Si lo intentas puedes perder, si no lo intentas… estas perdido

sábado, 1 de noviembre de 2014

RECUERDO A MANOLITO LITRI

Se acercan días muy especiales donde nos acordamos de los que ya no están con nosotros, y con ese motivo quería dejar recuerdo de un torero onubense, perteneciente a la dinastía taurina mas antigua del país como es la de los Litris. Manuel Báez Gómez era hijo del también torero onubense Miguel Báez Quintero y hermanastro de Miguel Báez Spuny. Nacio en Huelva y falleció tristemente en Málaga el 18 de Febrero de 1926 a causa de una cornada de un toro de Guadalest justo una semana antes. 

El amigo Melchor me ha mandado unas fotos de su mausoleo en el cementerio de Huelva para recordarle y para acompañarlas me he buscado un poco de la biografía del torero onubense, que quien mejor que Vicente Parra para contárnosla. Os dejo un extracto de la misma y el enlace a Huelva Taurina para que el que quiera pueda leerla al completo.

Vicente Parra (Huelva Taurina)


Nacido de la relación extramatrimonial del matador de toros Miguel Báez Quintero y de Margarita Gómez, empleada de su domicilio, vio la primera luz en Huelva el 3 de agosto de 1905. Dado que en el matrimonio entre su padre y su esposa Antonia Hernández Díaz no tenía hijos, el pequeño Manolito fue acogido felizmente en el domicilio matrimonial, donde se crió. Lógicamente, esa relación paternofilial hizo que en el pequeño fuera aflorando la afición taurina, por lo que, desde su infancia, Manolito mostrara sus deseos de ser torero, tarea en la que era, además, animado por numerosos amigos y admiradores de su padre.

El 15 de agosto de 1920 y en la localidad de Valverde del Camino vistió su primer traje de luces, actuando junto a Rafael Posada, con reses de M. Castilla. Aquella tarde cortó una oreja. Dio un paso más en su carrera taurina debutando con caballos el 3 de agosto de 1922, el mismo día que cumplía 17 años. Aquel día actuó con Joselito 'El Algabeño' hijo y Pepe Belmonte, lidiando novillos de Campos Varela.

Se anunció su alternativa para el día 28 de septiembre de 1924 en la plaza de Sevilla, ceremonia que iba a ser apadrinada por Manuel Jiménez 'Chicuelo' y con el testimonio de Pascual Lalanda, con reses de Moreno Santamaría. Unos días después, concretamente el 9 de octubre, y en festejo a beneficio de la Cruz Roja, Manolito confirmó su doctorado de manos de Lalanda, actuando el rejoneador Antonio Cañero y Nicanor Villalta en la lidia de reses de Villamarta. La temporada de 1925 estuvo preñada de éxitos para el joven torero onubense, destacando el obtenido en la Corrida de la Asociación de la Prensa de Madrid celebrada el 16 de julio. Aquel día actuó junto a Luis Freg, Nicanor Villalta y Cayetano Ordóñez 'Niño de la Palma', que confirmaba su alternativa. En los chiqueros, astados de Vicente Martínez y E. Hernández. El onubense, que cortó dos orejas de su primero y dio la vuelta en el otro, fue proclamado, tras votación popular, triunfador del festejo y ganador de la 'Oreja de oro' .


El torero tenía previsto iniciar la campaña el día 28 de febrero, actuando en su tierra junto a Zurito en una corrida organizada por su Tertulia; sin embargo, el desacuerdo entre Antonio Márquez y la empresa de Málaga para intervenir en una corrida regia, hizo que Manolito 'Litri' fuese contratado para intervenir en el festejo junto a Marcial Lalanda y Antonio de la Haba 'Zurito' para lidiar reses de Guadalest en la tarde del 11 de febrero, bajo la presidencia de Alfonso XIII.

Foto: Melchor
El segundo de la tarde, 'Extremeño' de nombre, berrendo en negro y bien armado, dio síntomas de vencerse por el pitón derecho, como la cuadrilla hizo notar al diestro onubense, quien, tras brindar al palco real, comenzó su faena, pero al segundo pase el toro le alcanzó, volteándole aparatosamente para volverle a coger y lanzándole por el aire. En la enfermería, Litri fue curado de una herida de diez centímetros de extensión por otros diez de profundidad en el triángulo de Scarpa derecho, con gran hemorragia venosa. Tras la cura, fue trasladado a la clínica del doctor Lazárraga, donde quedó hospitalizado. Unos días después, concretamente el 18 de febrero, hubo necesidad de amputar la pierna derecha tras haber dado su conformidad el padre del torero. Cuando recobró el sentido tras la intervención, el diestro conversó con su padre, el mozo de espadas 'El Salao' y con sus banderilleros Vito y Galea, quienes le ocultaron la amputación del miembro.

Tras esta conversación, Manolito, que no podía conciliar el sueño, pidió una novela para leer, quedando amodorrado hasta que, de madrugada, el doctor Lazárraga comprobó que el torero no tenía prácticamente pulso, por lo que se procedió a su reanimación mientras Manolito se despedía de sus íntimos. Pidió la presencia de un sacerdote y, tras abrazarse a su padre, entró en estado agónico, falleciendo a las once de la mañana del día 18 de febrero de 1926.

Foto: Melchor

2 comentarios:

  1. Gracias marin a ti y a vicente parra por tan maraviso articulo. Sin duda alguna es la cara amarga de la fiesta brava de nuestra fiesta pero a la vez y aunque parezca extraño es una de las partes que engrandecen al toreo que un hombre pueda enfrentarse a un toro bravo en el que casi siempre sale vencedor pero en el que el mas minimo error puede llegar a tener consecuencias fatales como en este caso la del torero manolito baez o otros muchos como paquirri,bienvenida,cranero,terron etc etc hombres todos que regaron con su sangre los alberos de los ruedos para que la tauromaquia fuese mas grande aun por todos ellos hoy alzo mi mirada al cielo y guarso un minuto de silencio por todos estos heroes. Un abrazo melchor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si Melchor, esta es la grandeza de la fiesta. Un abrazo y gracias de nuevo por las fotos.

      Eliminar

Se respetarán todas las opiniones y se publicarán todos aquellos comentarios que no contengan ninguna palabra ofensiva hacia el autor o titulares de comentarios publicados.