Si lo intentas puedes perder, si no lo intentas… estas perdido

martes, 2 de mayo de 2017

CANTERO

Gracias Don Joaquín. Si, se de sobra que se va a molestar por el Don, pero usted no se merece que le traten como a un cualquiera ni los demás podemos permitirnos el lujo de tutearle. Pero si no le doy las gracias creo que me falta algo.

Gracias por comentarle a Gloria que estaba aquella mañana de junio en Sevilla. Gracias por tanta lección de afición en lo que da de si una coca cola entre ración de boquerón y choco frito en el Serranito. Gracias por esa inyección de moral entre tanto via crucis personal de decadencia en lo que afición se refiere. Porque no hay mayor purgatorio que estar alejado de la gente que de verdad te puede enseñar en el día a día lo que significa un toro y un torero en un ruedo. Gracias Don Joaquín.

Hay que ser grande, muy grande, para aficionarse a esto con un par del "Vito", para conocerse las faenas de Antonio Ordoñez muletazo a muletazo, para enamorarse de unos toros detrás de una tapia de piedra aquí en mi tierra, y de saber cuando a un novillero no le funcionan las cosas en la Maestranza cuando nadie se ha dado cuenta. Ojalá tuviese la huerta Murciana a un cuarto de hora Don Joaquín, para ir a recogerle todas las tardes de tienta o para poderle escuchar en perfecto panocho todas las verdades y mentiras que rodean a esta pasión en común. Una de ellas, que ya sabe usted que tenemos varias mas. Pero que sepa usted, que una coca cola entre boquerones fritos dieron tiempo de sobra para darme cuenta que es usted igual a el hombre mas importante de mi vida, de esos que hablan poco pero que cuando hablan sentencian. Aficionados como usted quedan ya muy pocos.

Gracias Joaquín Cantero (sin el Don pa´ que usted no se me moleste). Gracias a su señora, Doña Gloria, que siempre detrás de un gran hombre hay una gran mujer. Porque, usando mi lenguaje corto de hombre de campo, los Cantero son de esas reatas marcadas con la "S" de superiores, que solo echan al campo bravo garantía de casta. Que ya me lo dijo Enrique Martín cuando le dije que me iba a ver con usted y su señora: "Cuidado Marín que engancha". Y como nunca le hago caso a el señor del seis y si mucho a su hija Gloria en aquella magnífica editorial, cierro los ojos y todavía estoy en el Serranito. Enganchado a la afición de por vida.

Don Joaquín Cantero, Gloria bendita. En su caso, por partida doble. Sabe usted que le espero aquí cuando usted quiera, que por lo menos su ganadería favorita si que me pilla cerca.

Un abrazo enorme y mil gracias por todo.


2 comentarios:

  1. Amigo Marín:

    Te confieso que he tenido que hacer un esfuerzo emcional importanta para intentar estar a la altura de tan bellas y sentidas palabras. Sabes que en este caso, mi posición es muy subjetiva porque también conoces de sobra qué y cuanto le debo a tu amigo Joaquín pero quiero escribirte como amiga de quien tanto ma ha aportado, tanto me ha enseñado y con quien tanto he compartido porque si en esto de la afición a los toros tuviera que quedarme con algo maravilloso y único es precisamente, las personas que he tenido la fortuna de conocer y en este sentido, mi amigo Marín, has sido un regalo de los que no tienen precio.

    Pude comprobar después de aquel breve pero intenso encuentro en Sevilla, la magia que se alcanza cuando dos aficionados comparten un ratito de charla y he de decirte que no me sorprendió en absoluto el entusiasmo con que me contaron de aquella inolvidable reunión.
    Tiempo atrás sucedía lago parecido con nuestro común amigo Enrique en tierras madrileñas y es curioso y por eso que llamo "magia" a esa unión fabulosa entre personas sabias, conocedoras y sobre todo, grandes de espítitu y alma que al fin y al cabo es lo que cuenta y queda.

    No quiero acabar sin dejar de hacerte llega el agradecimiento tanto de mis padres como el de toda esta familia que te quiere y te espera. Quiero dejarte una de esas reflexiones que mi padre siempre recrea con alegria y es la enorme satisfacción que le lleva a sentir, a lo largo de su ya larga vida, por sus más cercanos y también por sus amigos. Esas son sus únicas riquezas y yo, solo puedo confirmar que eso es así porque no hay nada más hermoso que el cariño compartido entre buenas gentes.

    Muchas, muchas gracias amigo Torero!.
    (Otra que te debo y que nunca podré pagarte)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gloria:
      Se lo dije a tu padre el otro día por teléfono, que yo no soy de dar coba a nadie que no se lo merezca, pero mi amigo Joaquín es una de esas personas que tenía que agradecer mucho si o si.

      Hay personas que pasan por la vida de uno sin mas, de las que un hola ya es decir demasiado. Y otras a las que, cuando las conoces, te das cuenta de que sin hacer ruido las echas mucho de menos en el día a día. Es tu caso, el de Enrique y ahora el de tu padre. Aquel rato en Sevilla me supo como a veinte años de aprendizaje en esto del toro. De sabiduría, de ser una persona que sabe lo que quiere, lo que ha visto y lo que ve, y esos ratos hay que agradecerlos.

      El afortunado soy yo amiga Gloria por saber que tengo amigos así en Murcia y sobre todo que, aparte de amigos, son buenos aficionados y gente de donde aprender.

      Un abrazo para todos los Cantero de parte de vuestro amigo de Huelva.

      Eliminar

Se respetarán todas las opiniones y se publicarán todos aquellos comentarios que no contengan ninguna palabra ofensiva hacia el autor o titulares de comentarios publicados.