Si lo intentas puedes perder, si no lo intentas… estas perdido

martes, 2 de octubre de 2012

EL TORO SIEMPRE NOS DEVUELVE LA REALIDAD DEL TORO


Algunos te tachan de torista, otros (a veces) de ser un blandengue (o torerista), y lo mismo jode una cosa que la otra (dixit D. José Olid). Uno a los toros va a EMOCIONARSE con un TORO BRAVO con todos sus papeles y con un TORERO DISPUESTO. Punto. Me he cansado de pedir respeto por todo aquel que se pone delante de un animal bravo, y digo animal bravo porque hasta cualquier becerra te la lía en un tentadero. Todavia recuerdo, siendo muy pequeño, cuando a Miguel Baez "Litri" (hijo) le pego un cornalón de aupa una becerra de Cuadri en un tentadero.

Ahora todo el mundo se apunta al carro después de la tremenda cornada que se ha llevado un chaval sin caballos, Miguel Ángel Silva en Hoyo de Pinares, y algunos (muchos) se dan cuenta de que el propio toro es el que siempre nos devuelve a la cruda realidad de todo aquel que se viste de luces. Pero lo peor de todo es que toda esta ola de sentimientos desaparecerán en poco tiempo, y casi todo el mundo a lo poco seguirá sin acordarse de que un eral te puede quitar la vida.

Presumo de no tener facebook, ni twitter ni nada por el estilo. Y me alegro de no tenerlos por no escuchar por ahí sandeces, idioteces y cursiladas de todo tipo. De anti-taurinos y de taurinos muy anti-taurinos, de soplagaitas y de gente que tiene mucho tiempo libre y va sobrado de aburrimiento. A veces (muchas veces) no me expreso bien, y por eso me voy a remitir a lo mas sensato que he leido sobre el asunto de Miguel Angel Silva. Como muchas veces, hecho mano de Javier García-Baquero que me identifico con casi todo lo que escribe. Solo desearle al torero y su familia todo el ánimo del mundo, que se recupere lo antes posible.

Copio y pego de Ambitotoros. He omitido los "tuits" de la entrada porque me parecen algunos de p... pena.

"Cuando un individuo decide ser torero, conoce, o debería conocer, de los riesgos que esta decisión entraña.

Saben, o deben saber, tanto él que decide dar el paso como su entorno, de las dificultades de llegar. Son muchos los llamados y pocos los elegidos,

Conoce o debe conocer el hombre que toma esta decisión libremente la posibilidad cierta de que aún llegando a la alternativa, el asunto puede no funcionar, por falta de condiciones, por las taras de un sistema oligopólico, por aburrimiento, las injusticias, la suerte....

Lo que no hay duda, por evidente, es que todo aquel que decide "ponerse delante" es plenamente consciente del riesgo físico que supone enfrentarse a animales cuyo instinto es atacar y ante el que el joven aspirante decide colocarse con sólo una muleta, el oficio que hubiera podido adquirir y las dosis de valor que la madre naturaleza le haya otorgado.

La polémica, que nos hace recordar lo axiomático, salta al hilo de las tremendas cogidas que la presente temporada han sufrido en la geografía patria algunos aspirantes a matador de toros.

Hablando con profesionales y aficionados las disquisiciones van en diverso sentido.

- Hay determinados festejos en que los erales o los utreros son demasiado voluminosos y demasiado astifinos para los novilleros.

- Al mismo tiempo, las figuras están matando cuatreños y cinqueños con menos kilos y más "arregladitos" (lease afeitados) de pitones en plazas incluso de segunda

- Todas las ganaderías cogen, Hasta con el rabo de un añojo hace daño un toro si se da la circunstancia de mala suerte apropiada.

- Los novilleros torean muy pocos festejos a lo largo del año, con lo cual no están preparados para lidiar encastes y reses de especial dificultad.

- Hay zonas (la conocida como Triángulo del Miedo o Valle del Terror) y plazas (Las Ventas) donde la desproporción es mucho mayor. Se lidian encastes de los denominados "duros", con muchos kilos y limpios de pitones por novilleros sin la suficiente calificación.

- La tele hace daño, hasta en las novilladas de promoción salen erales demasiado fuertes para os chavales.

- Cuando el torero llega a la situación de privilegio huye de estos encastes, el sistema no le exige pasar el fielato de este tipo de corridas que si pasan los aspirantes menos "cuidados".

A cada cogida, tras cada atisbo de tragedia, escarban la redes sociales, se arrancan a todo lo que se mueve, surgen los comentarios, los desafueros, los sofismas y las faltas de respeto. Copio algunas de la cosas escritas en twitter la pasada madrugada, tras la cogida de Miguel Angel Silva en Hoyo de Pinares, donde fue prendido por un novillo de Adolfo Rodríguez Montesinos, que le provocó un cornalón en el triángulo de Scarpa con arrancamiento de la femoral, del que parece recuperarse después de unas horas de angustia.

En todo caso alguien tendrá que sentarse con alguien e intentar que esto se arregle por que con el insulto, la chulería, la descalificación no se va a ningún lado.

Me quedo con el dolor de un hombre que quiere ser torero, con el de una familia que lo apoya y se siente destrozada, con las sensaciones íntimas de un ganadero que es hombre cabal, con la lógica rabia de los profesionales que se visten de luces y no saben si se desvestiran, con los aficionados que sueñan con una fiesta brava distinta, con los periodistas que andan a setas y a rolex."

Esto es así de duro y de grande. Cualquiera puede ser presidente de gobierno o papa, pero el ser TORERO está solo al alcance de unos pocos. Quizás en las novilladas con picadores, el tema del tamaño del novillo no importe de mucho. Al fin y al cabo no los vas a coger en peso y tienes la posibilidad de medirlos en el peto. Pero en las de sin caballos es diferente;. A veces te encuentras con novillos que les hacen falta un puyazo, y al final se acaban montando en la chepa del chaval por la imposibilidad de poder darselo. Pero en ambos casos, lo que si que hace falta es OFICIO. Y muchas veces, la mayoria, la culpa no la tienen los chavales, sino el entorno.
 
Hay por ahí un torero, que ya no ejerce, que un dia le dio una voltereta importante una becerra, dentro de una nave industrial entre El Rocío y Matalascañas. Aquel torero, no levantaba dos palmos del suelo y la muleta y la becerra eran mas grandes que el. Tenia apenas catorce años (si es que los tenia). Al levantarse llorando dijo que no queria torear mas. Su padre, que siempre lo apoyo en todo, lo miraba con cierta resignación. Le dije a su padre que me dejara hablar con el, y le dije a aquel torero que si no queria torear mas que hacia bien, pero que si de verdad le gustaba aquello que estaba haciendo, debia asumir que en cualquier momento un animal bravo te puede joder la vida, y que no podia tener a su familia sin vivir por una niñeria. Me miro, se seco las lagrimas y volvio a coger la muleta. A partir de ahí, empezo a disfrutar de lo que mas le gustaba, que era torear.
 
A lo mejor ese torero algun dia lea estas letras y se acuerde de aquella becerra jabonera y de aquella nave. Y ojala muchos chavales que se visten de luces asuman esto, y lo mas importante, que los que les dan palamaditas en la espalda... tambien sepan asumirlo.

5 comentarios:

  1. Marin estoy de acuerdo con todo lo que pones en la entrada. Y lo que más vergüenza me da como aficionado a los toros es que pase esto a los que empiezan. Que se arreglen los toros para las figuras y que sólo toreen las ganaderías de siempre, mientras tanto a los chavales les echamos erales grandes, gordos y en puntas.

    Yo opino que no se debía tocar un pitón a ningún animal bravo, que ese es el riesgo que se asume en la profesión y como bien escribes cualquier animal bravo puede y DEBE poder defenderse y dar cornadas (porque esa es la base del espectáculo). Pero no es lógico que dejemos que se arregle a las figuras y a los novilleros sin picadores se les arregle poco. No es lógico que las figuras siempre maten lo más "fácil" de torear y siempre lo mismo, y pongamos a los que empiezan con todo tipo de ganado (incluyendo lo que sale más complicado). Y tampoco es lógico que las figuras busquen el toro pequeño, y que sin embargo veámos a novilleros con novillos más grandes que esos toros que matan las figuras. Eso es lo que no tiene lógica y debemos cambiar para que esto funcione. Y no digo que estos jóvenes no deban llevarse cornadas, ya que entra dentro de su profesión, pero no es lógico que tengan más fácil llevarse cornadas que las figuras.

    Enhorabuena por la entrada, me gusta muchísimo.
    Saludos desde "El secreto de la bravura" amigo Marin.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alberto. Me alegra que te haya gustado. Esta es la realidad que vemos muy pocos aficionados. Algunos solo ven orejas, rabos, indultos y partes altas de los escalafones donde las figuras, como dices, se vanaglorian de 50 o 60 festejos al año, con toros que no aguantan ni dos puyazos y que muchos andan "arreglados". Y mientras los chavales... pues ya ves.

      Un abrazo Alberto y gracias por la visita.

      Eliminar
  2. si fueran de otro encaste, todos a CALLAR, no veo que sean tan grandes, eso si, en puntas, como debe ser, ya esta bien de fariseo taurino por parte de los llamados Profesionales.

    Madriles

    ResponderEliminar
  3. FRANCISCO JAVIER GOMEZ14 de octubre de 2012, 2:35

    Hola Marin espero que todo te vaya muy pero que muy bien y felicidades por ese aniversario de boda , BESOS para ROCIO Esta entrada la vi hace varios dias y desde entonces no paro de darle vueltas a algunas cosas.La primera es que desgraciadamente el tema de las novilladas sin caballos no va a cambiar seguiran saliendo novillos de ese volumen y quizas pasados de edad y si quieres torear es lo que hay y ojala a este chaval espero que encima no " le haya costao el dinero" porque o si no apaga y vamonos. Referente a el otro chaval , el de la becerra jabonera , creo que era mas joven tenia 12 añitos y tuvo el honor de compartir Escuela Taurina con usted y muchas tardes de campo,tambien tuvo ese honor un dia tal como el 28 de febrero de 2003 de hacer el paseillo con un marselle tuyo por todo eso y muchas cosas mas gracias por volver a emocionarme y recordar grandes momentos.UN SALUDO TORERAZO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Fran, yo creo que aquel torero, aparte de aprender a torear, aprendió a ser un buen aficionado, aprendió muchos valores en la vida que solo te los da el toro, y sobre todo aprendió a ser una gran persona.
      Ahora, a ese chaval de 12 años lo miro por encima de mi cabeza, porque no veas que tiarron se ha hecho, y me acuerdo sobre todo de aquella becerra jabonera. No creas que se me olvidó lo del marselle aquel dia en Camas, pero eso era lo de menos, lo grande era ver a aquel torero lo bien que estuvo con aquel castaño de Millares.

      Un abrazo Torero.

      Eliminar

Se respetarán todas las opiniones y se publicarán todos aquellos comentarios que no contengan ninguna palabra ofensiva hacia el autor o titulares de comentarios publicados.