Si lo intentas puedes perder, si no lo intentas… estas perdido

lunes, 28 de julio de 2014

TRASTERO, VUELTA AL RUEDO EN UNA GRAN CORRIDA DE CUADRI EN VALENCIA


Una gran corrida de toros de Cuadri hoy en Valencia según nos llegan noticias desde allí a través de aficionados que han podido disfrutar del festejo lidiado en el coso de la calle Xativa. Una corrida de toros en la que ha sobresalido un toro de vuelta al ruedo, Trastero, herrado con el número 18, lidiado en cuarto lugar y del que según nos cuentan ha sido un TORO COMPLETO EN TODOS LOS TERCIOS, y al que Rafaelillo le ha cortado las dos orejas en una buena faena. También me dicen que el torero murciano ha contado con el mejor lote, con un primer toro, Costero, numero 22, que ha sido otro de los toros buenos de la tarde junto a Batidor, numero 19 primero del lote de Jesús Duque.

En el quinto toro, la afición valenciana a obligado al ganadero a ponerse en pie en el tendido y recoger una gran ovación espontanea tras el discurrir del festejo. Esto es lo que dice la prensa sobre el festejo:

Mundotoro.-
No lo dejó escapar. Rafaelillo se subió al tren deCuadri en el cierre de la Feria de Julio. Aprovechó las virtudes de 'Trastero', un bravo convoy -equiparable, al igual que toda la corrida a este medio de transporte por su caja, volumen y hondura- con el que esta tarde Valencia vivió una apoteosis en una gran faena de Rafaelillo, que unida a la de hace unos días en Mont de Marsan, vuelve a poner al diestro murciano en el circuito. Dos orejas de ley y una vuelta al ruedo paraTrastero, un bravísimo astado que mereció con creces tan codiciado honor.


Foto: Aplausos
El público vivió con emoción esta gran faena y también el resto del encierro, que enlotó varios ejemplares de buena condición -los nobles y buenos primero y tercero, además del ya mencionado excelente cuarto. Eso, la apoteosis del cuarto y dos espectaculares suertes de varas en ese mismo toro y en el quinto, propiciaron que Valencia tributara de manera espontánea una sentida ovación al ganadero, que presenciaba la corrida desde el tendido. Jesús Duque dejó buenos momentos con el tercero, una faena por la que hubo petición de oreja que el presidente no concedió porque el toro se paró mediado el trasteo. Bolívar no tuvo muchas opciones con el parado segundo y luego con el tardo quinto.

La explosión llegó en el extraordinario cuarto, del que Rafaelillo cortó dos orejas. Trastero, un toro que fue premiado con la vuelta ruedo y al que el murciano toreó a placer a un bravisimo astado de embestida larga, pronta, que humilló y tuvo duración permitiendo al diestro una faena larga y de buen son por ambos pitones. Trastero fue bravo hasta el final y se mantuvo en pie luchando con la muerte. el público premio a Rafaelillo don dos orejas y brindó una ovación unánime al ganadero, que presencia la corrida desde el tendido.

Antes Rafaelillo perdió una oreja por pinchar al buen primero de Cuadri que abrió la última de la Feria de Julio. El murciano, que fue ovacionado, entendió bien y estuvo a gusto frente a un toro que tardeó pero que fue noble y humilló con recorrido en la muleta del diestro, que destacó en buenas series con la mano derecha. Sin embargo, todo se fue al traste tras fallar estrepitosamente con los aceros. Rafaelillo saludó una ovación y el toro fue aplaudido en el arrastre.

Rafaelillo y "Trastero", un extraordinario toro de Cuadri premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre, han sido los dos grandes triunfadores del último festejo de la Feria de Julio en Valencia. El murciano abrió la última puerta grande del abono en un festejo en el que Luis Bolívar fue silenciado y Jesús Duque ovacionado con la buena corrida del hierro onubense.


Foto: Aplausos
Rafaelillo cortó las dos orejas del cuarto, un soberbio toro de Cuadri premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre. El animal, bravo en varas y pronto en banderillas, sacó nobleza y recorrido en la muleta, siendo exigente a la vez. Los honores de la vuelta para "Trastero" fueron concedidos con toda justicia. Rafaelillo anduvo muy dispuesto con él, desde el quite por chicuelinas coronado con una media muy buena, hasta la asentada faena de muleta, en la que el murciano consintió al toro y le bajó bien la mano. Dos o tres extraordinarios ayudados por bajo precedieron a una gran estocada que tiró al toro sin puntilla.

El Mundo.-
Se abrochó el ciclo juliano con una corrida torista: Hijos de Celestino Cuadri, hermoso y hondo sexteto. Doce años que no se lidiaban en Valencia. Y Fernando Cuadri, el ganadero, terminó saludando en un tendido alto la ovación que le dio la gente de forma espontánea por el interesante comportamiento de sus toros.

Este reconocimiento fue, sobre todo, por el juego del cuarto, 'Trastero', un toro bravo. Gran pelea en varas. Con todo iba. El toro de la feria. Enorme Rafaelillo, la faena de la feria, también. Con la capa firmó una media cumbre. Poderoso, listo, artista, se inspiró en los adornos y en el broche, muy torero. Lo toreó con templanza y profundidad en el nudo de la obra. Dos orejas al torero, vuelta al ruedo al toro, arrastre lento y ovación cerrada. La emotividad del toreo, la intensidad de la bravura.


2 comentarios:

  1. Marín:
    Yo lo veo con poco fondo, poca toreabilidad, metiéndose para adentro, reponiendo muy pronto y fuera de tipo. ¿Qué te parece? Mal, claro. Pues hay a quien le parece perfecto. Que forma de quererse comer la muleta. Que diferencia entre querer cogerla para deshacerla o seguir la zanahoria. Además está pendiente de lo que hace el trapo para ir a por él. Lo que siento es el mal rato que habrá pasado el ganadero al tener que saludar allí mismo. Mi enhorabuena y mi agradecimiento a ese fantástico aficionado. ¿Será tan difícil ver esto en más toros? Deberían ponerlo como ejemplo de casta y bravura.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enrique:
      El mismo torero ha dicho publicamente que este "era para estar dispuesto con el. Que o le cortaba las orejas o lo mandaba para casa". Pues fíjate que últimamente no estaba yo muy por Rafaelillo pero me tengo que quitar el sombrero con el torero por ser tan sensato. Por lo poco que he visto ha estado bien con el toro, porque con ese había que tenerlos para estar ahí. Pero el toro pedía distancias siempre y Rafaelillo al final de faena no se la dio, por eso el toro en las cercanías se lo pensaba mas. Pero en general, por lo que me cuentan desde Valencia, dicen que fue apoteosico, que la gente estaba loca.
      El ganadero, pues te puedes imaginar con lo "cortados" que son para ponerse en pie a recoger la ovación de la plaza, algo inusual por cierto. Pero si te puedo asegurar que están muy contentos con el toro y con alguno que otro mas de la corrida. Y ya ves Enrique, donde se busca la casta, de vez en cuando salen encastados.

      Un abrazo.

      Eliminar

Se respetarán todas las opiniones y se publicarán todos aquellos comentarios que no contengan ninguna palabra ofensiva hacia el autor o titulares de comentarios publicados.