se lo acepten en Madrid y ya la hemos liado. Es mejor llevar 14 reses para que te escojan 4 y haya que remendar con algún sobrero que haya por los corrales. Ante semejante despropósito de declaraciones, lo mejor que uno puede hacer es leer opiniones serias, veraces y cabales, como la de muchos blogs de aficionados que si saben de esto, como es tu caso, o el de decenas de blogs que no están podridos por el sistema taurino actual.

    Me gustaría comparar quién lee la revista Aplausos o estos blogs... o quien lee "Tierras Taurinas" o Mundo Choto. La calidad de unos textos u otros es lo que debería preocuparles a esos periodistas y no el DNI de los toros que hieren o dejan de herir. Porque yo tenía entendido que si un toro te coge es por tu culpa, sea un bodeguero o un Miura.

    Y a Cuvillo ni caso... que siga criando becerras para pasearlos por España.

    Un cordial saludo y a seguir con este estupendo blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias José A.. Si te digo la verdad, he visto toros importantes de Cuvillo, pero también los he visto de otras ganaderías y luego no sacan pecho, y mucho menos por las cornadas que den. Pero también me estoy empezando a acostumbrar a que ganaderías como Cuvillo o Garcigrande lleven quince toros para que le aprueben seis. Si un toro sale bueno y encastado da igual del hierro que sea.

      Un saludo.

      Eliminar
  6. Estaba con ganas de escribir algo en mi blog sobre las andanadas del Sr. Mora, pero dudaba porque ando escaso de tiempo.
    Después de leerme esta entrada ya no tengo duda.
    No lo voy a hacer porque no lo podría expresar mejor ni más claro. Coincido punto por punto con lo que escribes.
    Ahí estamos.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juselín. Creia que era el único que veía las cosas así con respecto al Sr. Mora, pero ya veo que no, que hay muchos.
      Gracias por la visita.

      Un saludo.

      Eliminar
  7. Es un placer volver a leerte y no sufras que "estomagos agradecidos" sienpre lo ha habido.Sigo pensando que cuando te pones delante del ordenador a escribir eres un portento. Esos ratos en El Retoñal te hacen madurar mucho tus razonamientos. Un abrazo MAESTRO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues llevas razón Antonio, que estos espacios en blanco en el blog me hacen pensar muchísimo. La verdad es que da mucha pena leer a profesionales de la información como estos.

      Un abrazo para toda la familia.

      Eliminar

Se respetarán todas las opiniones y se publicarán todos aquellos comentarios que no contengan ninguna palabra ofensiva hacia el autor o titulares de comentarios publicados.