Si lo intentas puedes perder, si no lo intentas… estas perdido

jueves, 1 de noviembre de 2012

CUADERNOS DE CAMPO: EL TENTADERO DE HEMBRAS

Ella decidirá hoy su futuro.
"Todo es rito, silencio, la corrida más campera que nunca vio la jara". Así define Antonio Burgos el tentadero. ES LA BASE DE TODA GANADERÍA, y de todo lo que pase en una placita de tientas durante esta faena va a depender el rumbo de la ganadería. Es el filtro donde se van a decidir las madres y padres del campo bravo para conservar la casta y bravura del toro de lidia. Cuando se habla del tentadero siempre se me viene a la cabeza las palabras de un gran ganadero y sobre todo aficionado al toro bravo: "Una ganadería se hace en el matadero"- D. Celestino Cuadri.


En el tentadero es donde, por primera vez, la becerra o el becerro van a tener contacto con el torero. Los tentaderos pueden ser de hembras o de machos. Los tentaderos son casi siempre faenas que se realizan en placitas de tientas, exceptuando ocasiones y ganaderías puntuales en las que se hacen a campo abierto. En el caso de las hembras, se "queman" todas, mientras que en el caso de los machos no es así, y solo se "queman" los que dan buen juego en el caballo. Mucha gente no aficionada o poco puesta en el trabajo de campo se preguntará ¿que es eso de "quemar" a lo animales?; Tranquilos animalistas, que nadie se asuste que a ningún animal se le lleva a la hoguera en el mas estricto sentido inquisitorio de la palabra. "Quemar" a un becerro/rra significa probar su casta y bravura en todos los tercios, y dado que un animal bravo solo se puede torear una sola vez, de ahí que se utilice el termino "quemar" en el argot taurino. Por tanto, tendremos dos tipos de tentaderos: los de machos y los de hembras.

Tentaderos de hembras.-

Por norma general, se tientan cuando las hembras de la camada tienen dos años (eralas). Hay ganaderías que suelen tentarlas con tres años (utreras), e incluso tentando de eralas puede ser que algunas del año anterior que, por enfermedad o lesión no se tentaron en su año, se tienten de utreras. La época de hacerlos depende de la ganadería y de lo extensa que sea la camada anual. En camadas grandes se suele empezar desde febrero en adelante y en camadas cortas desde mayo, cuando los animales han aprovechado la hierba del año y estén mas fuertes. Pero insisto en que esto depende mucho de la ganadería. 

El numero de reses que se tientan en una sola jornada de tentadero depende también mucho de la camada y la ganadería en concreto. Por lo normal suelen ser cuatro o seis becerras. Las tareas de tienta la llevan a cabo matadores de toros o novilleros con picadores, mientras el ganadero es el que dirige el mismo ya que de el depende el futuro del animal.
 
Puya de tienta. Foto: Sevillatoro.com
Cuando todo el personal esta en su sitio, el ganadero manda salir a la primera vaca. Es entonces cuando se escucha la famosa frase ¡Puerta!, y el mayoral o vaquero da el numero de la becerra y su nombre. Tras un par de vueltas a la plaza para ver su comportamiento, el ganadero manda al torero ¡vamos a pararla!. Después de parar a la becerra con el capote, se deja en el caballo. La  primera vez a media distancia (siempre se acostumbra por parte del torero de preguntar al ganadero si donde se deja esta bien), para ir colocándola varias veces mas al caballo cada vez a mas distancia. Las veces que el animal debe ir al caballo es decisión del ganadero en función a las cualidades demostradas por la res. La decisión de aprobar la becerra para madre o mandarla al matadero, o todo o nada, debería tomarse por su comportamiento en el caballo. Es donde se mide, a pesar de muchos, la casta y bravura de un animal bravo. La posterior faena de muleta es complementaria e importante para la decisión final, pero sin dejar de ser complementaria. El nuevo concepto de toreo en estos tiempos, donde prima la faena de muleta, ha hecho que muchísimos ganaderos den mayor importancia a la faena de muleta, convirtiendo la suerte de varas en un mero tramite para adaptar el producto final (toro) en lo que exigen las figuras del momento. Se pierde por lo tanto casta en beneficio de la boboneria (es una opinión personal). La puya con la que se pica a las becerras en los tentaderos es considerablemente inferior a la puya de lidia normal, y prácticamente el castigo es testimonial.
 
La prueba definitiva
Durante toda la lidia, y sobre todo durante el tercio de varas, el ganadero ira tomando notas sobre el comportamiento de la becerra: rehúses, distraimientos, escarbar, salir sueltas, manera de acudir al caballo, etc... para sacar conclusiones. En esto tiene un papel fundamental el torero, tanto para lo bueno como para lo malo. Es una opinión personal, pero el torero debe entender que lo que allí se haga es en beneficio del animal y la ganadería y no en el suyo propio, por lo que todo lo que haga debe ser en función a eso. Para sacar y poner la becerra en el caballo se deben pegar los menos capotazos posibles, andar hacia atrás y dejarla puesta con solo un capotazo a poder ser. En la muleta no debe tapar defectos del animal, y por el contrario debe exigir todo lo posible para que el ganadero pueda ver lo que esta tentando. Para mi, el torero debe ser un complemento mas al servicio del ganadero y no a la inversa. De ser así, se aprobaran muchas becerras que parecen ser buenas sin serlo y muchas se van al matadero siendo excelentes si el ganadero de turno sucumbe ante las figuras del toreo actual.

 
Fundamental un buen lidiador. En esta ocación Javier
Castaño
Cuando el ganadero saca sus conclusiones, tanto en el caballo como en la muleta, y se suelta la famosa palabra de ¡Vista!, el torero puede dar por concluida su labor. Es entonces cuando suelen salir los becerristas o novilleros sin caballos para aprovechar lo mucho o poco que suele quedar a la becerra, siempre con el permiso del ganadero (importantísimo). Es lo que se conoce por "ir de tapia". No puedo dejar de acordarme de un gran torero de Cantillana, Manuel Ruiz Regalado "Manili", con el que coincidí en muchos tentaderos y siempre nos dejaba las becerras enteritas. Una vez los chavales aprovechan lo que pueden y les dejan, se vuelve a repetir la palabra del principio, ¡puerta! para soltar la becerra de nuevo al campo. Desde ese instante la becerra tendrá sus notas, que marcarán su futuro y que suelen ser S (superior), B (buena), R (regular) o M (mala), pero esto depende muchísimo de cada ganadero.

La decisión esta tomada
A partir de ese día la becerra irá al matadero o se quedará para ser madre. Dependiendo de los objetivos del ganadero, para que y para quien cría sus toros, se aprobaran mas o menos becerras, aunque lo ideal seria dejar tantas becerras de nota S o B como bajas haya en la vacada. Aunque haya bastante ganaderos que no les importa aumentar el numero de la vacada y aprueban muchísimas de nota R. ¿El estar bien o mal esta decisión?... no la voy a cuestionar, dada que es muy personal y cada uno busca en su ganado los duros que quiera.
 
Intentaré explicar en otra entrada en que consiste un tentadero de machos, mas que nada por no alargar el tema. Sirva también esta entrada a todos los e-mails que me llegan desde varias partes del mundo de gente que se interesa por nuestra fiesta y costumbres, y que me piden información al respecto de como se selecciona el toro bravo. Todo lo expuesto aquí parten de una visión y experiencia propia, y en algunos casos (desgraciadamente cada dia mas), el parecido con la realidad es pura coincidencia.


10 comentarios:

  1. MARIN: Preciosa entrada y preciosa explicación. Y me encanta el final, donde dices que el parecido a la realidad es pura coincidencia. Estoy totalmente de acuerdo. Actualmente se ve a pocos ganaderos y toreros hacer el arte de tentar bien. Ahora, como bien dices, es más para disfrute del torero que otra cosa y eso no debería ser así. Y se dejan becerras que no se deberían dejar y se matan algunas que se deberían quedar pero ahí entra solo la opinión del ganadero que para eso el ganado es suyo.

    No estoy del todo de acuerdo de que la muleta deba ser complementario al caballo. Pienso que es cierto que no se debe tomar como un trámite la suerte de la puya pero tampoco al revés. Si una vaca es brava en el caballo pero luego se para o se raja en la muleta para mí es igual de mala que la que es mansa en el caballo y en la muleta se crece. Ninguna de las dos sirve. Tendría las dos suertes en cuenta por igual, porque actualmente la lidia, por desgracia, se basa sobre todo en el último tercio. Pero se que si se dejan reproductores que no sirvieron en el caballo estás dejando mansedumbre.

    Enhorabuena amigo MARIN por esta preciosa explicación. Espero con ansia la del tentadero de machos.

    Un saludo desde "el secreto de la bravura"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alberto:
      Ya veo que vemos las cosas de la misma manera. Cuando digo que la muleta es complementaria a la suerte de varas, me refiero a que si no es brava una becerra en el caballo, ya puede ser lo mejor del mundo en la muleta que no sirve para nada. Será bobona e ira y vendra una y otra vez, pero sin bravura. Además, muchas de las figuras tapan mucho y hacen buena en la muleta a muchas que no lo son.

      Lo suyo seria que fuera extraordinaria en el caballo y además extraordinaria en la muleta, pero... se ven muy pocas de estas Alberto, y tu lo sabrás mejor que nadie. Yo desde luego me quedo con la que es brava en el caballo y cumple en la muleta que no con la que no cumple en el caballo y es buena en la muleta.

      Me alegro que te haya gustado la entrada. Gracias.

      Un abrazo Alberto.

      Eliminar
  2. Amigo José Mª, además de la sobresaliente narración sobre lo que es un tentadero, decirte que hay tentaderos que son distintos a otras ganaderías y te explico:
    Según observo en una foto, el propio ganadero Cuadri es quien se encarga de probar las vacas en el caballo. En Cerropelado, el ganadero D.Iñigo Garzón tiene la costumbre de lidiar la primera vaca de cada tentadero, y eso es todo un lujo para cualquier aficionado que pueda presenciarlo. Yo no he visto picar al ganadero pero te puedo decir que los ganaderos que saben torear como es el caso de Garzón, el toreo que puedes apreciar es totalmente distinto al que realizan los toreros. He tenido la oportunidad de ponerme delante de alguna becerra guiado del propio ganadero y te puedo asegurar que he estado de maravilla y muy tranquilo delante de la res.
    Un cordial saludo José Mª

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la parte que me toca José. Fernando Cuadri es el que pica las vacas en los tentaderos, porque yo creo que el propio ganadero es el que le da lo que necesita a cada animal. Me imagino que D. Iñigo Garzón hará lo mismo con sus vacas al torearlas el mismo. Lo importante, y además creo que es así, es que el ganaddero toree para ver a la vaca y no para gusto propio.

      De todas maneras, aunque siempre un consejo de una persona entendida en la materia es bueno, a usted hara falta poco que le digan para torear. Seguro. Ojalá pueda acompañarle algún dia a Cerropelado si me pilla cerca en un dia de tentadero.

      Un abrazo José.

      Eliminar
  3. Por supuesto que sí José Mª, sería un honor que vinieras y además tentaras alguna becerra con permiso del ganadero como corresponde.Sobre lo de los consejos, no creas, lo hago mejor si alguien sabio en el tema me guia, tú mejor que nadie sabes que dar pases es una cosa y torear algo completamente distinto,prefiriendo ser guiado.
    Y ya de camino te llevaras las aceitunas que quisieras, están para cogerlas y prepararlas, así que ya sabes, ánimo y aunque no haya ahora tentaderos, visitamos alguna ganadería y de camino cargas con un buen saco de aceitunas de la tierra. Un saludo amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veremos a ver que se puede hacer José. Ahora, que si voy es por las aceitunas, que lo de las vacas es secundario. Por esas aceitunas y por darle otro abrazo a su señora si me echo yo kilometros a la espalda.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Magnifico vídeo y extraordinariamente didáctico.
    Un saludo Marín y Sr. Cisneros

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juanito. Me alegra que te haya servido la entrada.

      Un saludo y gracias por la visita tambien.

      Eliminar
  5. Marín:
    Tengo una queja y es que te faltado poner el olor a campo, es lo único que le ha faltado, que al leer percibiéramos ese aroma. Vaya entradón. Es como estar allí mismo; qué afición tan grande tienes y qué conocimientos del toro. Joeeer con el aspirante, que lo mismo te dice lo que se debe hacer, que lo que hacen los modernitos de ahora. No te voy a dar la enhorabuena, porque te creces y además soy un envidioso, pero debería torero, debería.
    Un abrazo y muchas gracias por sacarnos al campo para disfrutar y aprender.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enrique:
      Estaba esperando tu comentario como agua de Mayo, bueno mas bien dicho como de Noviembre porque no veas como esta cayendo. Veras dentro de un mes como va a estar el campo.

      Sabia que te iba a gustar la entrada. Solo te falta haber nacido debajo de una encina, porque sé de sobra que el campo te encanta. Si el blog me hubiese dado la posibilidad de poner un poquito de aorma a jara, tomillo y romero, ten por seguro que hubiese puesto kilo y medio. No hace falta que me des enhorabuena porque no la merezco. Esto lo aprende el que quiere, y el que no se va a Garcigrande.

      Un abrazo campeon y saludos a la torerilla, el hermano y la mama de ambos.

      Eliminar

Se respetarán todas las opiniones y se publicarán todos aquellos comentarios que no contengan ninguna palabra ofensiva hacia el autor o titulares de comentarios publicados.