Si lo intentas puedes perder, si no lo intentas… estas perdido

viernes, 14 de agosto de 2015

A LA MADRE DE UN TORERO



Iba a decir antitaurino, pero no, tengo amigos a los que no les gusta los toros, respetan a todo el mundo y no merecen que los baje a una categoría tan baja y tan rastrera como la tuya. Te voy a llamar como lo que eres, como un/a extremista radical, como lo mas detestable que se pueda echar una persona en cara. Criticar a cualquier madre que da su vida por sus hijos es lo último, pero criticar a la madre de un torero es para no perdonarlo en siete vidas que tengas.

Si tu poca masa cerebral te dejase pensar por un solo instante lo que la madre de un torero sufre cuando ve salir a su hijo/hija por la puerta de casa sin saber si lo va a volver a ver, seguro que te lavarías esa boca para criticarla. Porque ellas son las que verdaderamente llevan la procesión por dentro. Porque ellas son las que curan los puntos en momentos de cornadas, las que pasan esas noches en vela en hospitales o en el sofá de casa el día antes del festejo. Las que siempre tienen una sonrisa para sus hijos cuando estos llegan a casa cada tarde después de jugarse la vida con un triunfo bajo el brazo, aunque esa sonrisa les cueste la misma vida. Ellas son las que sirven de paño de lagrimas en los fracasos y las que se rompen las rodillas y las espaldas limpiando escaleras para poder comprarle a sus hijos/hijas su primer traje de luces. Mientras que la madre de un torero transmite valores a la sociedad, tu solo eres capaz de transmitir odio y un desprecio visceral a todo lo que te rodea. No te conozco, ni quiero, pero si tienes tiempo y eres padre o madre también, ponte en su lugar por un momento, aunque sé que eso de la empatia es pedirte mucho. Búscate un espejo y haztelo mirar.

Pero en este caso la falta de escrúpulos te ha quitado la careta. Porque la madre de ese torero lleva soportado mucho mas de lo que tu soportarás así nazcas cien veces. Esa SEÑORA ha hecho de tripas corazón durante cuatro largos e interminables meses por un asunto durísimo y a la vez sacaba fuerzas de donde no las tenía para apoyar al torero. Porque esa madre ha sabido transmitir humildad y la dignidad a sus hijos, esa misma humildad que tu hace tiempo vendiste a cambio de un minuto de protagonismo. Tus dos escasas neuronas no te dan para pensar que la madre de un torero tiene ya bastante con aguantar el sufrimiento por una profesión que su hijo/hija a elegido LIBRE Y LICITAMENTE, como para aguantar una opinión asquerosa como la tuya que, por otro lado, ni se te ha pedido ni le interesa a nadie.

A ti extremista radical, te pensaba pedir que recapacitaras, pero es mucho pedir para alguien que esta vacío/a de todo. Pero es mucho pedir, porque para eso tendrías que tener principios y decisión propia. A ti que serías capaz de destripar a tu propia madre a cambio de un minuto de gloria para satisfacer tu ego, a ti te digo que cualquier madre es sagrada, hasta la tuya. Pero la madre de un torero es especial. Esa no se toca. Y esta a la que le has hecho saltar las lagrimas por tu extremismo absurdo,... a esa le tienes que hacer la reverencia cada vez que la vuelvas a ver. Porque jamás llegarás a la altura ni para lamerle el talón a la madre de un torero, pero a esta...a esta así nacieras mil veces IMBÉCIL.


P.D: Dirigido a todas las madres de esas personas que se juegan la vida todos los días en un ruedo vestidos de oro, plata o azabache, pero en especial a una a la que tengo muchísimo respeto y que esta tarde ha hecho que me siente a escribir esto.

7 comentarios:

  1. ¡Bien dicho! Bien hecho! Enhorabuena. // Atte., Torotino

    ResponderEliminar
  2. Gracias por esas palabras te las da la madre de un niño de 9,años que le gustaría ser torero y ya ha toreado una Becerril gracias de todo corazon

    ResponderEliminar
  3. Que cosa más bonita has escrito Marín, y que pena que exista gente en este mundo para faltar al respeto a una madre. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isa, muchas gracias. Hay cosas en esta vida que son intocables. Las madres una de ellas, cualquiera, da igual la que sea, pero desgraciadamente todavía hay energumenos/nas por ahí vacios de todo y dispuestos a cualquier cosa.

      Gracias por estar siempre ahí Isa. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Que cosa más bonita has escrito Marín, y que pena que exista gente en este mundo para faltar al respeto a una madre. Saludos.

    ResponderEliminar

Se respetarán todas las opiniones y se publicarán todos aquellos comentarios que no contengan ninguna palabra ofensiva hacia el autor o titulares de comentarios publicados.