Si lo intentas puedes perder, si no lo intentas… estas perdido

sábado, 18 de febrero de 2017

LUCAS CARRASCO: "QUIERO UN TORO CON MOTOR Y NO UN TORO BOBO"


Foto: Alberto Ariza Moreno (El secreto de la Bravura)
El ganadero de la vacada gaditana de Ana Romero, Lucas Carrasco Romero, departió esta noche sus sabias palabras de buen aficionado y ganadero en el XXIV ciclo de conferencias de la peña "La Divisa" de Trigueros (Huelva). Un ganadero sensato, otro romántico de esto del toro, y que apuesta por sus cárdenos de Santa Coloma como filosofía de vida. En lo de apostar por los grises no es el único.

El acto, perfectamente llevado (como siempre) por el periodista onubense Paco Guerrero, comenzó con el ganadero haciendo un repaso por su encaste y su filosofía como ganadero. "Mis padres fundaron la ganadería en 1958 aconsejados por un gran amigo de la familia D. Joaquín Buendía, quien aconsejó que compraran una punta de vacas de D. Alipio Pérez Tabernero, de encaste Santa Coloma. Al principio nos traiamos todos los años un toro de D. Joaquín que echabamos a las vacas por delante y luego echábamos uno nuestro para repasar, pero desde hace unos veinte años hacia aquí echámos toros de nuestra casa. Se los echamos de utreros y luego los lidiamos." En cuanto a su comportamiento, el ganadero resalto que "el toro de Ana Romero es un toro que tiene puntas de comportamiento. Hay años en que nos embiste muy bien la camada y otros años que no tanto, pero intentamos que el comportamiento sea un comportamiento regular, que es lo que estamos mas o menos consiguiendo. Me gusta que mis toros tengan intensidad desde salida y que tengan motor. No quiero un toro bobo. Nuestro toro es un toro exigente y no facil, pero cuando se entrega no lo hace a medias. Cuando se le puede se entrega de principio a fin."

Una de las peculiaridades de la ganadería es su elección de sementales, "En casa, como ya he comentado nunca hemos tenido una cantidad de sementales fijos. En en el año 1994,  en la plaza de toros de Granada, Ortega Cano nos indulta un toro llamado "Marquitos", cuando todavía los indultos eran algo excepcional.  Marquitos fue un gran pilar en la ganadería. Luego, curiosamente a el último hijo que nos quedaba por lidiar de Marquitos, el numero 78, le sucedió una curiosa historia:  Enlotamos el toro para ser lidiado en Dax, y se nos lastimó en un lado de la cara que sanó al poco tiempo. Luego lo incluimos de cinqueño San Fernando, pero como destacaba del resto de cuatreños se dejó de sobrero y no se lidió. Como volvió a casa, decidí invitar  a El Juli para tentarlo en casa, y por circunstancias Julián no pudo venir. Al final, y viendo que me iba a comer el toro con patatas, invité a un buen amigo mio valenciano, matador de toros y ya alejado de la profesión como es Alfonso Romero, para que lo matase en casa a puerta cerrada. Salió tan extraordinario que lo tuvimos que dejar de semental de manera fija. En la actualidad tenemos alrededor de 110 o 120 vacas de vientre mas o menos"

Foto: Alberto Ariza Moreno (El secreto de la Bravura)
El ganadero también hablo de la situación actual de la ganadería y de la fiesta. "Los ganaderos en general, y en especial a los que estamos aislados del encaste Domecq, somos los primeros que hemos pagado los platos rotos de la situación actual de la fiesta. A los que apostamos por los grises de Santa Coloma nos han dado por todas partes. Desde el trágico día de Padilla en Zaragoza en el 2011 se nos mira de otra manera, cuando realmente aquel accidente fue fruto de la mala suerte. Por el sistema actual que tenemos en España, nos cuesta muchísimo meter una corrida de Santa Coloma en una plaza de primera. No es lógico que tres veterinarios decidan que es lo que vale y lo que no para lidiarse en una plaza. Como médicos, podrán decir si un toro está apto física y saludablemente para ser lidiado, pero no a rechazarlos por su peso en báscula teniendo su presencia dentro del encaste al que pertenezcan. Esto, por ejemplo, en Francia no pasa. En cualquiera de sus siete plazas de primera puedes ver una corrida de toros de cualquier encaste siempre que estén en el tipo de la ganadería. Allí los veterinarios solo desempeñan su función de veterinarios."  

Mención especial tuvo Azpeitia en la conferencia. "Azpeitia es el ejemplo de como se debe gestionar y montar una feria, muy parecido sino igual a el modelo francés. Allí premian y repiten al que triunfa el año anterior, y por suerte, nosotros llevamos tres o cuatro años que las cosas nos funciona allí bien. También es cierto que la comisión de Azpeitia viene a casa, ven los toros y cuando llegamos allí nos nos ponen ningún tipo de problemas. Lidiamos lo que queremos lidiar, lo que lidiábamos en el 94 en Granada por ejemplo. Lo mismo le pasa a una ganadería señera como la que tenéis la suerte de tener aquí, la de Cuadri. Casi en el resto de España, la confección y distribución de carteles en las grandes ferias a mi me aburre mucho como aficionado. Siempre lo mismo y las mismas caras. Las crónicas casi las podría hacer yo desde casa. Con el tiempo, los ganaderos como nosotros tendremos en el norte de España y Francia un exilio donde lidiar. Yo soy partidario del sistema de sorteo en las grandes ferias. En un bombo un tipo de ganaderías, en otro otras, en otro bombo las figuras y en otro el resto de toreros. A partir de ahí a sacar bolas y a confeccionar carteles como se hace en el fútbol. Sería lo justo para todos." 

Paco Guerrero preguntó por Madrid en 2017. "Curiosamente, en cerca de sesenta años, todavía no tenemos antigüedad en Madrid. Por la peculiaridad del encaste Santa Coloma y por lo corta de la camada, mi padre nunca consiguió reunir seis toros o seis utreros para lidiar un festejo completo en Madrid, pero ni a el ni a mi es una cosa que tampoco no ha quitado el sueño. Este año el nuevo empresario se interesó por una corrida nuestra para Madrid y a día de hoy tenemos reseñados seguro cinco toros. Esperemos poder completar la corrida porque sería bonito."

A groso modo esto es lo que Lucas Carrasco nos dejó esta noche en Trigueros. Una charla amena, llena de afición y verdadero sentimiento ganadero. Quisiera desearle muchísima suerte al ganadero de una de mis ganaderías preferidas a la que, ojalá, dentro de poco, pueda tener la suerte de ver en tierras de Alcalá de los Gazules. Los grises me tiran mucho, y ganaderías como esta son las que a uno todavía le entren ganas de meterse kilometros en el cuerpo tanto por verlos en el campo como en la plaza. 

Mucha suerte y gracias GANADERO.

Foto: Alberto Ariza Moreno (El secreto de la Bravura)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se respetarán todas las opiniones y se publicarán todos aquellos comentarios que no contengan ninguna palabra ofensiva hacia el autor o titulares de comentarios publicados.