NO HAY VACUNA PARA ESTE VIRUS

Casi un año hace ya que nuestras vidas cambiaron en todo. Muy pocos tuvieron la mala suerte de vivir algo peor a una pandemia, e incluso ellos y ellas, que tuvieron la desgracia de vivir una guerra, dicen y cuentan que no saben que momento ha sido peor. Algunos y algunas de ellos, aficionados a esto del toro, coinciden también en que tampoco vieron ninguna época peor que la actual. Después de un año terrorifico, donde lo mas lamentable han sido sin duda alguna los mas de sesenta y ocho mil fallecidos que hemos tenido en nuestro país, el daño que el Covid ha podido hacer en la tauromaquia puede que sea irrecuperable sobre todo en el público y algunos aficionados que se sentaban en los tendidos, que en la gran mayoría no echamos de menos este tinglado que estaba montado, cuadrillas en paro y sin ingresos por culpa de la dictadura de un gobierno mediocre, y sobre todo a los ganaderos, que han sido a los que de verdad esto los ha acabado de llevar casi a la ruina. Para el resto, figuras y empresarios que ya tenían montado su cortijo, esto solo ha sido un año en blanco sin los ingresos que tenían previsto. Nada mas. Incluso muchos de ellos no tuvieron la necesidad de torear en el 2020 en los pocos festejos que se programaron. Lo de Ponce fue otra historia que aún muchos no entendemos...gracias  Dios. Porque realmente la única necesidad que tenía era la de tirar del carro. Al cesar lo que es del cesar.

Ser negacionista en tiempos de pandemia no mola. Peor todavía es presumir de ello. Obviar la existencia del bicho tiene malas consecuencias porque mas tarde o mas temprano te acaba echando mano. Pero para este virus que amenaza la tauromaquia no hay vacuna. Perdón, si que la hay, pero no se quiere aplicar: EL TORO y LA MERITOCRACIA ganada en un ruedo. Don dinero se ha puesto el disfraz de Coronavirus para extinguir cualquier brote verde de lo que mucha gente llamaba "cultura del toro". Nos extinguimos, SI, pero por negacionistas y gilipollas, como nos quieran llamar. Después de que acabamos un 2020 aciago con eso que llamaron "gira de la reconstrucción", acaban de salir los carteles de la próxima temporada sevillana. No se ni que nombre ponerle a esto que acaba de configurar la empresa Pagés y Ramón Valencia, si es que tiene alguno. Solo hace falta echar la vista atrás, hasta el año 2014 ¿Donde las figuras se negaron a torear en Sevilla. Donde quedaron los Nararé, Castaño o Javier Jimenez (entre otros) que salvaron aquella feria de Abril?. Sin embargo, aquellos que se negaron, este año tienen lo suyo: Morante 4  tardes, Manzanares 3 tardes y el Juli y Perera con 2 tardes en un ciclo comprimido en 11 tardes entre feria de Abril y San Miguel. De las novilladas (futuro de la fiesta), ni acordarse siquiera. Ya otro día si eso.

Según la RAE, una de las acepciones de la palabra "golfo", como adjetivo, es la descripción de deshonesto (falto de honestidad). No quiero yo poner a nadie de golfo, pero de falto de honestidad...a unos cuantos. Lo de algunos casos incluso es sangrante. Hablaba antes de la famosa "gira de la reconstrucción", una serie de festejos cuyo objetivo era recaudar fondos para paliar los daños producidos por la pandemia en el mundo del toro. Cuando salieron esos carteles en un principio resaltaban la ausencia de cuatro nombres: Morante, Roca Rey, Manzanares y Juan Ortega. Este año en Sevilla 4 tardes Morante y 3 el resto. Lo del virus les ha venido de perlas para quitarse de enmedio a los Román, Ángel Jimenez, Juan Leal, Curro Diaz (otra vez), Fortes, Ginés Marín,  Rubén Pinar o David de Miranda, toreros que tenían su cartel ganado en el albero el pasado año 2020. De entre todos esos, me duele uno especialmente: David de Miranda. Un torero que venía en 2019 de desorejar a un gran toro de Juan Pedro en Madrid, de reventar la puerta grande de las Ventas entre otras muchas grandes ferias. Y duele por la cercanía con el torero, con la persona, con el esfuerzo de su familia, de su entorno, con el trabajo diario y con los días de superación en momentos de dolor y esfuerzo. Un torero que en 2020 venía con la ilusión de debutar como matador de toros en la Real Maestranza después de haber comparecido tres veces como novillero con picadores en esa misma plaza, dos con los del Conde de la Maza. Todo lo que tiene se lo ha ganado en el pisoplaza... Insisto en que no voy a ser yo quien llame golfos a ciertas personas, pero que van faltos de honestidad... un rato grande.

¿Se imaginan por un momento el trabajo que tiene que haber detrás, y los problemas (sobre todo económicos) que habrá tenido que superar el Alcoyano para eliminar al Real Madrid de la copa del Rey?. ¿Se imaginan por un momento que le digan a este equipo que no puede jugar la siguiente ronda simplemente por ser el Alcoyano?. ¿Se imaginan que los jugadores y directiva de cualquier equipo de fútbol del mundo se riesen de sus socios y aficionados?. Pues esto es lo que está pasando en el mundo del toro con el sistema que tienen montado los empresarios-apoderados. Aún así, siempre he creído que la verdadera culpa de esto no es solo de ellos. Están ahí solo y exclusivamente para ganar dinero, y lo demás les importa una mierda. Lo que viene siendo unos mercenarios. La verdadera culpa de todo esto está en que hay quien sigue pasando por taquilla sistemáticamente por mas que le tomen el pelo. Ande yo caliente...

Ahora se empezaran a justificar con que si tal figura va a matar la de Miura como si de una gesta del gran Mesias se tratase. Imagínate toda una vida de gestas que hicieron los Andrés Vázquez, Ruiz Miguel, Manili, Rafaelillo y compañía, que a muchos de hoy en día lo dejan a la altura de un apóstol de rango raso.
El gran problema es que todo esto no es una pataleta simplemente por Sevilla. Lo de  Pagés es el caso mas claro de como arrastrar y quitarle prestigio a una plaza y a una afición que era referente en España. Si, era, en pasado. Lo triste es que esta va a ser la tónica de todo lo poco que se pueda dar este año en las plazas de este país. Este virus que lleva atacando a la tauromaquia desde hace años y que lo va pudriendo poco a poco no tiene cura ni con confinamiento ni con vacuna como ya dije anteriormente. Visto lo visto solo ha hecho empeorarlo, que no valéis ni para estar escondidos detrás de la mascarilla. 
Que Dios nos coja confesaos y el último que apague la luz.

Comentarios

Entradas populares