Si lo intentas puedes perder, si no lo intentas… estas perdido

miércoles, 28 de marzo de 2012

CUADERNOS DE CAMPO: DESTETE Y DESAHIJE


Foto: UCTL
Hace un tiempo que deje una entrada del nacimiento del becerro. El principio de todo. Hoy voy a intentar explicar un poco lo que humildemente se sobre el destete y el desahijado de los becerros.

 Una vez concluida la parición en las ganaderías, casi en todas normalmente en la primera quincena de mayo, en las ganaderías nos encontraremos con becerros nacidos entre octubre y finales de enero (si el semental se echó a las vacas en enero del año anterior), y con los de “cola de camada”, nacidos desde mediados de febrero hasta mediados de mayo (coincidiendo con el cambio de semental). De esta manera tendremos dentro de la misma camada, becerros que tendrán el mismo guarismo de año ganadero pero llevándose entre sí ocho meses. Ante esta distancia de edad, en la que la diferencia entre los becerros es bastante notable, muchos ganaderos deciden partir en dos el destete. 

 Antes de continuar, he de decir que las fechas y cronología las voy tomando de hipotéticas explotaciones ganaderas de camada corta-media. Es evidente que cada maestrillo tiene su librillo, y que en ganaderías con camadas largas, el tiempo de parición suele ser más largo, o incluso el ganadero decide tener al semental más tiempo con el lote de vacas, con lo cual las fechas también se pueden alargar.

Con muchos de los ganaderos con los que suelo conversar, me comentan que no se debería destetar un becerro o becerra brava con menos de 5 meses. En el caso del manso, con unos días, e incluso horas se puede proceder al destete. De hecho se hace así para que el becerro no tire de la leche de la madre, pero en el caso del bravo, por su complejidad en el manejo y su funcionalidad, no es lo aconsejable.  Por otro lado, también me cuentan que no debe tenerse debajo de la madre con más de 10 meses. Por esta regla de tres y extrapolándolo a lo comentado anteriormente, los nacidos entre octubre y febrero seria conveniente destetarlos a primeros de junio y los nacidos desde el 15 de febrero hasta mayo sería conveniente destetarlos en octubre. Ha llegado el momento del desahíje.


Antiguamente, al no existir los crotales, los ganaderos solían estar bastante pendiente al ahijado de los becerros para llevar correctamente la genealogía de la ganadería. Recuerdo de algunos (muchos) que aprovechaban el herradero para ahijar una vez herrados los becerros y becerras y luego posteriormente desahijar a todos juntos. Ahora, con la ayuda de los crotales, esos que afean tanto a los becerros de pequeños, los ganaderos y mayorales no tienen el mayor problema para desahijar en cualquier momento.

Foto: Los Coquillas de Cifuentes.
Lamentablemente, el desahijado era una de las faenas camperas más bonitas que se podía presenciar, donde los buenos mayorales, vaqueros y caballos camperos eran piezas fundamentales. Y digo lamentablemente, porque ante la aparición de las puertas correderas en los corrales y las magnificas instalaciones ganaderas que existen actualmente, esta faena a perdido esencia y magia para beneficio de los trabajadores del campo bravo que también se lo tienen más que merecido. Aunque todavía queda algún que otro mayoral por aquí que desahíja sin caballo y a pie en los corrales. Que se lo pregunten a D. José Escobar (hay que clonarlo). Pero en este caso, también cada maestrillo...
La faena clásica, la de toda la vida se hace a campo abierto, donde se reúne todo el ganado en un cercado pequeño, donde vacas y becerros llegan juntos por la mangá. El mayoral y vaqueros se sumergían a caballo entre un mar de animales donde uno separa las vaca del becerro, otro corta el terreno de la vaca, y un tercero se coloca en la puerta para no dejar salir la vaca más que cuando esta llegue sola. Es una faena laboriosa, de horas, donde los caballos y vaqueros templan y mandan pasándose los pitones cerca de los pechos y nalgas de las bestias. Algunas vacas, sobre todo las primerizas, al verse cortadas con los becerros se arrancan y los caballos tienen que salir al corte. El temple, siempre el temple es el que evita desgracias hasta conseguir la separación. De esta forma la vaca se decide a tomar la puerta y a separarse del becerro. Las vacas más viejas, al estar más acostumbradas a esta faena, suelen presentan menos problemas.  


Foto: ganaderosdelidia.com
 No me acuerdo donde leí una vez que Hemingway, absorto ante el espectáculo expresó, “que si las calidades morales tuviesen olores, el valor tendría el del cuerpo ahumado-". Más o menos los olores de los garrochistas metidos en faena. También dije en una entrada anterior dedicada al caballo cruzado, que cuando un caballo sirve para la faena del destete este caballo sabe toda lo que hay que saber de la doma.


Después del desahíje, empieza la tristeza por varios días en la dehesa. Un corro de berridos inunda la misma, algunas vacas se llevan días con sus noches correspondientes bordeando por el hilo de las tapias, buscando el olor de los becerros al que ya nunca volverán a ver en el caso de los machos y dependiendo de la casta derrochada en la plaza de tientas en el caso de las hembras. Ambos se han quedado solos separados por una pared, y su triste canción de nostalgia son capaces de traspasar los corazones más duros del campo bravo.

16 comentarios:

  1. Jose Maria, sigue por ese Camino. Qué ningún camino te condicione; el tuyo es claro y directo. K-Hito te lo reconocería, bien desde la caricatura o la prosa más directa, qué de todo tenía.
    Esta mañana me has transportado al campo. Me he visto echado sobre una valla de piedra envejecida y musgosa, disfrutando de esa labor que tan maravillosamente acabas de describir.
    Sabes que me estoy enamorando del caballo; pero, pienso qué sobran algunos caballazos en el campo.
    Los becerros deben de mamarse hasta la última gota de leche de la madre, que es cuando cogen la mala leche, que luego les haré falta en la plaza.
    La cubrición, con la mitad del tiempo debe ser suficiente. No es malo algún eral revuelto con los lotes, para que levante el celo a las vacas, y el semental se sienta dominante. Vacío tiene que haber. Además, si ese eral cubre alguna, eso ayuda a hacer raza.
    Estoy escuchando mientras escribo ese "Silencio por un torero". Reconozco estar emocionado. Ya sabes: Hubiera sido "gallista".

    Saludos de Gil de O.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gil de O.:
      Pues si la entrada le ha emocionado y le ha transportado al campo, me puedo dar por satisfecho. Creo que satisfacerle a usted de toro es tarea complicada.

      Puede ser que sobre mas de un caballazo en el campo. Pero tambien creo que cada vez hace falta mas caballazo en el campo. He visto reportajes de toros para todos en Canal Sur donde apartan corridas de toros con quads y todoterrenos, y eso no es el campo bravo. Como se templa un toro o una vaca con el caballo, no se templa con nada.

      Yo no sé si hubiese sido Gallista o Belmontista... Ante estos deos monstruos, me hubiese quedado con los dos.

      Un abrazo y gracias.

      Eliminar
  2. Como siempre, acertadísimo en tus artículos. Si los humanos tomaramos ejemplo de muchos comportamientos del toro bravo, otro gallo nos cantaría, pero aquí, en lo humano, es tal la diversidad de "encastes", "cruces" y "pelajes" que jamás podremos igualar a esta raza que es el toro bravo. Enhorabuena por tu articulo José María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José:
      Me alegro que te haya gustado la entrada. A los aficionados buenos como tu o Gil de O. de poco les valdrá porque sabran como funciona esto. Pero si esto le llama la antención a alguno/na que lo desconozca, o simplemente le emocione como el caso de Gil de O. o el tuyo, me sobra.

      Como bien dices, tendriamos tanto que aprender del toro...

      Un abrazo José.

      Eliminar
  3. Marín:
    Todo lo dicho me parece una mentira. ¿Cómo te has quedado? No hombre no, pero después de Gil de O. y José Cisneros, a quien no me atrevo a contradecir en lo tocante al campo, como a ti, ,e apetecía que se te saltaran un poco los ojos de las órbitas. El campo es de las cosas que más pone de acuerdo al aficionado a los toros. Nos mantiene y nos alimenta nuestro espíritu y nos descubre lo ignorantes que somos, sobre todo si por medio anda don José Escobar, con puro o sin él, pero igual de sabio.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enrique:
      Pues al principio me he acojonao, pa que te voy a engañar. Pero es que tienes mucha guasa (que lo mismo que wasap). Siempre me has escuchado decir que el campo es una gran enciclopedia, donde cada gesto, cada faena es de una importancia y belleza inusual.

      Ya aprenderemos los dos al lado del del puro.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Este Enrique es la bomba. Gracias por tus palabras, pero a mi puedes contradecirme en lo que quieras, soy yo quien alguna vez pudiera contradecir por ignorancia, y lo tocante al campo, si te refieres a dar cuatro mantazos, solo tienes que querer hacerlo y lo conseguirás, el único secreto es la colocación y la distancia, no moverte y esperar que la becerra llegue a tu jurisdicción para correrle la mano sin que te toque la muleta, acompañar su velocidad y quedarte colocado sin perder pasos para después ganárselos cruzándote, de ese modo no ligas y no sale bonito, nada más, y eso con una becerra y tu afición lo consigues seguro, si no es que estás callado y nos das sopas con ondas a los que al menos lo intentamos. ¿Verdad José María?
    Enrique el Domingo de Resurrección nos vemos en Madrid, ya te enviaré un correo con la hora de llegada a Las Ventas, calculo que sobre las 12 de la mañana. Un saludo amigo.

    ResponderEliminar
  5. José:
    Pa mi que este se lo tiene muy callado. Este yo creo que cualquier dia que tengamos la oportunidad de disfrutar de una becerra, que espero que sea prontito, nos pega un repaso a todos que nos deja con los pies recolgando. Yo creo que es lo que dices tu José, este de Madrid nos da sopas a los dos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marin, Ojala algún día alguien te reconozca la defensa y la difusión que haces del toro bravo y su mundo pues el reconocimiento de quien te conoce ya lo tienes.
      Es emotivo leerte y sentirse transportado a esas faenas del campo. Un abrazo y espero que tanto tu como la parienta estáis bien

      Eliminar
    2. Antonio, quizás me conozcas mejor que mucha gente, y sabes que para mi el reconocimiento por fuera, aunque no le hago ascos, pero no es de mis prioridades. Solo con que alguien se sienta atraido por este animal, como ya se ha demostrado en comentarios anteriores, me siento satisfecho. Como dices, los que me conoceis estais siempre ahí y eso me sobra.

      Un abrazo, y haber si nos tomamos un cafe esta semana santa.

      Eliminar
  6. Pepe, Marín:
    No me gusta defraudar a nadie, pero en este caso sí que lo haré y con contundencia. Y la cosa debe ser "facilísima", solo de leer lo que dice Pepe de cómo se torea, a uno se le viene el mundo encima. Qué sencillo es torear bien y qué difícil, dificilísimo es hacerlo.
    Un abrazo a dos futuros defraudados. Y me habéis hecho rmper mi propósito de huelga, pero por charlar con amigos no se ofende a nadie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya veremos si soy un defraudado o no... ya veremos.

      Eliminar
  7. Vaya que si José María, con todo lo que "soltó" en Linares, yo creo que aún más se dejó dentro. Este Enrique sabe dosificarse, ejemplo sus excelentes escritos, pero mejro así, de esta forma vamos tomando nota el resto de aficionados sin que se nos haga difícil la lección.
    Un saludo a todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lo que nos queda que aprender de este José...

      Eliminar
  8. Espectacular!!! muchas gracias por compartirlo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Domingo. Siento mucho el no haber podido estar con vosotros en las visitas a Cuadri y Prieto de la Cal, pero un tentadero es un dulce demasiado apetitoso para cualquiera. De todas maneras, Pgmacias tiene mi telefono y mi e-mail, y cuando vengais por aquí abajo de nuevo no dudes en pegarme un toque para tomarnos unas cervezas.

      Un saludo.

      Eliminar

Se respetarán todas las opiniones y se publicarán todos aquellos comentarios que no contengan ninguna palabra ofensiva hacia el autor o titulares de comentarios publicados.