Si lo intentas puedes perder, si no lo intentas… estas perdido

jueves, 14 de junio de 2018

AVE FENIX



Corría allá por principios del año 2011 cuando me dijeron para ir al campo a ver un chaval de Trigueros que quería ser torero. "Va de tapia, pero si le dejan dar alguno vas a ver algo realmente bueno". Siendo de Trigueros, no tenía constancia de que algún chaval andara en estos menesteres. Hay que estar muy loco para querer ser alguien en la profesión mas dura pero mas bonita del mundo. ¿Quien es?... "el niño de Ignacia, la que trabaja en casa de la rubia y de Manolín. El pequeño". Ni idea del chaval la verdad, pero a sus padres si los tenía localizados en el pueblo. "La reata" no era mala, y además me hacía ilusión volver a ver a un chaval de Trigueros con ilusiones. La impresión de aquel día ante vacas exigentes y además ya "curradas" por el matador de turno fue impactante. Con la lógica falta de técnica, pero no se movía y sabía lo que quería. David Pérez Sánchez, y como "David de Miranda" se anunció en su debut en Paterna del Campo (Huelva) en Julio de aquel 2011. Desde aquel entonces hasta hoy, solo podían pasar grandes cosas. Y empezaron a pasar.

Encajarse en un traje de luces conlleva el aceptar la tragicomedia que es la vida misma en si. Eso solo está al alcance de unos pocos. La carrera de David siempre fue ascendente, con las muecas propias que te deja el toro. Porque el toro siempre se cobra. Bayona, Arles, una de veragua en la Ruiza.... Desde aquel 2011, la vida no nos trató como hubiésemos querido David. No te trató como hubieses querido. Circunstancias y añoranzas que un 5 de agosto de hace dos años se echaron muchísimo de menos. Pero aquel día  tu sueño se iba a hacer realidad. Y ahí estábamos todos contigo David. Y digo todos porque estábamos todos. Un apretón de manos con una figura del toreo que marcará época para que una plaza entera rugiese con el niño de Ignacia y Manolín vestido de blanco y oro ante "Distante".

El año pasado David, a una afición y un pueblo entero se nos encogió el corazón. Si David si, un pueblo entero, porque hasta el/la que no le gusta esto del toro estaba pendiente de ti. Llamadas de teléfono aquella noche y sin responder nadie al otro lado. Algunos/as ya no cabíamos en el pellejo. Pero algo y alguien hay ahí arriba. Segurísimo. Aquel de Sanchez Urbina no iba a poder ni con David Pérez Sánchez ni con David de Miranda. Pero todo eso quedó atrás David. Ahora ya solo queda futuro. A largo o corto plazo, pero futuro David. Para tu familia y tus amigos mas allegados se quedarán muchísimos momentos en los que hubo que hacer de tripas corazón para pegar un empujón. Pero sobre todo se quedarán para ti David, porque como cual ave fenix fuiste capaz de resurgir de las cenizas para volverte a levantar. Mi admiración torerazo.

¿Si supieras la de gente que se ha preocupado por ti de todo el mundo?. Gente de todos lados David, a través de whasaps, mails, llamadas telefónicas... Algunos fueron a verte a Madrid como ese referente que tengo, Enrique Martín. Y muchas de esa gente anónima me pregunta que "cual es la mejor faena que le he visto a David de Miranda". No tengo dudas David: la mejor faena que te he visto nunca fue el día que me abriste la puerta de tu casa recién llegado de Madrid. Esa expresión en la cara vale mas que mil despojos. Pero no quiero acabar esta entrada sin olvidarme de varias personas. De tus dos hermanos, Juanma y Salud, pero sobre todo de dos figuras grandes como ellas solas: de tu madre y de Mari. Esas dos personas que se tragaron noches de insomnios y esos amaneceres de lucha y sacrificio. Nos ponemos de píe para hablar de las dos. Sin palabras.... 

A partir de aquí ya todo da igual torero. Hoy, mañana, pasado mañana, la semana que viene, el mes que viene...el año que viene. El darte la mano o un abrazo me parece increíble. El verte con un capote o una muleta de salón me parece increíble... porque ya te vi triunfar. Si quieres bien, sino...también. Pero que sepas que la misma gente que sufrió hace una año, la misma gente que te apoyó en Madrid desde la distancia, la misma gente que creyó en ti desde un principio sigue aquí. David de Miranda ha vuelto aunque nunca se fuese. Pero que cuando tu quieras torero. Cuando decidas ir a la batalla, todos a la trinchera.
Lo mejor está por llegar.


















No hay comentarios: