Si lo intentas puedes perder, si no lo intentas… estas perdido

domingo, 4 de agosto de 2013

MANO A MANO JULI Vs. MANZANARES EN HUELVA

No lo vi.  La economía no da para estirar mas. Pero Hemos recogido opiniones e imágenes de algunos compañeros. A tenor de lo leído  sinceramente es una gran pena. Una pena por la ilusión puesta por la empresa en montar la feria que Huelva quiere en cuanto a carteles, pero no en cuanto a resultados.

Pepe Plaza (El Paseillo)

Así no.

Foto: Pepe Plaza
Así no vamos a ninguna parte.En el día grande el toro chico. Espero que se analice por parte de quien corresponda y se pueda poner orden y criterio para no devaluar tanto una feria y a una afición amable pero no que no es la tonta del bote. Así no puede ser , nos estamos tirando piedras sobre nuestro tejado.

Por primera vez el aficionado de Huelva protesta con el escaso peso de los "nuvillos" que en conciencia han traído para una corrida de toros anunciada como un sensacional mano a mano y que resulto ser ficticio , un fiasco. Con dos de los más idolatrados espadas que gracias a una presidencia generosa a más no poder les abre la puerta grande sin miramientos .Tras unas leves peticiones se otorgaron unos trofeos que dañan al respetable y a la categoría de una plaza en un santiamén. 

Un regalo que no tapa las carencias de los toreros y que acaba con el timo de los duelos en las ferias de los sueños que se nos vende como el no va más cuando en realidad es algo venido a menos si no hay un gallito nuevo que dispute su futuro con el gallo del corral.

Es una pena que estos espadas mancillen la feria con una corrida al límite reglamentario del peso y del trapio correspondiente a una plaza joven que ayer se sintió ultrajada. Así no vamos a levantar esto.

Los toros deben ser una fiesta mayor , donde debe de salir de chiqueros un animal que imponga seriedad y respeto , donde el torero le lidie con guapeza y no le cuide por una evidente falta de fuerzas pese al paripé de la suerte de varas .

Huelva se pone tan fácil que los toreros haciendo un mínimo esfuerzo, de medias faenas , con suerte y acierto con la tizona tienen una salida a hombros para lucir en su expediente . Creo que El Juli y Manzanares están equivocándose . Sobre todo el madrileño ,el llamado "macho alfa" del escalafón que debiera liderar con su ejemplo una tauromaquia autentica y no prestarse a estas fiestas (lights) donde la emoción brilla por su ausencia. Esta sobradamente capacitado para grandes retos y no se entienden estas tardes de tono menor, estos alivios en los días grandes de una feria cara en tiempos de crisis. 

Así no puede ser , la novillada sin caballos para las promesas de Huelva acabo con un utrero de 408 kilos y luego los toros de los figurones rondaban sobre los 470 de promedio. Una dato esclarecedor de la presentación de los toros del cartel estrella, o estrellado de las colombinas. Así no merece la pena venir y menos salir a hombros ante una desolada afición.



Juli y Manzanares, vulgar pantomima de dos becerristas

Que nadie se ofenda. Una pantomima es una farsa, y un becerrista es un señor que lidia becerros. No hay en la lengua castellana mejor definición para lo que Julián López El Juli y José María Manzanares protagonizaron ayer en la plaza de Huelva. Se anunciaba un mano a mano -una gran mentira- entre dos figuras refulgentes (¿?) de la torería andante con toros -otra mentira no menos grave- de la muy afamada camada de Núñez del Cuvillo.

Y lo que salió por chiqueros fueron seis gatitos, que entre todos constituyeron un monumento a uno de los escándalos más sangrantes que dos toreros de postín hayan infligido a la fiesta brava. Y como eso no está nada bien, hasta el gentil y feriado público onubense se lo recriminó a la famosa pareja, a la que tanto se le llena la boca para hablar de futuro y con tanta persistencia maltrata el presente.

Foto: Pepe Plaza
A tenor de lo sucedido, El Juli y Manzanares acudieron a la feria de Huelva con ánimo de engañar a los espectadores, con la estrecha colaboración de la empresa -imperdonable error de los dos buenos empresarios de Huelva- y la autoridad, que, como es habitual, no pinta nada. Los dos toreros eligieron seis becerros infames en la creencia de que la fama y la prestancia de ambos dos les permitiría un paseo militar sin apostar un alamar. Y erraron, como yerran todos los que pecan de soberbia: el público de Huelva no sabe de toros, pero sí de engaños, y pronto caló en los tendidos la convicción de que lo que estaba sucediendo era una burla infamante.

Y El Juli y Manzanares se pusieron manos a la obra para culminar su farsa. Miraban al infinito, como si el asunto no fuera con ellos, dieron miles de mantazos, se comportaron como dos insufribles pegapases y, encima, el público les concedió orejas. El primero dio pases horrorosos, despegados todos ellos, siempre mal colocado, al hilo del pitón, con el cuerpo ridículamente retorcido. Él, tan aficionado a hablar, debería explicar si lo que hizo en Huelva tiene algo que ver con el toreo.Justo de presencia fue el primero, tullido y con andares de perrito faldero. El segundo de la tarde era una raspita que puso a la gente sobre aviso; y cuando se anunció en la pizarra que el tercero pesaba 450 kilos arreciaron las protestas. El augurio se confirmó al instante: salio un gatito, inválido por más señas, que provocó el alboroto, y el presidente se vio obligado a devolverlo a los corrales. Chico el cuarto, otro gatito el quinto y muy justo el sexto. En fin, que solo se salvó el sobrero, grandote, de 535 kilos, con casi seis años de edad, feo de hechuras y sin cara.

Y Manzanares, otro que no carga la suerte ni por equivocación, y se alivia en cada envite escondido siempre en su natural elegancia, vibró con el sexto, que embistió repetidamente, aburrió con el noble cuarto en una faena pulcra e interminable y lo intentó sin éxito ante el rajado segundo

Foto: Pepe Plaza
La corrida fue uno de los grandes petardos de la temporada, de esos que expulsa a la gente de una plaza de toros. Pues bien, después del fraude cometido, los dos toreros no tuvieron inconveniente en que los izaran a hombros y los pasearan por la puerta grande como dos triunfadores; y algo más, ambos mostraban en twiter momentos después su contento y felicidad por una tarde tan bonita.

¿Hablarían en serio? ¿Son tan soberbios que se consideran por encima del bien y del mal y se mueven en la mentira con peligrosa complacencia, o es que toda su inteligencia reside en el valor?

Lo de ayer produjo sonrojo y vergüenza. Y lo que es peor: con taurinos como El Juli y Manzanares, ¿para qué hacen falta antitaurinos?



Pero, decididamente, fue una tarde en la que se disipó el objeto en el que se basaba. La pantomima de un encuentro entre dos toreros sin competencia. Sin toros dignos de una plaza seria y para una afición que, una vez más, paga y se le engaña. De un lado la presencia anormal de unos animales impropios de ser lidiados por las figuras que lo aceptan. Comprados por los que con esfuerzo luchan por la seriedad y la grandeza de la Fiesta en Huelva. Vendidos por quien pelea por mantener el prestigio de una ganadería venida a menos. Y de otro, colados a una autoridad que ni pinta ni parece decide nada en este asunto.

Lo triste de todo esto es que casi todo fue un engaño. Hasta la salida a hombros por la puerta grande de dos toreros a los que también les faltó una pizca de dignidad.

1 comentario:

  1. FRANCISCO JAVIER GOMEZ5 de agosto de 2013, 0:06

    Buenas noches Marin bueno ya sabes que yo si estube alli ayer por la tarde , sabes que soy abonado y yo se igual que tu lo que nos espera pero tambien sabes que mi aficion puede con todo o con casi todo por que lo de ayer fue de traca de petardo gordo no GORDISIMO , llevamos años aguantando las corriditas de pereda y este año que no lidia corrida en la feria ( lidio la novillada sin caballos ) viene cubillo y se caga en la era ( perdon por la expresion ) tu sabes como yo que el trapio y los kilos son cosas distintas pero ayer ni trapio ni kilos ni nada de nada , y como te e dicho despyes de tantos años tragando HUELVA se pronuncio , se mosqueo y lo protesto todo y con muchisima razon porque encima de pocos kilos y sin trapio , los " toros " se caian no tenian casta ni empuje ni nada de nada y encima se regalan orejas aunque tambien soy consciente de que estos tambien dan cornadas que no se nos olvide . Ayer senti verguenza porque Huelva nuestra Huelva no se merece esto encima que nos dan pocos festejos pasan estas cosas y ese es uno de los motivos por lo que en Huelva no funcionan las cosas . La gente se siente engañada y ¿ es para menos ? yo sali de ayi pensandome en volver a sacarme el abono pero mi AFICION puede con todo y lo sabes . Un abrazo TORERO .

    ResponderEliminar

Se respetarán todas las opiniones y se publicarán todos aquellos comentarios que no contengan ninguna palabra ofensiva hacia el autor o titulares de comentarios publicados.