Si lo intentas puedes perder, si no lo intentas… estas perdido

miércoles, 6 de febrero de 2013

CUADERNOS DE CAMPO: TENTADERO DE MACHOS


Hemos hablado en alguna ocasión sobre la importancia de los tentaderos, y ya que en su dia se habló del tentadero de hembras, hoy vamos a intentar explicar un poco por encima lo que significa el tentadero de machos. Si el tentadero de hembras es de suma importancia en una ganadería, aun mas lo es el de machos. La diferencia es que los machos se lidian y las hembras no. Los novillos no pueden ver una muleta o capote. A menos que se decidan "quemar" si o si todos los machos que se tienten, todo lo que se haga en un tentadero de machos tiene que tener mucha delicadeza y experiencia para no echar a perder un animal.

Esta faena de campo se hacen de dos maneras, a campo abierto en acoso y derribo, o en plaza. La elección de cualquiera de las dos depende de cada ganadero, a veces de generaciones, o de la misma finca, y cada una tiene sus pros y sus contras. Las de campo abierto tienen la ventaja de que el novillo tiene todo el campo como via de escape, y si realmente es bravo lo demostrara si o si, pero por el contrario necesita de una finca con un corredero amplio, de superficie llana y sin vegetación, de ahí que en muchas fincas no se puedan hacer por su orografia. Por el contrario, las de plaza tienen la ventaja de que con unas buenas instalaciones, las faenas suelen ser mas cortas en el tiempo, con menos personal, pero que si necesitan de un ruedo amplio en la placita de tientas para poder ver bien al novillo.

Acoso y derribo a campo abierto

Unos cuantos días antes del tentadero, se suele mover los animales a tentar junto a los cabestros por todo el corredero para que estos vayan cogiendo las "querencias". El dia del tentadero se deja a los erales en un cercado en un pequeño cercado en un extremo del corredero junto a algunos cabestros, mientras otros mansos se llevan a otro cercado al otro extremo del corredero. A mitad del corredero mas o menos se situa el picador, siempre a la vista del ganadero.

Al salir el eral del cercado irá en busca de "la querencia natural" al otro extremo del corredero, y es ahí cuando toman contacto con el el garrochista y el amparador (collera). El amparador "avivará" la carrera del novillo, golpeando con la garrocha sobre el lomo. Justo antes de llegar a donde se encuentra el picador, el garrochista “monta el palo” y empujando con la garrocha junto a la penca del rabo del eral lo derribará. Así, una o varias veces, dependiendo del celo del novillo, hasta que este se "emplaza" y busca a los jinetes. Entonces la collera se retira, dando paso al picador para que llame al animal. Cuando el ganadero mande sacarlo del caballo de picar, será la collera de nuevo la que lo saque volviendolo a poner tantas veces como sea necesario hasta verlo. Cuando esté visto, garrochista y amparador se lo llevarán pegado a la grupa de los caballos hasta el cercado donde se reunirán con los demás cabestros. Si el novillo reune una alta nota en el caballo y su morfologia es la adecuada para ser semental, muchos ganaderos mandan torearlo a campo abierto para coger nota en la muleta.
 
Es una faena de una belleza inmensa, donde se dan cita muy buenos jinetes, garrochistas y amparadores, en un marco inigualable como es el campo bravo en toda su plenitud. De esta faena campera nació una modalidad ecuestre como es el acoso y derribo, con concursos a nivel nacional. Tanto la doma vaquera como el acoso y derribo tiene su origen en faenas camperas con el bravo.

Tentadero de machos en plaza

Los ganaderos que eligen este tipo de tienta, suelen escoger de la camada de erales o utreros los animales que mejor tipo tienen (cara, pitones, talla) y que ademas vengan de una reata (familia) de nota alta.

Las personas que van a llevar a cabo esta faena son esenciales, ya que de ellos va a depender que el ganadero vea bien al novillo en la plaza. Estos suelen ser frecuentemente rofesionales del toro (matadores, banderilleros o novilleros) y personal de confianza de la ganadería. Al no poder utilizarse desde el principio los capotes, para colocar al novillo en el caballo, las personas que van a intervenir se colocan en los burladeros con varas o ramas de arboles. En la cotraquerencia a chiqueros se coloca el picador. Cuando el ganadero ordena “puerta”, los "tentadores" deben estar atentos para "tocar" con las ramas de manera organizada al novillo de un burladero y de otro hasta dejarlo en suerte en los medios. Cuando esta fijo en el caballo el picador lo llamará hasta que se arranque al peto. Para sacarlo del peto se volverá a sacar con las ramas hasta ponerlo de nuevo en suerte, a la distancia que marque el ganadero, una y otra vez hasta que se vea.

Hay que estar muy puestos para realizar esta faena. Hay que llegar mucho a los novillos, sobre todo para sacarlos del peto, y tocar desde un burladero u otro en el momento preciso. De lo contrario, aquello puede ser un caos y todo lo que se haga puede perjudicar la suerte del novillo. Si el novillo no cumple las espectativas, se devolverá al campo y podrá ser lidiado ya que no ha visto ni capote ni muleta. Si las cumple y el ganadero decide "quemarlo", entonces se puede volver a poner en el caballo con el capote o directamente torearlo de muleta.

Me gustaría comentar para finalizar la entrada, que hay ganaderias que no tientan los machos. Directamente los echan a las vacas "por reata", entendiendo que su familia es de total confianza y su mayor prueba es directamente la lídia del producto. Incluso puede coincidir el lidiar un toro extraordinario en corrida y tener un hermano de padre y madre en camadas posteriores, pasando este directamente a ser semental. Otra forma diferente de elegir el pilar básico de la ganadería, aunque para ello se ha de tener una ganadería corta y tenerla muy, muy en la mano.

A partir de aquí, muy pocos serán los elegidos que pasen la prueba para sentar las bases de una ganadería y que luego serán recompensados con un pequeño "harem" de vacas para probar los primeros años al nuevo semental, para ir aumentando en caso de buenos resultados.

6 comentarios:

  1. Marín:
    Vaya sarta de mentiras que nos cuentas. Te voy a decir cómo es esto. Todo esto no se hace, porque para eso están los indultos, y si no, va un maestro y cuanto más bobo vea al animalito, mejor nota se le pone y además manda que se le deje tranquilo, que ya está visto. Y el ganadero traga y hace caso al maestro.
    Perdona la broma, pero como ya me conoces, me he permitido el lujo. Pero para lujo esta entrada amigo. Que espléndida manera de contar una operación tan complicada y delicada como esta. Pero si el que escribe tiene sabiduría, afición y ese amor tan desmedido por el campo, ¿qué queremos, que salga mal? Pues no, y si lo firma mi amigo Marín, pues con mayor motivo.
    Un olé muy grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enrique:
      No creas que es tanta broma lo que dices. Algunos de estos "ganaderos" modernos, se fijan antes en un indulto que en lo que ellos puedan ver directamente en el tentadero. Y a lo mejor ese indulto ha sido de "aquella manera".

      Me alegra que te haya gustado la entradilla. Muchos ya sabreis como se hacen este tipo de tareas, pero bueno, a lo mejor a muchos les sirve de algo. Gracias una vez mas.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. MARIN:
    Me encanta esta entrada porque el tentadero de machos me gusta muchísimo y además lo has explicado a la perfección. Solo añadiría dos cosas.

    Normalmente las ganaderías que realizan el tentadero a campo abierto también realizan el tentadero en plaza puesto que son pruebas complementarias. Se tienta a campo abierto y los que mejor nota obtengan, acompañados de hechuras y reata, son metidos en la plaza. Es raro ver que en un tentadero a campo abierto se toree a pie (al menos yo nunca lo he visto) puesto que antes de torearlo a pie normalmente se ve de nuevo al caballo en la plaza donde todo es más objetivo y además se deja al animal un tiempo para recuperarse del esfuerzo del tentadero a campo abierto.

    El otro apunte es que el tentadero de machos a campo abierto no sólo sirve para sacar sementales. Quizás la parte más importante sea saber como va a ser esa camada y, según la nota, para que destinar a los animales. Los de mejor nota a corridas de toros y los de peor a novilladas sin picadores o a quemarlos en la finca, todo esto acompañado también de la presencia del animal.

    Para terminar darte de nuevo la enhorabuena por la explicación y por esta entrada tan bonita. Perdón por ponerme tan "tiquismiqui", es que el tentadero de machos a campo abierto me apasiona.

    Enhorabuena amigo MARIN. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alberto:
      Pues llevas toda la razón del mundo. Es un detalle que se me ha pasado por alto, el hecho de que no todos los tentaderos a campo abierto son para elegir sementales. Tambien se hacen para ver la calidad de la camada y el destino de los animales. Gracias por recordarlo.

      Yo si he visto quemar machos a campo abierto. No es frecuente, pero si que los he visto. Y ojalá estes siempre tan tiquismiqui macho, que la cabeza de uno ya no da pa´tanto. Muchas veces los comentarios complementan muchísimo las entradas. Gracias de nuevo Alberto.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Buenas a todos, que ignorancia la mia, que solo veia eso como un entrentenimineto de señoritos del sur. Habia oido yo eso de tantear las camadas, pero viendo como salen los toros de muchas ganaderias de esas que hacen este acto, por lo visto por mi, no valian para nada, asi que ignorancia la mia. De todas maneras señor Marin , como escrito, me ha gustado mucho. !!!ahora mismo me ha venido una ganderia a la mente!!! que si hace el acoso y derribo, y por lo poco que le he visto lidiar, de algo quizas si valga, por que los novillos le han salido buenos la mayoria, Fernando Palha. Bueno un saludo a todos.
    Kaparra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Kaparra:
      La verdad es que yo no acabo de ver eso de tentar los machos para elegir el destino de camada, pero si es cierto que, como dice Alberto, se hace. Sé tambien que hay ganaderias como Miura que lo hacen con los machos a campo abierto.

      El acoso y derribo, como modalidad ecuestre, se deribó de esta faena campera, y para nada de un entretenimiento de "señoritos", que por aquí hemos tenido muchos. Ahora, algunos "señoritos" lo hacen por placer ya que son los que tienen el dinero, las fincas y los animales para hacerlo.

      Un saludo Kaparra.

      Eliminar

Se respetarán todas las opiniones y se publicarán todos aquellos comentarios que no contengan ninguna palabra ofensiva hacia el autor o titulares de comentarios publicados.