Si lo intentas puedes perder, si no lo intentas… estas perdido

jueves, 29 de diciembre de 2016

LA SEMILLA DEL PICO

Es lo que tiene meterse entre pecho y espalda todos los documentales de la 2, National Geographic, Odisea y Discovery Chanel, que te das cuenta de la cantidad de bichos que viven en ecosistemas que ni siquiera sabes que existen, la jartá de ñus que son capaces de zamparse los cocodrilos durante la migración o la competencia entre tigres y leones, que como diría Torrebruno, todos quieren ser los campeones. En uno de estos documentales, el otro día me vine a enterar que los cocos pueden flotar en el mar durante mucho tiempo hasta que este los devuelve a la arena de una playa vigen para que con el tiempo aparezca una bella palmera donde colocar su hamaca cualquier guiri. O la entada, un árbol que desprende sus semillas de unas vainas gigantes y las cuales pueden surcar mares para colonizar nuevas tierras. Me dije...¡coño, como Ponce!.

Muchos y muchas ya se estarán partiendo la camisa, como Camarón, pero me explico. A Ponce lo han criticado mucho, pero que nadie se equivoque, que al de Chiva no le han regalado nada. Además de jugarse la vida cada tarde que sale a un ruedo, durante veinticinco años han pasado por la tauromaquia muchos Zidanes y Pavones, y Ponce siempre ha estado ahí. Es un torero al que respeto muchísimo aunque no esté entre mis preferidos, y al que todavía le recuerdo alguna que otra tarde como aquella de un agosto de 2003 en Bilbao con Cartujillo de Samuel Flores, pero creo que con sus últimas declaraciones en una conferencia en Bilbao ha sido como aquel colgao que se le ocurrió tirar las semillas de camalote al Guadiana un buen día. Los de Extremadura me entenderán. En el panorama taurino actual, donde los tendidos son ocupados cada vez mas por publico (benditos ellos por otra parte) y no por aficionados, soltar eso de la "teoría del pico" es como decir a la audiencia de Gran Hermano que el muro de Berlín era un muro que dividía a América en dos partes, el norte y el sur. Una bomba de relojería vaya.

La emoción siempre estará en la verdad y no en la estética
Para los que hemos tenido la suerte o desgracia de disfrutar de Ponce, lo del pico no es nada nuevo. Gustará mas o menos, que para eso están los colores, pero como coincidíamos hace poco en Tendido de Sol (enlace click aquí), el problema no es que Ponce toree con el pico (que siempre habrá palmeros y detractores) sino que lo intente imponer como una nueva teoría del toreo absoluto como si se fuese el nuevo Pedro Romero del siglo XXI. Que no maestro ¡que no!, que una mentira, aunque se repita mil veces, nunca tendrá categoría de verdad. Como ejemplo las palabras de Enrique Martín, que torear sin el pico es imposible, pero que precisamente por eso, los que lo intentaron y además lo consiguieron son torero de una pieza y pasarán a la historia del toreo por eso y no por otros cuentos chinos. 

Imaginemos por un segundo una escuela taurina, esas tan a veces criticadas últimamente, llevadas la mayoría de ellas por profesionales que vivieron otra época del toreo donde había mucha mas verdad que la actual. Donde se enseña a torear cogiendo el palillo por el centro, citando con la muleta plana, a dar el muletazo con la panza de arriba a abajo con la pierna adelantada y rematar el muletazo atrás por debajo de la pala del pitón. O al menos así debería ser que este debate es harina de otro costal. Pero imaginemos por un segundo que el que enseña dentro de unos años es Enrique Ponce con su teoría del pico y empezásemos a ver a chavales pasándose a un marmolillo allá por Cuenca y metiendo entre toro y torero al mismísimo Titanic. ¿Triste no?...pues al tiempo. Pero siempre nos quedará rezar porque chavales como los Ureña del futuro no asistan a las clases del Valenciano ni formen parte de la audiencia del Gran Hermano que se ha formado en torno a la tauromaquia 2.0.

Enrique Ponce con sus declaraciones se ha convertido en aquel coco o semilla de entada que una vez dejada caer en el mar es capaz de colonizar tierras vírgenes por muy intrusiva que sea su existencia. Que se ha quitado la careta haciendo publicas las vergüenzas de un toreo descafeinado dejando muy lejos aquellos tiempos intermitentes de Cartujillo. La semilla del pico puede hacer mucho mas daño que beneficio a la tauromaquia, privando al toreo de su única emoción: el darle al toro la opción de poderte matar en cada lance. Yo tampoco soy Pedro Romero, ni tan siquiera aficionado, pero sé lo que quiero ver y lo que no. A veces, solo a veces, también reflexiono y sé porque veo los toros desde el tendido y no desde abajo, entre otras cosas, porque el maestro Ponce los tiene mas cuadrados que yo. Se puede evolucionar en el toreo en muchas cosas, menos en su verdad. La emoción siempre estará en la verdad y no en la estética. Por favor, hablándole de toros a los que queremos aprender, los experimentos y las teorías...con gaseosa.

miércoles, 21 de diciembre de 2016

LA TEMPORADA SE ABRE EN LUCENA DEL PUERTO

La localidad onubense de Lucena del Puerto volverá a abrir temporada taurina en 2016 con un interesante cartel donde Manuel Jesús Cid "El Cid" y David de Miranda compartirán cartel ante reses de Millares con el novillero Paco Ruiz.

El festejo, en forma de festival con picadores de cinco novillos, abrirá la temporada onubense, la andaluza y muy probablemente la española y europea, en una localidad que lo ha hecho durante décadas en la festividad de su patrón San Vicente Mártir el próximo sábado día 21 de Enero a las 4 de la tarde.

Fuente: Javier Garcia-Baquero (Taurina de Buendia)

viernes, 16 de diciembre de 2016

PEDRITO...

Todavía existen historias bellas. Historias que te pasan por delante de los ojos a diario y son necesarias las ausencias para valorarlas lo suficientemente. Vidas anónimas y tremendamente sencillas, alejadas de toda modernidad a veces absurda, y de estereotipos actuales que solo hacen amarrarnos a una libertad casi fingida. Yo el primero.

Esta es la historia de Pedrito, un simple perrito cruzado, sin raza. Un "chucho" como dirían algún/na ignorante, sin saber que eso de la raza se lleva mucho mas adentro de las medidas y el aspecto exterior. Según tengo entendido, y que alguien me corrija si no estoy en lo cierto, Pedrito apareció por las calles de Trigueros sin origen conocido. El típico perro callejero, sin pedigree debajo del brazo pero dueño de su propio destino. Pedrito no era de batitas de guatiné, de collar de perlas, de disfraces absurdos, de estufas personales, de paseos programados a una hora determinada. Pedrito nació para ser callejero y la calle era su mundo. Y aunque muchos no se lo crean, Pedrito fue uno de esos perros afortunados en la vida, porque realmente era LIBRE.

Algunos decian que era el perro del cura, porque en sus inicios era fácil verlo descansar a la puerta  del párroco de por aquel entonces. Quizás aquel hombre le diese agua y comida. Y cuando este hombre se fue del pueblo, Juan fue quien le dio cobijo. No era su dueño, porque Pedrito yo pienso que empezó a ser del propio pueblo de Trigueros, pero el bueno de Juan era quien le abría las puertas de su casa por la noche y lo atendia veterinariamente. Pero por las mañanas, Pedrito daba vueltas en la puerta para que se la abriese y poder disfrutar de nuevo de su mundo, la calle. Era fácil verlo en toda procesión, en cualquier entierro acompañaba desde la puerta de la iglesia hasta el cementerio, en las capeas, echándole huevos a las vacas cuando no levantaba una cuarta del suelo. Aquel perro callejero empezó a apoderarse de los triguereños/ñas con su nobleza.

Los días, los meses y los años no pasan en valde, y hace unos días Pedrito se echó y no se volvió a levantar. Se fue para siempre. Pero se fue LIBRE. Con el se llevó su vida callejera, sus rincones del pueblo, sus recortes a las vacas, sus procesiones de semana santa, sus fiestas del Santo... Se apagaron sus ojos de mirada noble y sincera, se le apagó su corazón LIBRE. Quizás para muchos sea la historia de un perro callejero, pero para mi es todo un ejemplo. Alguíen que levantando solo un palmo del suelo me hizo pensar que no hacen faltas ropas de marcas como batitas de guatiné, ni collar de perlas como coches buenos o lujos, ni disfraces absurdos como personalidades fingidas, ni gentes que te calienten el oido como estufas personales, ni fiestas a todas horas como paseos programados. Pedrito me demostró que se puede ser el tio mas feliz del mundo tan solo abriendo la puerta de casa y saliendo a vivir la vida.

Descansa en paz pequeño. Descansa en paz Pedrito.

In memorian


P.D.: El vídeo ha sido creado por Juan Argüelles Esteban, la última persona que se hizo cargo de Pedrito. La canción del del vídeo parece que la hubiesen compuesto para el. No la podrían haber clavado mejor. Solo lo he podido ver una vez.




Fotos: Eduardo Romero Marquez