Si lo intentas puedes perder, si no lo intentas… estas perdido

sábado, 20 de febrero de 2010

ECHANDOTE DE MENOS

No me entra en cabeza. Por mas vueltas que le doy, es que no me entra. A veces no comprendo como puede haber alguien ahí, que permita tantas injusticias. Me cuenta mi hermano, que justo en la puerta de su casa en la Antilla, tiene un perro vagabundo medio recogido, solo por ponerle un tabal con ropa vieja para que duerma. Le ha comprado hasta su saquito de pienso para que pueda comer algo. Y es que este también es único en el mundo (mi hermano digo, porque perros como este los hay a la patá (1)). Y claro el animal esta que no se le quiere mover de su lado... y yo echándote de menos Lobi.

Hacia tiempo que quería escribirte algo. Han pasado ya siete años, siete, sin que me haya olvidado de ti. Gracias a Dios tengo a la Kenia, la Tani y ahora el Moro que no me dejan hueco para mucho con tanto cariño, pero la verdad es que tu siempre tendrás tu sitio como amiga fiel que tuve. Jamás olvido a los buenos amigos. Para todo aquel que este leyendo esto, Lobi es mi perra pastor belga (Groenendael) que estuvo durante 14 años a mi lado. Siempre estuvo ahí. Ella no entendía de mosqueos por exámenes suspendidos, por partidos perdidos, por mosqueos.... ella siempre ahí.

Mi amigo Antonio José tenia a su madre y una de las veces que lo vi me quede enamorado de aquel perro. Le dije que cuando tuviera cachorros me guardase uno y así fue. Al poco tiempo tenia ¡¡ doce cachorros !! para elegir... y allí estaba ella, una autentica bolita de pelo negro como el carbón, con sus dos orejitas de punta y esos dos ojillos negros entre tanto pelo.


El nombre se lo puso Rocío, mi mujer, por aquello de que se parecía mucho a un Lobino pequeño. La verdad es que me acuerdo mucho de ella y necesitaba escribirle algo.... Todos los años, a mediados de diciembre empezaba a ponerse nerviosa, y es que eso de los petardos y los cohetes no lo llevaba muy bien. Desde que empezaban las navidades hasta que acababa el santo era casi otra. Le encantaba quedarse dormida con la cabeza apoyada en mis piernas cuando íbamos al campo. Era sentarme en la hierba y allá que venia, cogía su sitio... y echar la cabezadilla los dos. Lo de los gatos.... tampoco es que lo llevara muy bien la verdad, y si alguno de mis vecinos lee esto y se acuerda de aquel gato que no le volvió mas a casa... que nos perdonen a los dos. A mi no me daba tiempo a cogerla y al gato lo le daba tiempo a decir ni "meloja". Llego a parir tres hermosos cachorros al cruzarla con otro pastor belga igual que ella.

Murió a los catorce años de edad y eligió un martes del santo para empezar su declive. Ese día dijo a cerrar la boca y no volvió a comer mas. El suero en vena no fue suficiente, tan solo para alargarle la vida un par de días si acaso, pero al final, ella no quiso seguir. Recuerdo que mi padre me hizo el gran favor de evitar verla en sus últimos momentos y solo me señalo el lugar donde descansa desde entonces. Gracias a Dios me quedé con su dulce mirada grabada para siempre.

Gracias por todo amiga.

(In Memorian)
(1) patá: sinonimo de la expresion "a la patada". Significa "en cantidad", "abundante"

3 comentarios:

  1. Son las cosas de la vida, hay animales que se merecen ser recordados como a personas.
    Y hay gente que son como animales, no merecen un segundo de nuestro recuerdo.
    Esto es el mundo, tenemos que haber de todo.

    Un saludo, MARIN

    ResponderEliminar
  2. Gracias Santiago, pero creo que se merecia este "pequeño homenaje"

    ResponderEliminar
  3. Te entiendo muy bien...yo también he tenido perros a los que echo de menos y que fueron compañeros inseparables,leales y cariñosos hasta el final...ya quisieran muchos animales de dos patas parecerse un poquito siquiera a estos inseparables amigos de cuatro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Se respetarán todas las opiniones y se publicarán todos aquellos comentarios que no contengan ninguna palabra ofensiva hacia el autor o titulares de comentarios publicados.