Si lo intentas puedes perder, si no lo intentas… estas perdido

martes, 25 de septiembre de 2018

PABLITO CLAVÓ UN CLAVITO...

Llevamos unos días escuchando y leyendo a auténticas eminencias del periodismo taurino nacional en contestación a lo que este iluminati de Pablo Iglesias le ha dado por soltar por la boca. ¡Otro referemdum!. Pero señor, que si vamos a gobernar un país a base de referemdums cada fin de semana mejor se quedan en casa y repartirnos sueldos entre los votantes. Es mas, pongan los referemdums los miércoles que el fin de semana tengo cosas mas importantes que hacer que "ir de referemduns". Lo mismo se podían aplicar ustedes el cuento y trabajar mas por el ciudadano de a pie que andar con tanta idiotez. Hay cosas mas importantes que hacer (para todos).

Escritos y mas escritos, que resulta que Pablito, cada vez que clava un clavito, duele mas que pagar la cuenta en el Bulli. Y razón no le faltan a cada uno de los que he leído por ahí. Suscribo todas y cada uno de los puntos y comas que han escrito. Para refranero el español, y ya se sabe que un clavo saca a otro clavo. Nos llevamos las manos a la cabeza (léase tercera persona del plural) cuando nos quieren tocar la fiesta desde fuera, pero si tengo que ser sincero, a casi todos estos que ahora se parten la camisa por la fiesta como en cualquier boda calé, los llevo esperando a que escriban y apunten con el dedo cuando se maltrata desde dentro a la fiesta, a el aficionado y, sobre todo, al toro. Pues siguen sin darse por aludidos. El malo para ellos es este pobre pequeño dictador de extrema izquierda, que lo único que quiere es tomar protagonismo y vivir de la sopa boba de engañar a cuatro almas indecisas, pero a los que son el verdadero cáncer de la fiesta...ni escritos ni ostias.

Esto duele mas que todo lo que pueda decir
Pablo iglesias. Toro del Vellosino lidiado en
Tomelloso este 2018 por El Juli
¿Donde está esta gente cuando en días como los de Tomelloso salen toros presuntamente cohibidos de libertad en sus defensas, mas propios de una lidia a caballo que a pie, y siempre con las figuras de por medio?. ¿Donde está esta gente cuando se incumplen los reglamentos y no están los toros de Daniel Ruiz las 24 horas pertinentes antes de su lidia en los corrales de Albacete?. ¿Donde están esta gente cuando a los profesionales del toro no se les paga ni los mínimos en las plazas regentadas siempre por los mismos?. ¿Donde está esta gente cuando Matilla veta al triunfador de San Isidro (Alejandro Talavante) supuestamente por pedir lo que cree que es suyo?. ¿Donde está esta gente cuando a los aficionados se les atraca sistemáticamente en las taquillas?. ¿Donde está esta gente cuando se maltrata a los toreros jovenes y emergentes en los despachos y son vetados por las figuras?. ¿Porque no exigen esta gente en sus crónicas un tercio de varas y una lidia integra?. ...Ni están ni se les espera. Exceptuando a unos cuantos como Antonio Lorca, los demás...mutis por el foro. 

Está bien defenderse de cuatro mindundis como Pablo Iglesias, pero la cuestión es que en casa hay mucha mierda por barrer como para fijarnos en la que tiene el vecino. Que al final, la tierra que echamos encima de la fiesta les va a servir a los de Podemos para que realmente puedan. 
Señores, que Pablo Iglesias no llena tendidos, pero el sistema actual si los vacía. Hay que escribir mas sobre lo que realmente falla y echar a los cuatro que manejan este cotarro. Apostar mas por el toro, apostar mas por ferias con mas novilladas, exigir al estado que reduzca costes en las novilladas para que los chavales puedan torear, apostar mas por políticas de precios asequibles a todo el mundo. Si seguimos solo fijándonos en el clavo que clavó Pablito, solo alimentaremos la ponzonia del antitaurinismo interno, y seguiremos de mierda hasta el cuello. Aquí, el mayor referendum que se puede hacer se llama TORO, y se apellida LIDIA por parte de su padre e INTEGRIDAD por parte de su madre. Sanseacabó. Y ahora, si quieren, apunten, disparen y sigan escribiendo...pero de todo. Que hay que echarle mas cojones al asunto y no solo a Pablito. Porque lo que si está claro es que lo que diga este de la coleta a mi plin, entre otras cosas porque a mi, algún que otro día que todavía suelo ir a los toros, me cuesta el dinero. Pero si a los que realmente vivís de esto no os duele... recen porque no llegue el día del referendum. Que con pan os lo comáis.

miércoles, 19 de septiembre de 2018

COMO NO TE VOY A QUERER...

Te conocí con pocas horas de vida, encamado en la hierba, mientras el resto del lote de vacas sesteaba a lo lejos con el resto de sus retoños. Yo apenas llegaba a la decena de años, y montado en el reposapiés de aquella vieja Vespa, comenzó para siempre aquella adicción al bravo. “Mira, ese becerrito es como tu toro de juguete José Mari” me comentaba mi padre. “Pero papa, mi toro de juguete es grande y tiene cuernos. Ese torito no tiene cuernos”. Mi padre sonreía ante aquella ignorancia lógica de aquel crio. “Vamos más adelante, que te voy a enseñar a sus hermanos mayores”. Y así aquella Vespa empezó a recorrer el camino entre Peregrin, el Partido y Comeuñas. A medida que avanzábamos, aquellos hermanos del becerrito iban creciendo. “¿Lo ves? -me decía mi padre- estos son más grandes”.  Y claro está, sin entrar en detalles de añojos, erales y utreros, fui conociendo incrédulo como aquel becerrito se convertiría en aquel hermoso animal. Como mi juguete. Era ver en unos pocos kilómetros como el gusano se convertía en una bella mariposa. Aunque si bella era la mariposa final, más bello era el gusano inicial. Cuando llegué a casa y cogí de nuevo aquel toro de juguete que me había acompañado desde pequeño, ya todo era distinto. Ya sabía la historia de donde venía aquel animal al que tanto veneraba.  Le debo tanto a aquel becerrito encamado…

Te conocí con pocas horas de vida...

...y me explicaron que llegarías a ser como mi juguete

Como no te voy a querer si has formado parte de mi vida desde que empezaba a gatear. Si te vi nacer y crecer en la dehesa al lado de mi casa. Si te vi mamar de las ubres de aquella hermosa vaca. Si te vi corretear por cercados jugando con tus hermanos de camada. Si te vi tragarte sin rechistar tu marca a fuego en aquel día de herradero. Si te vi empezar a imponerte en la camada por coger la mejor pila de pienso. Si a base de días, también fui viendo como entrabas en la “adolescencia” e ibas tomando aspecto de caballero. A tus hermanas las vi además arrancarse de lejos al peto y venirse arriba en la pelea, sabedoras quizás, de que de su casta dependería su futuro en la dehesa. Y las vi venirse arriba en la muleta poderosa de este u aquel torero para poder volver al cercado con una “S” anotada al lado de su nombre en el cuaderno de notas del ganadero. Como no te voy a querer…

Si te vi mamar de las ubres de aquella hermosa vaca...

...si te ví jugar con tus hermanos en aquel cercado

...te vi tragarte tu marca a fuego sin rechistar (Foto: Alberto Ariza)

...vi como ibas tomando aspecto de todo un caballero

...Y vi a tus hermanas ganarse la vida en la plaza

Y unos kilómetros más adelante en la vida te vi hacerte un buen mocete. Te vi reburdear por el cercado. Te vi buscar la sombra del viejo alcornoque. Te vi beber en los charcos y arroyos, como también te vi buscar el frescor de la tierra en las tórridas tardes de verano en aquellos regajos secos mientras el ganadero sacaba su libretilla de lotes para el año que viene. Como no te voy a querer, si vi como pasabas de adolescente a hombre a medida que las primeras aguas hacían crecer la otoñada que daban paso a un suave otoño y un frio invierno donde llegarías a ser como aquel juguete que mi padre me compró de pequeño: Un señor toro.

Te vi reburdear...

...te vi buscar la sombra del viejo alcornoque

...te vi beber en los arroyos

...y te vi buscar el frescor de la tierra en verano

Y a medida que aquella vieja moto recorría el espectáculo que deparaban los cercados bravos de la vida, llegamos a el último, donde los dos alcanzamos la plenitud. Allí estabas, altivo, desafiante…bello, y yo pasé de ir en el reposapiés de la Vespa a conducirla por donde creía que debía seguir. Es aquí donde de verdad empecé a comprender muy pocas verdades y muchas mentiras. Contigo. A tu vera. Mientras te enfrentabas a otros por la jerarquía que creías merecer, mientras te retirabas solitario, mientras te ponías coqueto de terracota, mientras vivías… me limité a observarte. Y sé que me observabas. A tu lado comprendí  que en este mundo nada es lo que parece, y lo poco que parece…al final se queda en nada. Te miraba en el bebedero y sabía que fuera de allí muchas veces no te dejarían ser tú. Es duro ver como a mi mejor amigo lo pisotean una y otra vez. Era (es) muy duro verte en el cercado y saber que este recorrido que hemos hecho juntos… no nos va a servir de nada. Eso si Paquito, el ver la cara de Diego cuando te tenía ahí cerquita es por lo único que merece la pena de verdad tantas mañanas de sueño y noches de insomnio.

Alli estabas, desafiante y bello
Mientras te enfrentabas a cualquiera por tu jerarquia...

Mientras te retirabas solo...

...y también te vi ponerte "coqueto" con la terracota

Ahora, cuando los alamares y el azabache me dejaron la espalda llena de cicatrices de puñaladas, seguiré estando ahí contigo amigo mío. Eres de lo poquito que me queda, y aunque muchos se hayan empeñado en tratarte como al último monigote de todo este tinglado...siempre seguirás siendo el rey. Seguiré volviendo a los primeros cercados que un día recorrí con mi padre, allá donde las parideras recobran la vida. Porque fuiste el primer juguete que un día tuve, aunque ahora muchos se empeñen en convertirte en un juguete roto. Pero te seguiré buscando. Te vi nacer, te vi, crecer, te vi buscar por encima de aquella tapia la complicidad de una vaca que un día te trajo al mundo, justo el día antes de iniciar tu partida (posiblemente) definitiva. Y te vi marchar una mañana fresca, volviendo la cara por última vez para despedirnos. Pero mientras me sigas volviendo la cara en cualquier cercado para buscar una mirada cómplice… ahí estaré. Como no te voy a querer…

Te vi nacer...

...y te vi crecer

Te vi buscar la complicidad de aquella vaca por encima de la tapia...

...y jamás olvidare la ultima mirada de complicidad

Pero mientras te sigas volviendo para mirarme en cualquier cercado...

...COMO NO TE VOY A QUERER!!!


AGRADECIMIENTOS

A todos aquellos ganaderos a los que estaré eternamente agradecido por dejarme disfrutar de mi pasión. A la familia Cuadri, D. Manuel Ángel Millares, D. Tomás Prieto de la Cal y D. José Luis Algora (Partido de Resina) y todo su personal de campo (Mayorales y Vaqueros) por el trato recibido siempre. A Alberto Ariza Moreno (El secreto de la Bravura) por prestarme esas fotos de un día de herradero. A Carlos Canalo y Victor Palmar por esos ratos de campo. A Enrique, Gloria, Isidro, Alberto, Fidel, Francesc, Jesús, Josema, Juan Antonio, Julián, Paco y Rodri. A todos… muchas gracias por dejarme siempre aprender tanto.