Si lo intentas puedes perder, si no lo intentas… estas perdido

viernes, 6 de mayo de 2016

MULAS. DESDE LLODIO AL ROCIO.

Andrés Gamilla, José Ramón Larisgoitia, Adolfo Guerrero y Pedro Zayas son cuatro jubilados de Llodio (Álava), miembros de la Cofradía de San Roque, patrón de la localidad alavesa, que el pasado día 1 de Abril se liaron la manta a la cabeza para echarse a los caminos y bajar desde el norte hasta lo que para este que les escribe como onubense, y para todo rociero es el paraíso: La aldea del Rocio en Huelva. Sin lugar a dudas que llevan dos grandes compañeras de viaje, con el mismo protagonismo que ellos, y que sin su trabajo nada de esta aventura sería posible. "Charo" y "Chula", dos preciosas mulas que según he podido recabar información por ahí, después de mucho buscar las compraron en Sahagún (León), y que ellos mismos se han encargado, sino de domar, de acabar de hacerlo.
Hay historias entrañables en esto de la fe rociera  a lo largo de la geografía mundial. Hasta mi tierra se desplazan a lo largo del año, y en fechas de la romería especialmente, gente de  todo el mundo: Bruselas, Brasil, México...contando, como es natural, de toda las partes de España. Hermandades de todos los sitios del territorio nacional y algunas internacionales, pero esta es especialmente entrañable y curiosa a la misma vez. Cuatro jubilados vascos que según palabras suyas, no los une nada ni con Andalucía ni con Huelva y que ellos mismos quieren comprobar en sus carnes lo que cuentan del fervor a la Virgen del Rocío y sus gentes. Sabia decisión. No saben ni bailar sevillanas e incluso llevan en el móvil la salve rociera, pero el meterse en el pellejo mil kilómetros para llegar a verla a ella...sencillamente no tiene precio. 

Aparte de la dureza del recorrido y los problemas que se hayan podido encontrar en el camino, algunos que se consideran "animalistas" se han empeñado en agobiar (sin éxito) la ilusión de estos señores. A veces la absurdez humana es caprichosamente un sin sentido continuo, y la realidad muchas veces supera a cualquier ficción. A los pocos días de la salida, a algún "iluminado" de estos del siglo XXI se le ocurre recoger firmas en una famosa plataforma para paralizar el viaje alegando que los animales sufrían maltrato por la cantidad de kilómetros que iban a hacer. La ignorancia, que es muy atrevida o el afán de protagonismo que es el peor compañero de viaje en momentos de aburrimiento. No hay mas que echar cuentas y darse cuenta que desde la fecha de salida hasta el Rocío (16 de mayo, lunes de pentecostes) transcurren 45 días. Si se dividen kilómetros entre fechas sale una media de 30 kilómetros al día con jornadas de descanso, añadiendo que las mulas van tirando de un carro SOBRE RUEDAS y no sobre un arado. Hasta cuando durará esta pesadilla de que se den cuenta que los que mas amamos a los animales somos los que mas los cuidamos y nos desvivimos por ellos. Gracias a  Dios han recibido mas apoyo que criticas y pronto verán cumplido su sueño, y Charo y Chula siempre han estado cuidadas y mimadas tanto por sus propietarios como por todos los que han estado a su lado por cada pueblo por donde han ido pasando.

He estado siguiendo sus pasos a través de Facebook, en un perfil llamado "MULOS", enganchado como si de una telenovela se tratase. Me quedo con la ultima parte a la que hacía referencia, al trato recibido por estos señores a lo largo del recorrido, con las muestras de apoyo que han tenido Joserra, Andrés, Adolfo, Pedro, Chula y Charo por cada uno de los pueblos por donde han ido pasando y donde han ido pernoctando. Gente anónima, rocieros de todas las partes de España, gente que altruistamente han ido ofreciendo sus casas y picaderos para las pernoctas, cercados llenos de verde para las bestias, piensos, herradores, veterinarios para las mulas. Personas que los paraban por el camino para ofrecerles avituallamiento con lo poco que tenían o simplemente sus ánimos. Alcaldes de pueblos, presidentes y comisiones de hermandades rocieras que los esperaban para acogerlos. Todo esto me hace pensar que todavía existen gentes de bien, gentes unidas por la fe rociera o por el simple amor y afición a los equinos. Mi gente al fin y al cabo. Actualmente andan por la sierra de Sevilla, y la proximidad geográfica a el Rocio, donde llegarán el próximo jueves día 12 junto a la hermandad de Coria del Rio, hace que el apoyo sea mas unánime si cabe. Allí estaré si puedo, en el Rocío, para darles la bienvenida que se merecen a estos cuatro rocieros vascos y a dos mulas de campeonato. Ojalá el recibimiento en mi tierra sea el que se merecen, que no tengo duda ninguna de que será así. 

Enhorabuena pues a Andrés Gamilla, José Ramón Larisgoitia, Adolfo Guerrero, Pedro Zayas, Chula y Charo. Ya estáis aquí, y dentro de poco vuestro estandarte de San Roque estará a los pies de la Blanca Paloma. Cuatro rocieros mas, vascos mas concretamente, que como dicen por ahí arriba, los rocieros nacemos donde nos da la gana. ¡¡VIVA LA VIRGEN DEL ROCÍO!!, ¡¡VIVA SAN ROQUE!!, ¡¡VIVA EUSKADI!!, ¡¡VIVA HUELVA!! y sobre todo, ¡¡VIVA CUATRO VASCOS, DOS MULAS Y TANTA GENTE BUENA QUE HAY DESDE LLODIO HASTA HUELVA!!







Chula y Charo siempre bien atendidas

Junto a la gente de El Ronquillo

Y con la de Torremejia

Mas cuidados para Chula y Charo. Zapatitos nuevos

Recibimiento del Presidente de la hermandad del Rocio de Badajoz

Junto a el Alcalde y Concejal de Cultura de Tordesillas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se respetarán todas las opiniones y se publicarán todos aquellos comentarios que no contengan ninguna palabra ofensiva hacia el autor o titulares de comentarios publicados.