Si lo intentas puedes perder, si no lo intentas… estas perdido

viernes, 31 de mayo de 2019

LOS DE CUADRI PARA MADRID 2019

Vuelve la divisa triguereña a las Ventas después de un año de ausencia. Un corridón de toros el que tiene reservado la casa Cuadri para la cita el próximo día 12+1 de Junio. Puede ser que de entre estos toros salgan los seis que se lidien ese día. El cartel estará compuesto por Rafaelillo, Domingo López Chaves y Octavio Chacon.

Mucha suerte para todos




15 - Trillador

17 - Nadadero


29 - Capitán

31 - Azuquero


34 - Alemán

39 - Goyesco


41 - Contratista

42 - Revisor

51 - Crisantemo





martes, 28 de mayo de 2019

LA ETERNIDAD DE UNA SONRISA


Era el si. Era ese perenne olor a injusticia torera que presentaba cada tarde que mas falta hacía la gloria. Si, era el. Aquel que empezó a revolotear por las Ventas el pasado viernes 24 de mayo un rato antes de que Julián López "el Juli" confirmara la alternativa a un torero de Trigueros. O de Huelva, como quieran. Pero un rato antes de romper el paseillo, le dije a Enrique y Sergio que estaba hasta las trancas. Lo olía. Era como aquel que había sentido otras muchas veces en circunstancias difíciles. No era yo el que tenía que tragar quina... o si. No lo sé. Ni lo sabía. Pero si es cierto que algo de mi, de mi mujer, de todos y cada uno de los triguereños/ñas, vecinos beasinos/as y de onubenses en general que se habían trasladado a Madrid, se habían vestido de blanco y oro para romper el paseillo a orillas de la calle Alcalá. Pero aquel perfume seguía allí, desde que el paquete de Nobel perdía efectivos a la salida de Molador, hasta que salió Despreciado...

No voy a entrar en historias de números de despojos conseguidos. Lo de la casquería nunca me gustó. Las cifras para los que aman solo las cifras, los estadistas, sin fijarse en el entorno de la muestra. Me quedo con el conjunto de una actuación de una tarde, y como no, de esa segunda faena. Una tarde redonda, contundente, donde David siempre estuvo en su sitio. Tanto en sus toros, como en los de los compañeros. Mostró las intenciones en su primero con entrega y firmeza, entro en quites tanto en sus toros como en el de Paco Ureña, y dejó la impresión de venir a Madrid como tiene que venir un torero a confirmar. Yo no voy a juzgar si en el noveno muletazo y en el doceavo no se lo metió para atrás o si en este o aquel adelanto mas la pierna que en el otro. Me voy a quedar con que no la retrasó nunca. Porque no era tarde de ponerse guapo para la foto. Porque no era tarde de dar muletazos a media altura, sino de todo lo contrario, de bajar la mano a un Juampedro herrado con el numero 58 que lo quería todo por abajo y sin duda alguna, porque las dudas... había que pagarlas con sangre. Tan bravo fue el toro en la muleta, que en la arrucina de adorno, en cuanto perdió la tela delante del morro se quedó en los talones de David. Lo que viene siendo un toro exigente y bravo. Y allí estaba "Davilillo", como cariñosamente le llama Fernando Cuadri, como aquel héroe que no le volvió la cara a la cita con el villano de turno para pasar a la historia o desaparecer definitivamente del comic.
Rugió las Ventas en cada muletazo perfecto dentro de tanta imperfección que tuvo la tarde desde un principio, imposible de ver para unos pocos y a la que poco importó a David para jugarse los muslos a cara de perro. Para cuando muchos acababan de preguntarse "quien era ese tio" la locura ya les había enganchado. Y se llenaron los bares en Trigueros para ver a su torero, igual que se llenaban las pocas casas que tenían radio o televisión en tiempos de otro matador de toros triguereño, para ver como David se pasaba las dos guadañas por los costados en bernardinas que hubiese firmado el mismo Pablo Gómez Terrón.

Y fue en el momento de irse a por la espada donde los nervios no aguantaron mas. Me senté en mi localidad de la grada del 6 y se me empezaron a pasar muchas cosas por la mente. Mi padre, que hubiese disfrutado como nadie viéndolo. Manolín e Ignacia, el mache, Narciso, Mari, Juanma, Salud,  el sonido de unas campanillas de madrugada el último lunes de enero, un amanecer de pentecostés en la plaza de doñana,... De ese año de lucha, sacrificio y superación donde nunca desapareció de la cara de David Pérez Sánchez esa eterna sonrisa que nos daba fuerza a todos, y sobre todo de aquella ilusión vestida de tinto y azabache que sin duda estaría allá abajo empujándolo para que alcanzara la gloria junto con aquel vendaval de bravura de Juan Pedro Domecq llamado "Despreciado". Y fue en aquel preciso instante cuando aquel aroma de adversidad torera desapareció. Una explosión de 23.798 almas me hizo levantarme del asiento y mirar como aquella espada estaba en todo lo alto. Ahora si. Ahora olía a incienso nazareno y a sal de la mar.  Así se fue David de Miranda de las Ventas, por la puerta grande que le debía el destino. Torero de Trigueros, o de Huelva como la bandera que lo acompañaba, con esa sonrisa eterna que da la grandeza del toreo. El resto... ya es historia.

A este juntaletras se le pueden poner ahora mil correcciones y apreciaciones, pero he tratado de transmitir lo que viví el viernes pasado en las Ventas. Los que conocemos a David de Miranda sabíamos que era cuestión de tiempo. Solo tiempo. Fue el pasado viernes 24 de mayo, y yo estuve allí para verlo. Las sensaciones en la puerta grande después con su madre, su familia y su entorno me las quedo para mi. 
Gracias David. Gracias torerazo!!!!!!

FOTOS: Ceferino Villaseñor. Gracias Cefe!!!!


P.D.: Quería mandar un abrazo enorme a Luis García (el carnicero) y su familia, gran aficionado y Mirandista de pro, por el fallecimiento ese mismo día de su esposa y a los dos días de su hermana. Y otro abrazo para mi amigo Norberto, a su padre y sus hermanos, y a Elena por el fallecimiento de su madre. DESCANSEN EN PAZ.





jueves, 16 de mayo de 2019

LA DECADENCIA (Francesc Delcastillo Gómez)



Todo empezó con el toro. Puesto que todo lo que sucede aquí empieza con el toro. Sin el toro no hay nada y de la nada poco se puede hacer.

Lamento de nuevo hablar del sistema, pero no puedo obviar o ignorar a ese gigante que cada tarde me sacude. Hablar del sistema del toro supone hablar de un sistema global, más allá del toro. Un sistema que se extiende a nivel mundial. Son muchos y muy buenos los sociólogos que se han parado a analizarlo, yo tan solo quisiera apuntar un par de cosas.

Vivimos en el momento en donde más información a nuestro abasto tenemos, libros online, blogs, grupos, foros, páginas, de todo. Pero claro, por otra parte, vivimos en la era del Twitter, de 280 caráctetes, vivimos en la época de la Wikipedia, del wikihow y del fast food. Lo queremos todo ya, ahora, lo queremos rápido y barato. No nos paramos a filtrar, a estudiar o a contrastar, nos fiamos de cualquier gurú que oculta su identidad real en una cuenta de Twitter. Pudiendo ser los ciudadanos más formados de la historia somos quizás los más vagos y los más crédulos. No cuestionamos nada, aceptamos y acatamos. Pudiendo ser más lobos somos más ovejas.

Pues bien, los toros son un reflejo de la sociedad. El sistema que impera en nuestra fiesta es exactamente el mismo que el que impera en el resto de la sociedad. Somos la generación de aficionados que más fácil lo tenemos, en cambio somos los menos estudiosos. El sistema tiene un gran aparato de comunicación que repite y reitera y repite y reitera los dogmas de su poder. Lo minoritario es minoritario pq no embiste, se torea mejor que nunca... El nuevo y no tan nuevo a base de machacar y machacar y machacar estos dogmas los cree a pies juntillas y los defiende como si con ello le fuese la vida. La falta de espiritu crítico y de necesidad de aprender y conocer se extrapola a los tendidos de cualquier plaza.

Todo empezó con el toro y ahora se reproduce en el tendido. Un público que entra en la plaza y sale sin enterarse de lo que allí sucede, un público predispuesto al triunfo, un público que lo aplaude todo y no percibe absolutamente nada. Dar la enhorabuena al sistema, puesto que si, lo han conseguido. En el ruedo está el toro bobo, con la muleta el neo toreo y en el tendido y hasta en el palco el neo borrego.

miércoles, 15 de mayo de 2019

AVIONETA II, TORO DE PARTIDO DE RESINA PARA YUNCOS

Otro torazo de Partido de Resina para las calles. En este caso para la localidad toledana de Yuncos en el XVII Congreso Nacional de Toro de Cuerda.
Avioneta II, un toro que ya estuvo de sobrero el año pasado en la corrida de las Ventas el día de la Hispanidad, y que según su ganadero, José Luis Algora, tenían mucha ilusión de haberlo visto lidiar.

Una vez mas, agradecer a la casa de Partido de Resina por el trato recibido. 

Partido de Resina, guapos como ellos solos.




sábado, 11 de mayo de 2019

EL CRUJIR DEL SILENCIO

La hermosura de la sencillez. Esa sencillez comprimida en tan solo veinte muletazos en cada toro. Cuarenta en una tarde y dos estoconazos por derecho. Esa belleza efimera del toreo de Pablo Aguado ha sido lo que ha hecho romper el silencio maestrante en olés rotundos que quedarán sin duda para el recuerdo. Porque no es lo mismo un olé!!! que un bieeeennjjj!!!. Porqué esos olés en Sevilla salen de lo mas hondo cuando un pellizco te hace saltar del ladrillo visto en la Maestranza. Como antes, cuando todavía se olía en el ambiente a Romero. Pues así entró hoy Pablo Aguado por la calle Iris y salió por la puerta del principe camino de la Avda. de Colón, bordando el toreo del caro a orillas del Guadalquivir.

Lo de esta tarde de Pablo Aguado es la concepción del toreo. Así, sin mas. Que se dice pronto, pero que es el que se queda grabado en la memoria para siempre. Como aquella de Julio Aparicio, Juan Mora o Urdiales en Madrid. Sin alaracas, sin mantazos por la espalda y con el espinazo recto como un puntal de encofrao. Con la transparencia que da la sencillez del toreo puro de siempre, ese de enganchar en la Giralda, templar, mandar y soltar allí detrás en la calle Betis. Hoy si. Hoy la Maestranza, tan maltratada últimamente, vio torear de verdad a un chaval de Sevilla para poner en cuarenta muletazos, cuarenta, a todo el mundo en su sitio: a cada rey en su trono, cada fantasma en su castillo y cada payaso en su circo.

Buena corrida de toros de Jandilla, con tres toros (tercero, cuarto y sexto) encastaditos. Cierto es que Pablo Aguado se topó con el mejor lote, cumbre en toda la tarde, estuvo casi excelso. Verónicas cadenciosas con el capote, en incluso no dejándose ganar la pelea por un Morante algo mas "predispuesto" que siempre. ¿Saben que le faltó hoy a Aguado?... el tercio de varas de Pepe Moral y Juan Antonio Carbonell del otro día, al que quiero aprovechar la ocasión para felicitar a mi amigo y paisano por los dos puyazos enormes que recetó el pasado miércoles día 8 a un toro de Domingo Hernández. Pero eso de dejar la muleta puesta ahí delante para que los de Jandilla solo viesen trapo al volverse y tirar así de suave de ellos hasta atrás, acabar las tandas por debajo de la pala del pitón y ligar con el de pecho, que quieren que les diga... es muy complicado. Solo para mentes privilegiadas y sueño de todo pegapases. Que no es lo mismo mandar que acompañar la embestida en insufribles e interminables pases en redondo. Veinte muletazos por toro, veinte. Enorme Iván  García en dos soberbios pares al sexto de la tarde junto a otro de Azuqita.

Quizás se pueda mirar mas allá de las dos faenas para la historia del toreo de hoy en Sevilla. Quizás se podría ver la falta de renovación del escalafón actual con toreros como Aguado. Quizás le de la razón a mas de uno que el toreo de siempre es el que levanta a la gente de los asientos, y que con veinte muletazos como Dios manda se llega mas a todo el mundo que con 90 trapazos insoportables. Pa gusto los colores, pero que no se engañe nadie, que el garrafón deja mucho dolor de cabeza y nadie lo quiere. Eso si, cuando te han dado a probar el pata negra, que cuando no sabes lo que es eso... todo es garrafón y además del malo. Mientras los acordes de la marcha imperial le empiezan a llegar a Pablo Aguado, y mientras este decida irse o no al lado oscuro, al resto nos quedará el recuerdo de dos faenas de veinte muletazos cada una para la historia con dos estoconazos de Pablo Aguado en la Real Maestranza de Caballería de Sevilla. Veinte!!!!!. Lo demás... casquería y garrafón.

Gracias Pablo. Gracias TORERO!!!!!